Skip to content
 

El 'sexting' no sólo ocurre entre jóvenes

Crece la práctica de intercambiar mensajes de texto con contenido sexual explícito entre los adultos.

Nota del redactor: Algunos de los entrevistados se identifican sólo por su nombre de pila para proteger su privacidad.

In English | Desde hace un tiempo, cada vez que Roger establece una relación íntima con una mujer, las fotos eróticas no se hacen esperar. A veces la mujer le pide que le envíe a su teléfono celular una foto provocativa (o francamente explícita) o le envía una de ella, sin él haberla pedido.

Vea también: La pornografía puede afectar su vida sexual.

Una mujer usando su blackberry - El sexting no es sólo para los jóvenes

Photo and Co/Getty Images

Un celular o teléfono inteligente se presta como el medio perfecto para el 'sexting'.

"Puede que un día le comente: 'Tienes un cuerpo fantástico. Tienes senos fantásticos'", dice. "Y de repente me envía una foto de los senos", añade riéndose.

Hace años que el residente de Massachusetts viene disfrutando de semejantes "coqueteos de alta tecnología". Es una práctica que los medios han denominado "sexting", combinación de "sexo" y "texting", la acción de enviar mensajes de texto. 

El término ha figurado en las noticias últimamente, casi siempre en conexión con adolescentes que se han metido en problemas al usar un medio de comunicación que facilita la informalidad, la espontaneidad y —en el caso de muchos jóvenes— la imprudencia.

La sorpresa es que Roger no es adolescente, ni siquiera joven. Es un divorciado de 59 años, y gracias a su teléfono celular y la abundancia de mujeres desinhibidas, su vida amorosa se ha puesto más interesante que nunca.

¿Le asombra? No debería. Cada día más y más personas mayores de 50 años —tanto solteras como casadas— utilizan los mensajes de texto para darle sabor a su vida sexual. Los "baby boomers" (nacidos entre 1946 y 1964), frecuentemente atrapados entre hijos adolescentes, padres ancianos y agendas apretadas, hacen uso de la nueva tecnología porque es veloz, fácil y divertida.

El tema los mensajes de carácter sexual volvió a agitar el debate popular, con motivo de la admisión pública del congresista demócrata por el estado de Nueva York, Anthony Weiner. En sus disculpas públicas, Weiner —quien está casado desde hace un año— admitió haber enviado fotografías de carácter impropio a una mujer residente de California a través de su cuenta de Twitter.

En lo que a "sexting" se refiere, la consejera de parejas Suzanne Blake lo ha visto y oído todo, incluso el caso de una mujer que envía "sextexts" a su esposo cuando este viaja por cuestiones de trabajo, para recordarle (y mostrarle) lo que se pierde al no estar en casa. Aunque esto pueda sorprender a algunas personas, a Blake no.

"Es un error pensar que los cambios biológicos de la vejez necesariamente acarrean una disminución de la sexualidad y las experiencias sexuales", asegura.

Estén solteros y sin compromiso, casados o en relaciones estables, "los boomers quieren actividad sexual", explica Blake. "Quieren coquetear. Los hace sentir jóvenes y llenos de vida".

Jill, de 50 años, se siente fresca y vital cuando hace "sexting". "Te da un poco más de valor", dice. "Te quita el miedo, las inhibiciones. Puedo ser un poco más atrevida en un mensaje de texto de lo que sería por teléfono o en persona".

Según la enfermera —residente de Carolina del Sur que lleva 15 años de divorciada y sale informalmente con otros solteros— el "sexting" la hace sentir "pícara".

"Si estás sentada en un restaurante esperando la comida, puedes hablar sucio con alguien y nadie se da cuenta de lo que te traes", dice Jill con acento sureño. "Preferiría hablar por teléfono. Pero también me siento cómoda cuando me escondo detrás del texting para decir algo atrevido".

Ese es exactamente el atractivo del "sexting", según el Dr. Jonathan Alpert, psicoterapeuta y columnista que vive en Nueva York.

"Cuando corremos menos riesgo de que nos critiquen o juzguen, podemos expresarnos de una manera más sexual". —Dr. Jonathan Albert, psicoterapeuta.

Porque uno no espera una respuesta verbal directa, no se arriesga tanto como si le hablara a alguien "a la antigua", cara a cara, explica Alpert. "Cuando corremos menos riesgo de que nos critiquen o juzguen, podemos expresarnos de una manera más sexual".

También encaja bien en la agenda de las parejas atareadas que han estado juntas mucho tiempo y quieren conservar el aspecto erótico de su relación, explica Genie James, experta en relaciones y sexualidad. James recomienda el "sexting" a las parejas en la que uno tiene que viajar o a las que les resulta difícil conectarse durante el día."Es barato", dice. "Es rápido. Está ahí mismo. Y nadie los puede oír".

James continúa: "Se trata de preparar el terreno para el sexo y mantener viva la pasión. Tienes un teléfono celular en la mano todos los días. Ya estás enviando mensajes".

Pero cuidado, advierten los expertos. "Sexting" también conlleva peligros, especialmente en la esfera de las citas románticas.

¿El mayor peligro? La publicidad engañosa, dice la Dra. Gilda Carle, experta en relaciones. Es algo que bien conocen los que han concertado citas por internet, pues a veces la persona que se aparece se ve 30 años mayor que la foto que acompaña su perfil.

"Exageran sus atractivos y prometen demasiado", dice la Dra. Carle de los que envían "sextexts" inflados. "Creo que en una relación ofrecer demasiado, y demasiado pronto, no es bueno. Les sugiero a todos que desarrollen la relación fuera de la cama, de modo que cuando se metan en la cama esta les sirva de patio de juego, un sitio donde divertirse". 

Además está el "factor confort". A muchas personas no les gusta recibir textos o fotos de contenido sexual por teléfono, o no tanto como inicialmente supusieron.

Hace poco, Richard, de 66 años, recibió por su teléfono celular una foto "no apta para menores" de una mujer que había conocido en internet, y él mismo se sorprendió al descubrir que no le entusiasmaba.

"Me dio un poco de vergüenza", dijo el residente de Iowa. "En realidad me dio bastante vergüenza".

El hecho de que en ese momento se encontrara en un restaurante con un grupo de colegas no ayudó mucho.

"Sexting podría ser un experimento interesante", dice con un suspiro, pero después de esa experiencia, "no sé, ya no me pareció tan divertido".

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto