Skip to content
 

4 formas en que los abuelos se conectan con los nietos en la actualidad

De la tecnología a los viajes, se trata de establecer lazos y crear recuerdos.

Abuelo y nieto pescando en un muelle

TERRY VINE/GETTY IMAGES

In English

​Tras un año del inicio de la pandemia, Kim Murstein, de 26 años, se mudó de Nueva York a Florida para vivir con sus abuelos. Con el tiempo, Murstein empezó a pedirle a su abuela, Gail Rudnick, de 80 años, su opinión sobre posibles candidatos románticos después de haber tenido algunas citas con distanciamiento social. Las diferencias intergeneracionales sobre temas como las citas, el sexo y las relaciones fueron tan divertidas, que Kim le propuso a su abuela hacer un pódcast juntas.

“Mi abuela Gail es todo un personaje, así que cada cosa que dice es material fantástico”, dice Murstein.

Finalmente, abrieron una cuenta en TikTok llamada Excuse My Grandma (Disculpen a mi abuela), en la que publicaban videos cortos, algunos de los cuales fueron vistos millones de veces.

“Yo ni siquiera sabía qué era TikTok”, dice Rudnick. “Pensé que era una pastilla de menta, como las Tic Tac”.

Excuse My Grandma es ahora el único trabajo al que se dedica Kim, y a las integrantes del dúo les encanta que la gente las reconozca cuando salen juntas. “La mejor parte de esto es estar con mi nieta todo el tiempo”, dice Rudnick.​


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


La conexión entre un abuelo y un nieto es única, y puede tener enormes beneficios para ambos.

“Creo que los abuelos tienen una importancia vital”, dice la gerontóloga Carole B. Cox, profesora de Trabajo Social en Fordham University. “Aportan algo especial a la vida de un niño”.​

Con el aumento en la expectativa de vida y la reducción del tamaño de las familias, los abuelos tienen ahora más tiempo que nunca para pasar con sus nietos, dice Rachel Dunifon, decana de la Facultad de Ecología Humana en Cornell University y estudiosa de políticas familiares e infantiles.

Además de tener más tiempo, muchos abuelos también viven muy cerca de sus nietos. Dunifon fue coautora de un estudio que reveló que la mitad de los adolescentes en Estados Unidos viven a menos de 9 millas de su abuelo más próximo, y el 20% viven a menos de una milla de distancia. “Esto significa que los abuelos pueden desempeñar papeles importantes en la vida de sus nietos, y de hecho lo hacen”, dice.

Incluso los abuelos que viven lejos de los nietos están encontrando formas de mantenerse involucrados en sus vidas. Estas son las maneras en que los abuelos se conectan con sus nietos hoy.

1. Utilizan la tecnología

Para reducir la distancia entre el oeste de Massachusetts, donde vive Carol Steiner, y Seattle, donde su nieto, Henry, asiste a clases de preescolar, los dos comenzaron a pasar tiempo en Google Meet, pintando y resolviendo rompecabezas juntos. “Yo diseño y dibujo rompecabezas y se los envío una vez al mes para que él los arme”, dice Steiner. “Su mamá me envía los dibujos de Henry por correo electrónico y yo le envío los míos, y cuando nos reunimos en línea coloreamos juntos los dibujos del otro”.

Steiner, de 69 años, también le lee virtualmente a Henry y, con el video del teléfono, lo lleva a pasear en sus caminatas y buscan insectos juntos.

Kathleen Lemoine, de 80 años, de Baton Rouge, Luisiana, tiene nietos adultos, y algunos de ellos viven a miles de millas de distancia.

“Les envío por mensaje de texto enlaces a artículos, videos divertidos y cualquier cosa que me haga pensar en ese nieto”, dice. También les envía mensajes de texto con instrucciones para preparar jambalaya, gumbo y ensalada de papas, algunos de sus platos favoritos de la infancia. Y su nieto, que está realizando un doctorado, le envía por correo electrónico sus escritos para obtener la perspectiva de una persona común. El intercambio mantiene a Lemoine conectada con lo que él está haciendo y les da temas de conversación cuando se encuentran.

“Si no puedes estar físicamente presente con tu nieto”, dice Cox, “realmente tienes que esforzarte para sentirte a gusto con la tecnología”.

