Skip to content
 

Segundo idioma

Descubra el mejor estilo de aprendizaje para usted al estudiar una nueva lengua.

In English | Ya sea que desee estudiar inglés o recuperar el español que sus padres o maestros desalentaron que usted hablara, nunca se es demasiado tarde para aprender un nuevo idioma.

Si bien la capacidad para aprender nuevos idiomas comienza a declinar hacia el final de la etapa preescolar, los docentes concuerdan en que los adultos tienen algunas ventajas sobre los pequeños, a saber, experiencia de vida, conocimientos previos, un conocimiento más profundo y detallado de su primera lengua y, lo más importante, una fuerte motivación.

Vea también: Aprender inglés genera recompensas.

¿Cuál es la mejor manera de que un adulto pueda ser bilingüe? “Todo depende del tipo de aprendizaje que prefieran”, dice Helmer Duvergé, del National Center for Family Literacy (Centro Nacional para la Educación de la Familia). Quienes piensan con el hemisferio derecho del cerebro —gente muy organizada que prefiere trabajar en forma independiente y, según Duvergé, generalmente “lee el manual antes de comenzar a ensamblar la bicicleta”— les sienta mejor un curso autodidacta que les permita aprender a su propio ritmo. Quienes lo hacen con el hemisferio izquierdo, más sociables, prosperan en un aula, donde puedan interactuar con otros estudiantes y hacer preguntas al maestro.

Mientras tanto, los jóvenes hispanos están perdiendo su español o no lo aprenden como primera lengua, ambas situaciones desafortunadas, no sólo por la pérdida cultural que representan, sino porque los estudiantes bilingües superan a los que hablan un solo idioma en las pruebas estandarizadas.

“Antes, para que se perdiera la lengua materna tenían que pasar de dos a tres generaciones [después de la llegada de una familia inmigrante a un nuevo país]. Ahora, en la comunidad latina, la lengua se está perdiendo en la primera generación —comenta Lucia Buttaro, profesora asociada de educación bilingüe en la Universidad Adelphi—. Estos hispanos se convertirán en lo que los investigadores denominan ‘semilingüe’ —seres que comprenderán y balbucearán un poco de español, pero no tendrán la más mínima destreza para leerlo o escribirlo—, y eso es triste”.

Por ello, analice las posibilidades, en español y en inglés.

Siguiente Artículo

Lea Esto