Skip to content
 

5 maneras en las que el pavo que comes durante las fiestas puede enfermarte

Las personas se enferman más a menudo al comer sobras durante la temporada de fiestas.

Pavo cocinándose al horno

GETTY IMAGES

In English

Todos tenemos un plato de acompañamiento o un postre favorito del Día de Acción de Gracias, pero lo único esencial que la mayoría de la gente espera con ansias es el pavo. Alrededor de 46 millones de aves se cocinan el Día de Acción de Gracias, y otros 22 millones se sirven en Navidad, según la National Turkey Federation.

Pero como la mayoría de los chefs caseros no cocinan pavos enteros de manera rutinaria, los errores simples pueden llevar a enfermedades transmitidas por los alimentos, así como a un ave que no sabe muy bien. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las aves de corral mal manejadas y mal cocinadas son las razones más comunes por las que las personas se enferman al comer pollo y pavo. Y esto puede ser especialmente perjudicial para los adultos mayores.

“Los adultos mayores [deberían] tener más cuidado de no consumir alimentos crudos o poco cocidos y evitar la contaminación cruzada”, dice Brigette Gleason, epidemióloga médica de la División de Epidemiología de Enfermedades Entéricas de los CDC. “Por lo tanto, seguir los principios básicos de seguridad alimentaria es aún más importante en ese grupo de edad”.

Toma nota de estas cinco maneras en que tu pavo puede enfermarte.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


3 maneras de descongelar tu pavo de manera segura

  • Ponlo en un recipiente en el refrigerador. “Esto puede tomar bastante tiempo, por lo general un día por cada cuatro o cinco libras de carne. Por lo tanto, podría llevar varios días si tienes un pavo más grande”, dice Gleason.

  • Colócalo en una bolsa de plástico hermética en un fregadero con agua fría. Pero cambia el agua cada 30 minutos.

  • Descongélalo en el microondas, siguiendo las instrucciones del fabricante.

1. Descongelaste tu ave incorrectamente

Nunca debes descongelar el pavo dejándolo en el mostrador a temperatura ambiente. En realidad, no se debe dejar ningún alimento en lo que se llama la zona de peligro —entre 40 y 140 grados Fahrenheit— durante más de dos horas, porque es cuando las bacterias crecen rápidamente.

2. Lavaste el pavo

Cualquier persona que esté en contacto con aves de corral crudas puede contaminarse de bacterias dañinas, en particular la salmonela. La bacteria pone a las personas de 65 años o más en alto riesgo de tener síntomas graves relacionados con una infección que se puede propagar a otros órganos. Es por eso que los CDC urgen a los chefs a limpiar, separar, cocinar y enfriar las aves de corral, para prevenir la propagación de bacterias.

Lávate las manos con agua tibia y jabón antes y después de tocar el pavo.

No laves el pavo crudo; hacerlo puede causar que sus jugos se propaguen en la cocina y contaminen otros alimentos, utensilios y encimeras.

Usa una tabla de cortar separada para el pavo crudo y no coloques otros alimentos cocidos ni productos frescos en nada que toque la carne cruda o sus jugos.

“Advertiría que a veces solo porque nuestros abuelos o padres hicieron algo de cierta manera no significa que sea la manera segura de hacer algo”, dice Gleason. “Hemos visto encuestas en las que la gente dice: ‘Bueno, lavo mi pavo porque eso es lo que hacía mi mamá’. Pero en realidad, lavar el pavo es una actividad de alto riesgo”.

3. Está poco cocido

Un pavo poco cocido puede estar contaminado con una serie de bacterias, virus, gérmenes y otras toxinas que pueden enfermar a alguien.

“La única garantía real es tener un pavo libre de bacterias al cocinarlo a la temperatura adecuada. Las aves de corral deben alcanzar 165 °F en el corte más profundo; no solo en la superficie, sino también en el interior”, explica Gleason. Eso significa colocar un termómetro de carne en la parte más gruesa de la pechuga, el muslo y el ala, y asegurarse de que alcance los 165 grados.

Aunque a algunas personas les gusta cocinar su relleno dentro del ave, prepararlo por separado en una cazuela hace que sea más probable que el relleno esté completamente cocido. Si colocas el relleno adentro del pavo, hazlo justo antes de poner la carne en el horno. Luego, asegúrate de que también alcance los 165 grados; espera 20 minutos después de sacar el pavo del horno para dejar que se cocine un poco más.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Dejaste el pavo cocido sobre la mesa durante demasiado tiempo

La mejor parte del Día de Acción de Gracias es la siesta que le sigue a la cena o los juegos en el patio trasero, pero primero pon tu pavo en el refrigerador. Incluso después de cocinarla, la carne no debe dejarse en la zona de peligro de 40 a 140 °F durante más de dos horas. Además, recalentar la carne a 165 °F después de dejarla afuera durante más de dos horas no garantiza que sea segura.

“Algunas bacterias pueden formar esporas, que las protegen. E incluso al recalentar el pavo, todavía existe un riesgo”, advierte Gleason.

Cuando llegue el momento de recalentar las sobras que se refrigeraron a más tardar dos horas después de haberse cocinado, asegúrate de que alcancen al menos 165 °F antes de servirlas.

5. Almacenaste indebidamente tus sobras

La bacteria Clostridium perfringens crece en los alimentos que se dejan a temperatura ambiente; estos brotes ocurren con mayor frecuencia en noviembre y diciembre. Las sobras se deben colocar en el refrigerador a una temperatura inferior a 40 °F a más tardar dos horas después de haberse cocinado. Dividir porciones grandes del pavo en trozos más pequeños permite que se enfríe más rápidamente.

Asegúrate de tomar nota del tiempo en que tu pavo está guardado en el refrigerador. El pavo cocido se puede mantener de tres a cuatro días en el refrigerador y de cuatro a seis meses en el congelador, según el Departamento de Agricultura de EE.UU.

Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Kassraie anteriormente cubrió temas de política exterior de EE.UU. como corresponsal en la oficina de Washington de Kuwait News Agency y realizó trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.