Skip to content
 

Lo que puedes hacer para prevenir los fraudes cometidos por cuidadores

Consejos de expertos sobre cómo contratar a alguien para prestar cuidados en el hogar y cómo proteger a los seres queridos del abuso financiero.

Mujer mayor con una enfermera que le coloca una mano en el hombro mientras le habla

GETTY IMAGES

In English

Jilenne Gunther, experta en banca y fraudes para el Instituto de Política Pública de AARP, trabaja a diario en programas y políticas para poner fin a la explotación financiera de los adultos mayores. Pero también es un asunto que ella ha enfrentado personalmente.

"Cuando era niña, mi tío metía dinero en la billetera de mi abuelo con regularidad. En algún momento, mi tío empezó a notar algo raro: mi abuelo gastaba más dinero, y con mayor frecuencia. Eso lo hizo sospechar que alguien podría estar robando dinero de su billetera", dice Gunther, directora nacional de la iniciativa de AARP conocida como BankSafe, que tiene como fin proteger a los adultos mayores del abuso financiero. 

El tío de Gunther, como muchas personas en su familia, era banquero y tenía acceso a las bombas de tinta con las que se marcan los billetes robados de los bancos. El tío metió la cartera del abuelo en un archivador junto con una bomba de tinta, y "en menos de 24 horas, un cuidador remunerado muy allegado a mis abuelos fue sorprendido con las manos en la masa".

"Mi familia tuvo suerte", apunta Gunther. "Pudimos usar nuestros conocimientos y herramientas —a raíz de tres generaciones de dedicación a la banca comunitaria— para detectar las señales de peligro y poner fin a la explotación financiera".

Otras familias no son tan afortunadas. La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor realizó en el 2019 un análisis de los informes de actividades sospechosas presentados por instituciones financieras. En dicho análisis se reveló que los cuidadores que no son de la familia cometen uno de cada nueve casos de explotación financiera de personas mayores en los que la víctima conocía al malhechor. El monto promedio perdido en tales casos fue de $57,800. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


'Como el salvaje Oeste'

Contratar a alguien para que preste cuidados en el hogar puede ser complicado y costoso. A eso se suman la preocupación y la complejidad de encontrar a una persona en la que puedas confiar. En un estudio realizado en el 2012 y publicado en la revista Journal of the American Geriatrics Society (en inglés), se determinó que menos de un tercio de las agencias de cuidados en el hogar administraron a sus empleados pruebas de detección del consumo ilícito de drogas, y aproximadamente el 60% pedían que los cuidadores describieran sus propias capacidades en lugar de someterlas a evaluaciones.

Según la Dra. Lee Ann Lindquist —coautora del estudio y directora de Geriatría en la Facultad de Medicina Feinberg de Northwestern University—, estos hallazgos siguen vigentes.

"Es un sector que todavía se parece al salvaje Oeste", afirma Lindquist. "No se han dado grandes cambios en cuanto a la supervisión o la capacitación. Las personas ingresan a este sector como propietarias [de agencias] en busca del lucro. Incorporan a gente que necesita empleo sin darle la capacitación suficiente para que cuide de alguien con demencia o con necesidades médicas". 

Sin embargo, las familias que incursionan en este terreno —donde, al parecer, todo se vale en cuanto a la prestación de cuidados— pueden armarse de información que las ayude a encontrar proveedores confiables y de buena reputación.

En primer lugar, se recomienda contratar a un cuidador únicamente por medio de una agencia de cuidados en el hogar que cuente con fianza y seguro. Así aconseja Paul Greenwood, quien procesó cientos de casos de fraude contra personas mayores cuando fungió como fiscal adjunto en San Diego. No uses un sitio web de anuncios clasificados como Craigslist, ni pongas un anuncio en el periódico, advierte Greenwood.

Las agencias cubiertas por una fianza "cobran más", señala Greenwood, "pero al menos te ofrecen cierta protección para que, en el peor de los casos, tengas muchas mayores probabilidades de obtener un reembolso".

Cuando acudas a una agencia, ten preparadas algunas preguntas sobre quiénes son y cómo trabajan. Gunther recomienda preguntar lo siguiente:

  • ¿Cuánto tiempo lleva la agencia trabajando en este sector?

  • ¿Tiene solidez financiera?

  • ¿Qué experiencia y certificaciones deben tener los empleados?

  • ¿Se investigan los antecedentes penales de los cuidadores?

  • ¿Se administran pruebas de detección del consumo de drogas?

