Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Estafas relacionadas con desastres Skip to content
 

CENTRO DE RECURSOS CONTRA EL FRAUDE

Estafas relacionadas con desastres

In English | Los desastres pueden resaltar lo mejor de la gente, cuando vecinos y desconocidos por igual ponen manos y billeteras a la obra para ayudar a reparar los daños. También resaltan lo peor de los estafadores, quienes se aprovechan de la desgracia de los demás para ganar dinero rápido. Desde que se fundó en el 2005, el Centro Nacional contra Fraudes en Desastres (NCDF, National Center for Disaster Fraud —en inglés—) del Departamento de Justicia de EE.UU. ha respondido a más de 95,000 quejas de sobre 100 eventos, incluidos huracanes, inundaciones, incendios forestales, tornados, terremotos, explosiones y derrames de sustancias químicas.

Los fraudes relacionados con desastres tienen como víctimas a las personas que luchan por recuperarse de fenómenos meteorológicos extremos. Hay contratistas sospechosos que visitan las comunidades afectadas para ofrecer reparaciones rápidas y asequibles de hogares y negocios, o la extracción rápida de escombros, si pagan de inmediato. Algunos de estos "cazadores de tormentas" son simplemente timadores que cobran demasiado por trabajos de mala calidad. (Y como no tienen licencias locales, tu seguro de vivienda quizás no lo cubra). Otros son estafadores que salen corriendo con tu dinero. Puedes encontrar más información sobre cómo evitar las estafas de reparaciones del hogar en el Centro de Recursos contra el Fraude, de AARP.

En otro fraude relacionado con desastres, los estafadores se comunican con víctimas, les dicen que trabajan para la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) u otros departamentos del Gobierno y les prometen subvenciones, permisos de construcción o ayuda para acelerar las reclamaciones de seguro si pagan un depósito o tarifa. Un inspector real de FEMA no te pedirá dinero ni información personal. Los estafadores también fingen ser ajustadores públicos de seguro y cobran tarifas altas por evaluaciones dudosas de daños o te dirigen a contratistas de mala reputación con quienes trabajan.

Además, los desastres desatan un torrente de entidades benéficas falsas, las cuales hacen llamadas, envían mensajes de texto y correos electrónicos, y crean publicaciones en los medios sociales en las que solicitan donaciones para labores de ayuda. A medida que los huracanes se acercan, los estafadores se adueñan de dominios de internet que incluyen el nombre de la tormenta y palabras como "ayuda" y "asistencia". Otras recaudaciones de fondos falsas implican una conexión con organizaciones reconocidas de ayuda, como la Cruz Roja u Oxfam. Puedes encontrar más sobre cómo detectar las estafas de entidades benéficas en el Centro de Recursos Contra el Fraude, de AARP.

No permitas que el fraude agrave un desastre. Toma estas precauciones para asegurarte de recibir, o dar, la ayuda correcta.

Señales de advertencia

  • Un contratista ofrece hacer trabajos de inmediato después de un desastre y pide que le pagues por adelantado.
  • Un supuesto agente del Gobierno te pide un pago para hacer una inspección o para ayudarte a solicitar asistencia para catástrofes.
  • Recibes una llamada de alguien que quiere verificar tu registro de FEMA, pero tú todavía no has solicitado ayuda de la agencia.
  • El nombre o la dirección web de una entidad benéfica para desastres es parecido —pero no igual— al de una organización establecida de ayuda, y su sitio web ofrece pocos detalles (por ejemplo, sus líderes, ubicación física o historial de labores de ayuda).

Qué hacer

  • Haz tus investigaciones antes de contratar a un contratista. Busca el nombre del negocio y el número de teléfono en su vehículo. Obtén referencias, busca su perfil en la Oficina de Ética Comercial (BBB —en inglés—) y verifica que esté certificado en tu estado. Asegúrate de que tenga cobertura de responsabilidad y de compensación para trabajadores.
  • Pide estimados detallados por escrito sobre las reparaciones. Lee los contratos cuidadosamente antes de firmar y guarda copias de todos los documentos.
  • Antes de que el trabajo de reparación comience, asegúrate de que tu compañía de seguro lo cubra.
  • Comprueba que el ajustador público que intente tramitar tu reclamación tenga licencia. Puedes verificar con el departamento de seguro de tu estado (en inglés).
  • Pide ver la identificación oficial del supuesto representante de FEMA. Un agente real tendrá una tarjeta laminada de identidad con foto. Una camisa o chaqueta con el logo de FEMA no es un comprobante de identidad. Si deseas verificar, llama a la línea de ayuda de FEMA al 800-621-3362.
  • Haz donaciones a entidades benéficas que tengan un historial comprobado de labores relacionadas con desastres. Usa recursos en internet como Charity Navigator, CharityWatch, GuideStar o la BBB Wise Giving Alliance (vínculos en inglés) para confirmar la autenticidad de una organización.

Qué no

  • No aceptes hacer donaciones o pagar por reparaciones no solicitadas de alguien que va puerta a puerta. Aún si parece legítimo, pide más información en vez de darle dinero de inmediato.
  • No cedas verificaciones de seguro a contratistas ni firmes documentos que les den derecho a tus reclamaciones de seguro. Págales tú mismo, preferiblemente con tarjeta de crédito.
  • No le des tu información personal o financiera a alguien que diga ser de FEMA. La agencia te pedirá los números de Seguro Social y de cuenta bancaria cuando solicites la ayuda para catástrofes (en inglés) en internet o por teléfono, pero un representante de FEMA no lo hará en persona.
  • No hagas donaciones por mensaje de texto sin antes verificar con la entidad benéfica para confirmar el número.
  • No creas inmediatamente en las solicitudes de ayuda en los medios sociales o sitios web de financiamiento colectivo tras un desastre. Investiga al mensajero antes de hacer clic en el botón de "donar".
  • No te dejes engañar por peticiones confusas y sentimentales. Pide detalles específicos sobre las maneras en que la entidad benéfica ayuda a las víctimas del desastre.
  • No hagas clic en enlaces o abras archivos adjuntos en correos electrónicos y solicitudes de ayuda en los medios sociales a menos que conozcas a quien los envía. Pueden ser sistemas de envío de programas maliciosos.

Red contra el Fraude, de AARP

Combate los fraudes y las estafas. Llama a nuestra línea de ayuda gratuita Red contra el Fraude al 877-908-3360 para hablar con voluntarios capacitados en el asesoramiento contra el fraude. También puedes inscribirte para recibir alertas de vigilancia y consultar nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés).

Más recursos

Publicado: Dic. 3, 2018

Más del Centro de recursos contra el fraude

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.