Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

3 razones para solicitar beneficios del Seguro Social temprano (y 3 para esperar)

Si esperas, el pago mensual será mayor, pero problemas médicos, económicos o familiares pueden impedirte hacerlo.


spinner image Balanza a un lado un saco de dinero y al otro un reloj de arena
GETTY IMAGES

Cuando llega el momento de decidir cuándo solicitar los beneficios del Seguro Social, la mayoría de las personas dicen que quieren cobrar la máxima cantidad posible.

Hace poco, AARP encuestó a casi 3,400 adultos de 25 a 66 años para un informe acerca de sus conocimientos sobre el Seguro Social. Según el informe de noviembre del 2023, el 71% afirmó que maximizar los ingresos jubilatorios es “muy importante” para tomar la decisión sobre los beneficios.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Sin embargo, cuando se trata de solicitar el Seguro Social, las personas a menudo actúan de forma diferente.

Según los datos de la Administración del Seguro Social (SSA), menos del 10% de los casi 3.4 millones de personas que empezaron a cobrar los beneficios jubilatorios en el 2022 tenían al menos 70 años, la edad a la que se puede cobrar el pago mensual más alto. La edad promedio de solicitud de beneficios fue de alrededor de 65 años, y casi una cuarta parte de los solicitantes tenían 62 años, la edad mínima para poder solicitarlos.

Esta cifra es muy inferior a la de hace 20 años, cuando más de la mitad de las personas que empezaban a cobrar el Seguro Social tenían 62 años, a pesar de recibir un pago mensual muy reducido. Sin embargo, muchas personas siguen dejando potencialmente mucho dinero sobre la mesa: si solicitas el beneficio a los 70 años, cobrarás un 77% más de lo que recibirías a los 62 años.

“De todos modos quieren cobrarlo”

¿Por qué hay tantas personas que se conforman con mucho menos?

“Creo que la mayoría de las personas solicitan el beneficio porque piensan que lo quieren, que se lo han ganado, que se lo merecen”, señala Alexander Joyce, presidente y director ejecutivo de ReJoyce Financial en Carmel, Indiana.

“En nuestra empresa, tratamos con personas que tienen un patrimonio bastante elevado, e incluso esas personas tienen dificultad para tomar decisiones sobre el Seguro Social a los 62 años”, dice Joyce. Aunque no necesiten recibir el beneficio en ese momento para jubilarse cómodamente, agrega, “de todos modos quieren cobrarlo”.

Por lo general, los planificadores financieros recomiendan demorar la solicitud todo el tiempo que se pueda para obtener el mayor beneficio posible. El Seguro Social basa tu beneficio en los ingresos de toda tu vida, pero solo obtienes el 100% de la suma calculada si la solicitas a la edad plena de jubilación (actualmente entre 66 y 67 años, según el año de tu nacimiento). Si solicitas los beneficios antes, recibirás un pago menor, de por vida. Si esperas hasta después de la edad plena de jubilación, tu beneficio aumentará de forma permanente.

No obstante, decidir cuándo empezar a cobrar el Seguro Social no siempre se reduce a cuándo obtendrás el mayor pago mensual. Los problemas médicos, familiares y económicos pueden influir en la decisión de cuándo solicitarlo.

“No decidas solicitar el Seguro Social como algo aislado”, sugiere Joyce. “Tienes que planificarlo”.

A continuación presentamos tres circunstancias que, según los planificadores, pueden justificar cobrar un beneficio menor del Seguro Social por solicitarlo temprano, y otras tres en las que tiene más sentido esperar todo lo que puedas. Se trata de pautas generales y no de normas rígidas; si puedes, consulta con un asesor financiero sobre tus opciones en cuanto al Seguro Social.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Solicitas los beneficios temprano porque no tienes buena salud

En esencia, la decisión sobre cuándo solicitar el beneficio se reduce a “¿prefieres cobrar menos durante más tiempo o más durante menos tiempo?”, explica Joyce. En cierto momento, por lo general alrededor de los 80 años, el total de los beneficios que recibes por empezar a cobrar un pago mayor más tarde alcanzará y superará el total que cobras si empiezas antes, pero recibes menos cada mes.

Sin embargo, ese punto de equilibrio solo importa si vives lo suficiente para alcanzarlo. Si no esperas alcanzarlo —debido a una enfermedad crónica, por ejemplo—, es probable que en términos acumulativos recibas más del Seguro Social si lo solicitas temprano.

“Si no tienes buena salud, solicitar los beneficios temprano puede ser la opción adecuada tanto para [recibir] ingresos como para ayudar a compensar los gastos médicos más altos”, afirma Heather Schreiber, fundadora de HLS Retirement Consulting en Canton, Georgia, y redactora del Heather Schreiber’s Social Security Advisor, un boletín para profesionales financieros.

Eso es particularmente cierto en el caso de una persona soltera “que no tiene que preocuparse por las consecuencias que una solicitud temprana pueda tener para un cónyuge sobreviviente”, indica (más información al respecto más adelante).

Esperas para solicitar beneficios porque esperas tener una larga jubilación

Si, por el contrario, gozas de buena salud y tienes antecedentes familiares de longevidad, tiene sentido esperar.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Según los datos de la Oficina del Censo, la expectativa de vida promedio en EE.UU. para alguien que llega a los 62 años es de otros 21 años en el caso de los hombres y 24 años en el caso de las mujeres. Se calcula que para el 2050 esos promedios aumentarán unos 2½ años cada uno.

“Para muchas personas, el Seguro Social es la única fuente de ingresos ‘similar a una pensión’” —un pago garantizado cada mes— “que pueden esperar cobrar durante el resto de su vida”, señala Schreiber. “Para una persona que espera vivir más allá de los 82 u 83 años, esperar hasta los 70 años producirá más beneficios acumulados de por vida que si hubiera presentado la solicitud a los 62 años”.

