Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

CENTRO DE RECURSOS CONTRA EL FRAUDE

Fraudes relacionados con la salud

Protect Yourself From Coronavirus Scams

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)

 

In English | A medida que se propaga el nuevo coronavirus, también lo hacen las estafas del coronavirus con la promesa de falsa curación. Las empresas que promueven la plata coloidal (en inglés) como una defensa contra el brote o venden acceso a vacunas que no existen forman parte de una larga e innoble tradición de explotar los temores de la población para generar ganancias económicas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) define el fraude de salud como la publicidad engañosa, promoción y venta de productos no comprobados con la afirmación de que son eficaces para prevenir o tratar un trastorno o enfermedad. Los estafadores utilizan publicidad en diversos medios, sitios web falsos, correo directo, correo electrónico y redes sociales para promover hierbas, aceites, pastillas, polvos, suplementos y tés con supuestas propiedades para curar enfermedades crónicas, aliviar el dolor, hacer desaparecer los kilos de más o evitar las infecciones. 

Los estafadores siguen las noticias y se aprovechan cuando una crisis como la del coronavirus, del ébola o la gripe aviar ocupan los titulares de todo el mundo. Además de vender cosas falsas, pueden ofrecer medicamentos reales sin receta o hacerse pasar por representantes de agencias nacionales o internacionales como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) o la Organización Mundial de la Salud (OMS) en correos electrónicos de suplantación de identidad diseñados para obtener tu información personal. 

Pero su actividad va más allá de las pandemias periódicas. Los estafadores de la salud están constantemente activos con la promoción de curas milagrosas, acechando a personas con enfermedades crónicas graves como el cáncer, el mal de Alzheimer, la artritis y la diabetes.

Estos engaños no solo alientan esperanzas infundadas y aligeran la billetera de las víctimas; pueden causar verdadero daño o hacer que las personas demoren o interrumpan tratamientos comprobados o tomen sustancias que tal vez contengan ingredientes no listados que son nocivos o causan una interacción perjudicial con algún medicamento que ya están tomando.

Imagen de computadora del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Tu salud, tu cheque de estímulo y más.

Señales de advertencia

  • Un remedio, suplemento o tratamiento que se promociona como una solución rápida e infalible para una gran variedad de enfermedades y problemas de salud no relacionados entre sí.
  • Avisos, correos electrónicos y otras comunicaciones que incluyen testimonios de "médicos" o "personas reales" sobre los increíbles resultados que han visto del producto.
  • Las promociones incluyen términos como "remedio antiguo", "cura natural", "nuevo descubrimiento" o "avance científico". También pueden hacer referencia a conspiraciones del Gobierno o de la industria del cuidado de la salud para evitar que el público obtenga estos productos milagrosos.
  • El producto viene con una garantía "sin riesgos" de devolución del dinero.

 

Qué hacer

  • Sé escéptico. Si los beneficios que se proclaman para un producto de salud no comprobado o poco conocido parecen demasiado buenos para ser ciertos, probablemente lo sean.
  • Verifica cuidadosamente la dirección de correo electrónico y del sitio web en los mensajes que dicen ser de una organización importante de la salud, como los CDC o la OMS.
  • Consulta el sitio web de los CDC y la OMS para obtener información confiable y actualizada sobre brotes de enfermedades y otros temas globales de salud.
  • Investiga los tratamientos poco conocidos:
    • Busca el nombre de la empresa o el tratamiento en línea con la palabra "scam" (estafa) y verifica las afirmaciones con fuentes confiables de noticias e información médica.
    • Consulta con el Better Business Bureau (en inglés) y el fiscal general de tu estado para ver si el producto o el distribuidor han sido objeto de quejas.
    • Verifica con la FDA para ver si un producto tiene aprobación federal.
    • Consulta a un médico, farmacéutico u otro profesional de la salud antes de probar un medicamento o tratamiento nuevo.

Qué no

  • No te dejes engañar por etiquetas como "herbal" o "natural". Solo porque un remedio es natural no quiere decir que sea seguro o eficaz, especialmente para tratar una enfermedad grave.
  • No cedas a la presión de actuar con rapidez. Quienes realizan estafas de salud se sirven de tácticas atemorizantes u "ofertas especiales" de corta duración para concretar la transacción.
  • No pruebes un producto solo porque garantiza la devolución del dinero. La promesa de reembolso no hace que un tratamiento que no ha sido comprobado sea más seguro o más eficaz, y a menudo viene con letra pequeña que hace difícil recibir efectivamente la devolución del dinero.
  • No abras adjuntos ni hagas clic en enlaces en correos electrónicos o mensajes de texto no solicitados sobre productos médicos o crisis de salud globales. Podrían activar software malicioso en tu dispositivo.

Red contra el Fraude, de AARP

Combate los fraudes y las estafas. Llama a nuestra línea de ayuda gratuita Red contra el Fraude al 877-908-3360 para hablar con voluntarios capacitados en el asesoramiento contra el fraude. También puedes inscribirte para recibir alertas de vigilancia y consultar nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés).

Más recursos

  • Denuncia las estafas de salud a la Comisión Federal de Comercio (FTC) por teléfono al 877-382-4357 o en línea.
  • El sitio web de la FDA incluye una sección sobre fraudes relacionados con la salud que contiene advertencias sobre las estafas más recientes y las medidas que toma la agencia para combatirlas.

Publicado: Marzo 13, 2020

Más del Centro de recursos contra el fraude

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.