2. Comparten actividades y aventuras

Abuelos y nietos continúan disfrutando de cosas que podrían haber hecho juntos un siglo atrás: pescar, recolectar bayas, nadar en un arroyo o buscar hongos comestibles y plantas autóctonas. Esas son algunas de las actividades que Susan Willis y sus nietos Gabe y Tristan, que asisten a la escuela primaria, hacen cuando se reúnen en Lake Rosemond, Luisiana.

“No puedo honestamente atribuirme ningún mérito por la creatividad en la mayoría de nuestras actividades”, dice Willis. “Las ideas provienen de mis nietos. Yo solo trato de estar abierta a sus sugerencias y siempre nos divertimos”.

Ellie FitzPatrick Sifford, de Bethlehem, Pensilvania, manda a sus hijas —de 9, 5 y casi un año y medio de edad— a "Camp Mima" al menos dos veces al año durante una semana. Camp Mima (campamento de la nana) es como llaman a la casa de Verna FitzPatrick, de 69 años, madre de Ellie, quien vive en la ciudad de Nueva York.​

“Ha llevado a mi hija mayor a espectáculos de Broadway, han hecho excursiones turísticas y han viajado en ferri en la ciudad de Nueva York. En su edificio hay piscina y salón de juegos, y además hay varios parques en el vecindario”, dice Sifford. “A las niñas les encanta la atención individualizada que reciben de mi madre, y ella hace que todo sea superdivertido".​

3. Hacen viajes multigeneracionales

Pareja de abuelos se toman una foto junto a su nieta

MIKE KEMP/GETTY IMAGES

Algunos abuelos planifican viajes especiales con sus nietos.

Rhonda Holyfield-Mangieri, de Cincinnati, Ohio, llevó recientemente a su nieta Lucy, de 15 años, en un crucero por Alaska.

“Como tuvimos una tregua con COVID, sabía que tenía que salir del confinamiento e iniciar una aventura”, dice Holyfield-Mangieri. “Le pregunté a Lucy a dónde quería ir y dijo que a Alaska. Adora la naturaleza y los animales, y allá nos fuimos”.

Holyfield-Mangieri disfrutó especialmente viendo cómo Lucy planificaba excursiones y absorbía todo.

Estos tipos de salidas crean experiencias compartidas, nuevos recuerdos y lazos sólidos, y se pueden hacer con cualquier combinación de edades. The Washington Post informó recientemente sobre un dúo de abuela y nieto que visitaron juntos 62 de los 63 parques nacionales. Desde el 2015, Joy Ryan, de 92 años, de Duncan Falls, Ohio, ha viajado a los parques con su nieto adulto, Brad. Juntos, condujeron en auto toda la noche, acamparon, escalaron montañas y bajaron rodando por dunas.

4. Proveen ayuda financiera

Algunos abuelos están en posición de contribuir a los gastos de la matrícula escolar o de los campamentos de verano, o al costo de una computadora portátil, una tableta o un teléfono inteligente. Si bien eso les puede gustar a los nietos, Cox dice que comprar regalos costosos no crea necesariamente un vínculo sólido. “No uses el dinero como un mecanismo para comprar amor”, dice. “Sabemos que eso no funciona”.​

No obstante, los abuelos pueden usar su generosidad financiera para hacer un regalo significativo y con efecto duradero. Andrea Neighbours, residente de Nueva Orleans, dice que durante años sus suegros les hicieron un regalo de cumpleaños a sus hijos y además donaron $100 a la organización de beneficencia que eligiera el nieto. “Les dio a ambos niños un sentido de la responsabilidad de retribuir que tal vez no hubieran experimentado de otra manera”, dice. “Y ese regalo les gustaba tanto como los regalos ‘normales’”.​

Algunos abuelos han utilizado un regalo monetario para enseñar a los nietos sobre el mercado bursátil. Por ejemplo, abren una cuenta de corretaje en nombre del nieto e investigan y compran acciones juntos. Según Kiplinger, hacer que un niño mayor de 10 años se interese en el mercado bursátil puede tener un profundo efecto en su riqueza en la edad adulta.

Cox dice que el ejemplo que dan los abuelos hoy es muy importante para la generación siguiente, y que forjar conexiones sólidas puede ayudar a que los nietos sean, a su vez, mejores abuelos. Sin mencionar que se crean recuerdos inolvidables.

“Lo que hacemos no es solo para ahora”, dice. “No puedes vivir para siempre, pero puedes seguir viviendo en el corazón de las personas”.​

Renée Bacher colabora con artículos sobre salud, mascotas y estilo de vida. También ha escrito para The New York Times Magazine, The Washington Post Magazine y Parade.