Solicitas los beneficios temprano porque realmente quieres (o necesitas) jubilarte

Un estudio de mayo del 2023 (en inglés) que realizó el Economic Policy Institute reveló que en el país uno de cada dos trabajadores mayores de 50 años tiene un trabajo con mucha exigencia física, y un poco más de la mitad afirman trabajar en condiciones peligrosas o insalubres. Estas circunstancias pueden dejar a los trabajadores con pocas opciones, salvo jubilarse temprano y solicitar el Seguro Social para pagar las facturas.

“Para alguien que ya no quiere o no puede trabajar y tiene fuentes limitadas de ahorro para la jubilación, puede ser simplemente un sustituto necesario de los ingresos”, explica Schreiber.

Si tienes un plan 401(k) o una cuenta individual de jubilación (IRA), pero te preocupa agotarlo para vivir la vida que quieres tener cuando te jubiles, el Seguro Social podría ayudarte a extenderlo. Esto es particularmente cierto en un mercado en baja, cuando los retiros de cuentas combinados con los bajos rendimientos de las inversiones pueden afectar tus ahorros por partida doble.

“Por lo general, lo que observo es que la gente retira un porcentaje de su patrimonio personal para lograr un estilo de vida digno con el fin de postergar el Seguro Social”, dice Joyce. “No digo que eso esté mal o bien, pero quiero que las personas entiendan la situación del mercado antes de empezar a retirar distribuciones de sus activos porque se han empeñado en postergar el Seguro Social”.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Esperas para solicitar los beneficios porque tienes otros ingresos

Podría tratarse de un ahorro considerable del que puedes retirar dinero con prudencia. O tal vez sea una pensión, una anualidad, una propiedad de alquiler, o los ingresos de una actividad secundaria o un trabajo a tiempo parcial. Si estas fuentes te proporcionan una cantidad de dinero de la que puedes vivir en tus primeros años de jubilación, los planificadores aconsejan esperar para cobrar el Seguro Social y de ese modo maximizar tus ingresos garantizados en los años posteriores.

Lo mismo ocurre si llegas a los 60 años y tienes un trabajo que te gusta y puedes continuar haciendo. En esta situación, tienes un doble incentivo para postergar el Seguro Social. En primer lugar, tienes ingresos para mantenerte mientras aumenta tu beneficio futuro. En segundo lugar, evitas la prueba de ingresos del Seguro Social.

Esta regla reduce los pagos del Seguro Social de los beneficiarios que solicitan los beneficios temprano, pero continúan trabajando y ganando cantidades superiores a un determinado límite. Sin embargo, una vez alcanzada la edad plena de jubilación, esa retención desaparece —sin importar lo que ganes en el trabajo— y puedes solicitar el 100% (o más) de la suma del beneficio calculado.

Solicitas los beneficios temprano para maximizar los beneficios familiares

Para una persona casada, elegir cuándo solicitar los beneficios de jubilación no es una decisión totalmente personal. Los antecedentes laborales de tu cónyuge (o si no los tiene) pueden plantear opciones estratégicas para aumentar los beneficios del hogar, algunas de las cuales favorecen la solicitud temprana.

Supongamos que tu pareja tiene derecho a recibir un beneficio de jubilación mucho menor que el tuyo debido a que su salario es más bajo o a que ha estado mucho tiempo sin trabajar por problemas de salud o por cuidar a los hijos o a otras personas. En esta situación, tu cónyuge puede tener derecho a recibir un beneficio conyugal sobre tu registro de ingresos. El Seguro Social le pagaría entre la tercera parte y la mitad de tu beneficio, pero solo una vez que lo hayas solicitado.

“Si se toma la decisión estratégica de que el cónyuge que percibe el salario más alto presente la solicitud a los 70 años, el cónyuge que percibe el salario más bajo podría considerar la posibilidad de presentar la solicitud temprano para, al menos, recibir algo de dinero del Seguro Social”, explica Schreiber. Entonces, cuando el que percibe el salario más alto lo solicite, el que percibe el salario más bajo podría cambiar su beneficio de jubilación por un beneficio conyugal más alto y cobrarlo durante el resto de su vida.

O supongamos que ya no puedes trabajar, y tu pareja trabajó tan poco que no tiene derecho a recibir su propio beneficio de jubilación. Solicitar los beneficios temprano significaría aceptar un pago menor para ti, pero podría activar los beneficios conyugales para tu pareja, lo que te proporcionaría dos ingresos en un momento en que los necesitas.

Esperas para solicitar beneficios para maximizar los beneficios para sobrevivientes

Cuando fallece uno de los cónyuges, el otro tiene derecho a percibir la totalidad del beneficio del Seguro Social de la persona fallecida, si es superior al que le corresponde al cónyuge sobreviviente. Y a diferencia de los beneficios para un cónyuge vivo, que se fijan como un porcentaje del beneficio jubilatorio de la persona con más ingresos a la edad plena de jubilación, los pagos del cónyuge sobreviviente serán más bajos o más altos si el cónyuge fallecido comenzó a cobrar el Seguro Social temprano o más tarde.

“Si hay una gran disparidad entre los ingresos, esperar el máximo tiempo posible permitirá conservar el mayor beneficio para el sobreviviente”, señala Schreiber. “Esperar hasta los 70 años [para solicitarlo] maximiza el beneficio para el sobreviviente”.

Por lo tanto, solicitarlo más tarde no solo aumenta tu beneficio en vida, sino que podría proporcionar a tu cónyuge un pago más alto y una mayor seguridad económica después de tu fallecimiento.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.