 

Maneras de detectar y poner fin a los fraudes cometidos por cuidadores

Para estar más tranquilo a la hora de incorporar a un cuidador al hogar de tu ser querido, es importante trabajar con una agencia de buena reputación que cuente con una fianza empresarial. Los expertos recomiendan tomar las siguientes medidas adicionales para proteger a tu ser querido de la explotación financiera.

1. Coloca en un lugar seguro los objetos de valor, el dinero y las tarjetas bancarias 

Haz un inventario de todos los objetos de valor que estén en la casa. Por ejemplo, saca fotografías o graba videos de los artículos, y crea una lista que indique dónde están guardados. En cuanto a los artículos más pequeños, como las joyas, mantenlos guardados bajo llave en todo momento.

Limita el acceso del cuidador al dinero en efectivo, las chequeras y las tarjetas de crédito de la persona a su cuidado. Si el cuidador, como parte de su trabajo, debe comprar alimentos o hacer mandados por la persona mayor, considera proporcionarle una tarjeta de débito prepagada con este fin, para que solo pueda gastar hasta el monto abonado a la tarjeta. 

2. Hazte presente

Comunícate frecuentemente con el cuidador y con tu ser querido para estar al tanto de la calidad del servicio prestado, así como de la evolución de la relación entre ellos. "Haz visitas sin aviso previo cuando estés cerca de la casa", aconseja Greenwood. Si vives lejos, pídele a un amigo de confianza de tu ser querido que visite la casa una o dos veces al mes.

3. Aprovecha la tecnología

Si tu ser querido lo permite, instala un timbre con videocámara en la puerta principal, "para que sepas exactamente cuándo entra y sale el cuidador", dice Greenwood.  

Las videocámaras instaladas en espacios comunes, como la cocina o la sala, pueden brindar otro elemento de vigilancia y protección frente a la posibilidad del robo. Pero asegúrate de acatar las leyes estatales que rigen el uso de cámaras de seguridad para vigilar a quienes trabajan en tu casa. 

4. Vigila las transacciones

Comunícate con el banco o cooperativa de crédito de tu ser querido para que el acceso a sus cuentas sea solo para fines de consulta, o inscríbelo en un servicio de monitoreo como EverSafe (en inglés). Estas opciones te permiten "consultar la cuenta, pero sin movimiento de fondos, tal como podría hacerlo un contador en una cuenta empresarial", afirma Gunther.

Greenwood aconseja que las familias escriban una carta al banco de su ser querido después de contratar a un nuevo cuidador, para "pedirle vigilar de cerca" sus cuentas y, en caso de detectar alguna irregularidad, notificar a la agencia de servicios de protección de adultos. Según Greenwood, esto no debe hacerse por teléfono ni por correo electrónico: "Las cartas dan resultado... mucho más que los correos electrónicos o las llamadas telefónicas".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. Presta atención a las señales de peligro

Las actividades financieras irregulares pueden ser un indicio de que un ser querido mayor es objeto de explotación por parte de un cuidador o de otra persona que tenga acceso a sus fondos. Se recomienda estar atento a las señales de peligro indicadas a continuación, según la American Bankers Association.

Retiros o transferencias de gran cuantía, frecuentes o no justificadas en los fondos o cuentas bancarias

  • Cambio de una cuenta bancaria básica por otra cuenta que ofrezca servicios más complicados

  • Transacciones financieras realizadas en nombre de tu ser querido por alguien nuevo sin contar con la documentación adecuada (como un poder notarial para asuntos financieros)

  • Cheques girados en calidad de "préstamos" o "regalos", o en los que la firma sea sospechosa

  • Casos inesperados de sobregiro bancario o facturas que se quedan sin pagar

  • Modificaciones a testamentos, fideicomisos o poderes notariales

Si sospechas que un cuidador ha cometido un fraude o robo, comunícate con la policía y con la agencia local de servicios de protección de adultos (en inglés). La Iniciativa de Justicia para adultos mayores, del Departamento de Justicia de Estados Unidos, ofrece una línea de atención para casos de fraude contra personas mayores (833-372-8311), así como un mapa digital de agencias estatales (en inglés) que atienden casos de abuso contra las personas mayores. 

Avisa al abogado de la persona mayor sobre cualquier sospecha de abuso financiero, sobre todo si un cuidador solicita que se modifiquen los documentos de planificación patrimonial.
 

Sandra Guy ha sido galardonada por su labor periodística dedicada a temas de salud y tecnología para el periódico Chicago Sun-Times y SWE Magazine (revista de la Society of Women Engineers). Imparte clases de periodismo en DePaul University y es expresidenta de la división de Chicago de la Association for Women Journalists.