Skip to content
 

¿Existe una fórmula mágica para reparar tu crédito?

No. Y ten cuidado de las compañías que dicen tenerla.

Tarjeta de crédito con una trampa de ratón encima para ilustrar que no seas víctima de las compañías reparadoras de crédito.

Bill Diodato/The Image Bank/Getty Images

No confíes en aquellas agencias que te piden dinero por adelantado para ayudarte a limpiar tu crédito. En resumen, no se puede.

Tener mal crédito afecta de forma negativa varios aspectos de la vida de una persona. Más allá de no poder conseguir un préstamo o tener intereses altísimos en las tarjetas de crédito, también puede impactar la habilidad de alquilar una vivienda o hasta de conseguir un trabajo.

A menudo, alguien con mal crédito está desesperado por mejorar o tratar de resolver su situación. Desafortunadamente, hay personas y compañías inescrupulosas que tratan de aprovecharse de esa vulnerabilidad. 

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email

Los anuncios de servicios de reparación de crédito que ofrecen borrar malos antecedentes de crédito o eliminar gravámenes o deudas impagas de tu expediente crediticio, todo con resultados garantizados, son muy comunes. Pero la realidad es que la mayoría de esa publicidad es falsa y quienes acuden a compañías que ofrecen estos servicios pueden convertirse en blanco de estafas.

“Hay que tener mucho cuidado. No hay que creer las promesas que nos van a salvar de los problemas”, dice Rigo Reyes, jefe de investigaciones y protección al consumidor del Departamento de Servicios para Consumidores y Negocios del Condado de Los Ángeles. “Se valen de la necesidad y desesperación para estafarnos y engañarnos para que les paguemos dinero por un servicio que no nos van a proveer”.

Según un estudio de la Comisión Federal de Comercio (FTC), los hispanos son más propensos a ser víctimas de fraude relacionado con deudas, pero tienden a no reportarlo.

¿Se puede reparar el crédito?

En resumen: no.

Pero sí puedes corregir errores en tu expediente crediticio como cuentas, bancarrotas o acciones legales que no son tuyas, deudas de más de siete años de antigüedad, deudas sin verificar, fechas incorrectas y faltas de ortografía en tu nombre.

Existen compañías legítimas que ofrecen servicios para “reparar el crédito”. Pero lo único que pueden hacer es revisar tus expedientes crediticios, reportar disputas y hacer seguimiento con las agencias que coleccionan tu información de crédito. Es decir, hacen lo mismo que tú podrías hacer por tu cuenta.

“Esas correcciones las podemos hacer nosotros mismos directamente con las agencias de crédito sin la necesidad de pagarle a alguien” insiste Reyes. “Y eso no es reparar el crédito. Eso es solamente actualizar nuestro reporte de crédito, porque por ley, la información en nuestros reportes de crédito debe ser correcta”.

Cómo engañan los “reparadores de crédito”

Además de cobrar una cuota inicial alta y mensualidades para supuestamente arreglar el crédito de un cliente, muchos “reparadores de crédito” disputan cuentas y deudas aunque sean verdaderas para aparentar que los problemas crediticios se borraron de tu reporte.

Hacen esa maniobra porque por ley, las agencias de crédito deben investigar la disputa y mientras lo hacen, tienen que quitar la información negativa del informe, explica Giovanna Gilliotti, asesora financiera del Centro Hispano de Excelencia Financiera en Miami, una organización sin fines de lucro que ayuda a latinos con problemas de crédito y provee educación financiera.

“Pero una vez que termina la investigación y el acreedor original muestra pruebas que ese consumidor sí tenía esa deuda, esa información tiene que regresar al reporte de crédito”, señala Gilliotti.

Eso le pasó a un inmigrante latino a quien Gilliotti ayudó recientemente. El hombre había acudido a una de estas empresas y pensaba que el problema con su crédito ya estaba resuelto, pero cuando quiso comprar un auto, no pudo. Cuando Gilliotti revisó el historial de crédito para ver qué había pasado, aparecía la disputa de una deuda que había “limpiado” su crédito temporalmente.

“Su puntaje de crédito volvió a bajar y cuando quiso solicitar el préstamo de su auto, no se lo dieron. Disputar cuentas que uno sabe que son verdaderas no ayuda, sino que perjudica aún más al consumidor,” dice.

Si aún decides obtener ayuda de uno de estos proveedores, debes conocer tus derechos. Bajo la Ley Federal de Protección de Crédito del Consumidor, específicamente el estatuto de Organizaciones de Reparación de Crédito (CROA), es ilegal que las compañías de reparación de crédito hagan publicidad engañosa y mientan sobre lo que pueden hacer. Además, tienen prohibido cobrar sus servicios por adelantado.

A pesar de la existencia de esta ley, muchas compañías de reparación de crédito le hacen caso omiso. Cada año, se reportan ante la FTC y la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB) cientos de quejas de abusos cometidos por estos negocios. Aunque la FTC no puede resolver disputas individuales en temas de crédito, sí puede iniciar acción legal contra una compañía cuando se reportan múltiples quejas y se identifican posibles infracciones a la ley.

En vez de ir a un “reparador de crédito”, es preferible consultar con un asesor financiero o consejero de crédito de una organización no lucrativa para que analicen tu situación y te ayuden a organizar tus finanzas y hacer un plan para pagar tus deudas.

Monitorea tu informe de crédito

Un estudio de la FTC descubrió que una de cada cinco personas tiene errores en sus informes de crédito que podrían reducir sus calificaciones crediticias. Por eso, es importante revisar tu expediente periódicamente para estar seguro de que no haya información incorrecta que afecte tu crédito.

La información financiera y crediticia que recopilan las agencias de informes crediticios —Equifax, Experian, and TransUnion— se ingresa a un expediente que determina el puntaje o calificación de crédito de cada persona. La Ley de Informe Imparcial de Crédito (FCRA) estipula que tienes derecho a recibir una copia gratuita de tu informe de crédito de cada una de las tres agencias una vez cada 12 meses. Reyes recomienda que solicites tu informe de crédito las agencias de forma escalonada: una agencia cada cuatro meses.

Si hay datos erróneos, debes reportarlos a estas agencias para que actualicen la información. Por ley, las agencias de informes crediticios deben investigar las discrepancias dentro de un plazo de 30 días, a no ser que consideren que los ítems disputados carecen de fundamentos.

La mejor manera de obtener una copia de tu informe es en www.annualcreditreport.com, un sitio web establecido y manejado por la FTC. En el sitio, puedes escoger de qué agencia quieres tu informe. Evita usar sitios web como freecreditreport.com y creditscore.com porque no son de una agencia del gobierno, sino de una empresa privada. Tendrás que subscribirte a un plan y proveer el número de tu tarjeta de crédito para recibir tu información “gratis”. Después, si no cancelas el plan, te cobrarán mensualmente hasta que lo hagas.

“Es posible mejorar el crédito de una persona si la información que está afectando el crédito es incorrecta”, recalca Reyes. “Si la información en nuestros expedientes es correcta, no puede quitarse. Solamente el tiempo permite que se borre”.

Si tienes una queja 

Si tienes una queja de estafadores o compañías que no cumplen con los servicios de reparación de crédito prometidos, puedes reportarlos en:

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto