Skip to content
 

Evite las ventas telefónicas fraudulentas

Si recibe una llamada que es demasiada buena para ser cierta, probablemente no lo es.

In English | La persona que llamó le ofreció un precio excelente. Tim Haynes, socio de AARP de Chapin, Carolina del Sur, se ahorró un 50% del precio de un crucero por el Caribe valorizado en $1.000, dando un depósito inicial de sólo $188. Pero meses después, cuando intentó volver a programar el viaje, se dio cuenta de que el vendedor era un estafador, la línea de cruceros no existía y lo habían estafado.

Vea también: ¿Tiene alguna queja para el servicio de atención al cliente? Lea esto primero.

Dado que había perdido el rastro de su dinero y le resultaba imposible demandar a la empresa vendedora, ya no se trataba de un asunto para un defensor de consumidores, sino para la fiscalía.

Por supuesto, Tim no tuvo la culpa de que lo estafaran. Las ventas telefónicas fraudulentas son un mal de la época moderna, y representan el 19% de las quejas por fraude recibidas por la Federal Trade Commission (FTC, Comisión Federal de Comercio) en el 2010. Muchas de estas 84.075 víctimas, incluso Tim, se podrían haber protegido mejor contra el fraude por teléfono si hubieran recordado unas cuantas reglas elementales.

1. No me llamen. La primera norma de seguridad que se debe observar en las ventas por teléfono es ignorar las peticiones y promociones de venta de cualquiera que lo llame sin haberlo usted pedido, sean vendedores, organizaciones benéficas o hasta empresas de las cuales ya es cliente. Usted no tiene manera de verificar que son quienes dicen que son. Tampoco confíe en el identificador de llamadas. Esa información se puede falsificar.

2. No diga nada. Los estafadores buscan información. Su mejor defensa es no decirles nada, absolutamente nada. Si tratan de verificar su nombre, no lo revele. Si preguntan si su cónyuge está en la casa, no conteste. Si desean verificar su dirección, cuelgue. Cualquier información que facilite a los estafadores, incluso su nombre, la pueden utilizar para robarle su dinero o causarle otro tipo de daño.

A continuación: Verifique las credenciales de las compañías >>

3. Lo llamaré. Si la persona que llama insiste que necesita hablar con usted —por ejemplo, le dice que lo llama de parte de su banco y necesita darle unos datos importantes— dígale que usted lo llamará directamente. Es ahí cuando los estafadores suelen proporcionar un número de teléfono que usted puede llamar como prueba de que son quienes dicen que son. No les crea. En vez de aceptar el número de teléfono que le dan, estará más seguro si busca el número por su cuenta — en las páginas amarillas o por internet. Si la persona que llama dice que representa a una empresa de la cual ya es cliente —tal como la compañía de teléfono o de electricidad— usted puede llamar al número que se encuentra en la factura mensual.

4. Manténgase alerta. Aún cuando usted es el que llama, puede no estar seguro. Antes de revelar cualquier dato personal o financiero por teléfono, verifique las credenciales de la empresa — pídale a la persona que le envíe información por correo, consulte a la BBB (Oficina de Ética Comercial), échele un vistazo al sitio web corporativo y pida referencias.

5. No se apure. Los estafadores a menudo tratan de establecer fechas límite falsas. Si se siente presionada a tomar una decisión apresurada, cuelgue. Ha pasado años ganándose la vida, se merece un poquito de tiempo para decidir cómo debe gastar su dinero.

6. Forme parte de la solución. Puede ayudar a prevenir que otras personas sean víctimas de estafadores. Cada uno de nosotros somos el sistema de alerta temprana de la FTC. Si usted ha recibido una llamada, correspondencia o correo electrónico que usted cree pueda ser de un estafador, informe a la FTC mediante su línea directa para consumidores: 877-FTC-HELP (877-382-4357). La FTC también tiene un buen vídeo acerca del tema.

 

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto