Skip to content
 

Cinco hábitos de las parejas felices

Tenga en cuenta estos consejos para saber cómo amarse y respetarse a través de los años.

In English | Todos conocemos matrimonios que han estado juntos 30, 40, 50 años o más y que se ven tan genuinamente felices como cuando eran recién casados.

Vea también: 6 maneras de lograr relaciones sexuales fantásticas.

Me da mucho placer ver a estos tortolitos y los observo con detenimiento para ver qué rasgos y comportamientos pudieran ser las llaves de su éxito matrimonial. Con los años, he concluido que estos son los cinco hábitos de las parejas felices:

1. Se mantienen al tanto de los cambios. Lillian Hellman dijo una vez: “Las personas cambian y se les olvida informárselo a su pareja”. Cuando de matrimonio se trata, eso puede ser arriesgado. Las parejas con la relación más exitosa toman nota de estos cambios. No dan por sentado que su cónyuge es la misma persona que era hace 20 años, aun si hay muchas semejanzas. Es más, se toman el tiempo de descubrir las metas, los sueños y los planes del otro. Manteniéndose en contacto con la persona que su compañero es en ese momento — y previendo quién pudiera llegar a ser— logran una relación verdaderamente íntima.

2. Saben pelear limpio. No es que las parejas felices nunca peleen. Casi todas las parejas tienen desacuerdos. Pero en una relación madura el poder no se define ganando una discusión o saliéndose con la suya. El verdadero poder viene de saber discutir las diferencias a fondo y con honradez. Si se humilla al compañero cuando se discrepa y si, al finalizar una discusión, no se siente más fortalecido ni siente más intimidad hacia su pareja que antes de empezar, no se está construyendo una relación más fuerte, más cariñosa. Las parejas exitosas saben discutir con respeto y dignidad. Puede que difieran, pero al final terminan comprendiendo —y respetando— sus diferencias.

Siguiente: Encuentran nuevas maneras de jugar. »

3. Encuentran nuevas maneras de jugar. Todas las investigaciones sobre la satisfacción en el matrimonio muestran que las parejas desarrollan vínculos afectivos más fuertes cuando realizan actividades nuevas e innovadoras, en vez de quedarse trabadas en la misma rutina de los últimos 25 años. Ya sea aprender a esculpir juntos, o abrir un hostal, alistarse en el Cuerpo de Paz o sencillamente ayudarse entre sí a crear un estilo de vida más sano, cualquier tipo de actividad nueva y placentera puede hacer que la pareja se sienta más joven y mejor sincronizada y puede dar nuevo ímpetu a su amor.

4. Aceptan los desafíos de la edad. En las relaciones buenas, los compañeros aceptan la vulnerabilidad que viene con los años. Se cuidan uno al otro cuando lidian con los cambios físicos que acompañan la edad y los sentimientos de mortalidad. Comparten sus pensamientos respecto al futuro y viven con la convicción sólida de que su compañero estará ahí, pase lo que pase. Los cónyuges maduros que encaran el futuro como verdaderos colaboradores y bueno compañeros forjan una relación espectacular.

5. Se mantienen en contacto físico. Las expresiones de afecto (enlace en inglés) y atracción nunca pasan de moda, ni tampoco el sexo. Las parejas mayores que todavía se tocan, se besan, se acurrucan y, sí, crean un ambiente erótico lo tienen todo. Sin duda, las cosas cambian: las enfermedades, los medicamentos y las crisis de la vida pueden interferir con el romance apasionado que tenían hace 40 años. Pero las parejas más felices son las que han encontrado un modo de combatir los obstáculos físicos y emocionales y mantener una relación físicamente satisfactoria y sensual. Es un componente esencial para mantener la conexión viva y fuerte.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto