Skip to content
 

La remodelación de su casa

Refaccionar el hogar o construir una nueva casa es complicado, por eso es mejor tomar medidas antes de conseguir un contratista.

Las ráfagas de viento invernal invadieron la casa de Kevin Love —preparada para su remodelación— mientras el contratista huía de la ciudad, llevándose 29.000 dólares del dueño.

Love, un agente de bienes raíces de Arlington, Virginia, empleó rápidamente a un segundo contratista para sellar la casa e impedir el ingreso del viento, la lluvia y el frío. Receloso de tener que llegar al punto de buscar todavía un contratista más para completar las refacciones, supervisó el resto del proyecto él mismo, empleando para ello a una miríada de subcontratistas. “El resultado es magnífico”, asegura. Pero lo pagó un precio muy alto.

Además de los 29.000 dólares, Love estima que perdió 200.000 dólares de ingresos por negocios que no llevó a cabo mientras supervisaba la remodelación. Y a eso hay que sumarle el costo emocional.

Refaccionar el hogar o construir una nueva casa es complicado. Tienden a surgir muchos pequeños y grandes problemas, por lo que puede ser una tarea estresante, incluso cuando se encuentre al contratista correcto. Encontrar al incorrecto puede resultar en desastre.

“Desafortunadamente, los contratistas ‘que desaparecen’ existen”, dice Jim Lapides, gerente de comunicaciones del National Association of Home Builders’ Remodelors Council. Y el número relativamente pequeño de remodeladores capaces de hacer renovaciones completas muchas veces resulta en que propietarios ansiosos cometan errores al emplear contratistas, dice Love.

No ahorre esfuerzos al elegir uno, previene Lapides.

No corra ningún riesgo
•     Consiga referencias locales de asociaciones del rubro y de constructores de hogares, del Remodelors Council y de contratistas independientes, como arquitectos, ingenieros, prestamistas e inspectores de viviendas.

•     Pregunte a amigos y parientes, y pídales una recomendación. Cuando tenga una lista de contratistas potenciales, investigue a cada uno. “¿Usted compraría un automóvil sin saber algo sobre la marca, modelo, etc.?”,  pregunta Colin Sonnenday, cuya empresa en McLean, Virginia, tomó uno de los trabajos en la casa de Love.

•     Pida referencias, y contáctelas todas. Hable con clientes anteriores y aquéllos que están en pleno proceso de remodelación, aconseja Sonnenday. Además, averigüe sobre los contratistas en oficinas de protección al consumidor locales y a nivel estatal, y en el Better Business Bureau, dice Lapides.

Paso siguiente
Armado con la lista de contratistas, comience este proceso:
•     Pida al menos tres presupuestos, usando especificaciones idénticas.

•     Defina en el contrato cada elemento del trabajo, incluyendo horarios y cronograma, forma de pago y tipos de materiales a usar. “Antes de comenzar a construir, asegúrese de que todo esté estipulado, hasta el modelo, el estilo y el color”, dice Love. Puede pedirle a un abogado que revise el contrato. Siempre se esperan cambios y aumentos en  los costos, hasta en los proyectos mejor planeados.

•     Evite pagar una suma demasiado alta en concepto de adelanto o anticipo. Lapides sugiere no más del 20 por ciento ó 30 por ciento; otros expertos recomiendan, incluso, menos.

•     Asegúrese de que el trabajo ha sido completado satisfactoriamente, y los subcontratistas han sido compensados antes de pagar el saldo final. En algunos estados, un subcontratista que no ha recibido su paga del contratista puede reclamar ese pago al propietario de la vivienda refaccionada: o sea, usted.

•     Considere contratar los servicios de un arquitecto o a un inspector de viviendas, que lo ayude a supervisar el proyecto, especialmente si usted tiene poca experiencia en técnicas de construcción, habilitaciones y normas.

•     Supervise, pero no gerencie los detalles. Visite el lugar a menudo para asegurar de que todo esté progresando como indicado en el plan, pero confíe en los profesionales experimentados, dice Love.

Cuando emplee a un contratista, use la cabeza y su instinto, recomienda Lapides. “Refaccionar es un evento emocional —dice—. Lo que usted quiere es tener la certeza de que la persona que contrató logre hacer realidad su visión de su casa remodelada”.

Revise esta lista que es muy fácil de seguir, para ayudarle a obtener propuestas, elija a un contratista y revise el contrato.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto