Skip to content
 

Los masajes y el amor

Redescubra su sensualidad —y despierte la pasión—con sesiones de masajes muy íntimas.

Este consejo es muy importante y no cuesta nada. Se trata de re-inventar la sensualidad que produce un masaje, ¡y compartirlo con su pareja! Traer a su relación una nueva unión con algo tan sencillo, que producirá excelentes resultados. Hágalo una vez a la semana por 15 minutos escogiendo un día para ese momento privadísimo —y anúnciele a su pareja que van a compartir un masaje maravilloso. Él se asombrará un poco al principio, pero terminará encantado con la nueva experiencia.

¿Manos a la obra? Todo comienza escogiendo el lugar ideal, ya sea el salón, una alfombra frente a la chimenea, o la cama de su dormitorio. Y después seleccionar aceites perfumados.

Baje las luces, abra una botella de champán o de vino si le apetece, ponga su música preferida, encienda velas, y compartan un masaje mutuo, acariciando a su pareja con calma y con amor. ¡Con mucha calma en realidad! Esa es la clave. Suavemente y con la voluptuosidad que produce impaciencia. Este es un momento de absoluta relajamiento que captura esa intimidad excitante —y misteriosa— que muchas parejas van perdiendo cuando el exceso de confianza y familiaridad opaca el romance.

Se asombrarán de la pasión escondida —o apagada— que puede volver a surgir en un momento así. Todos estamos sedientos de caricias y de suavidad —y este masaje compartido es la mejor medicina. ¡Y su pareja quedará encantada con el elemento de sorpresa de un gesto así viniendo de usted! Un gesto que es sensual, pero a la vez implica cariño y mucho amor. Y solo le ha dedicado 15 o 20 minutos, ¡o todos los que desee y su tiempo les permita! 

Pareja en una actitud romántica

Fuse/Getty Images

En cualquier farmacia, en la sección de cosméticos y productos de belleza, igual que en tiendas estilo ‘health food’, o en tiendas de velas e inciensos, venden velas y deliciosos aceites que pueden usarse para masajes. Los hay para todos los presupuestos —y a la vez nos hidratarán maravillosamente la piel. Eviten los aceites que tienen fragancias muy intensas pues no a todos les gustan, y escojan uno con un perfume muy suave, o los que no tengan perfume alguno —y si lo desean pueden añadirles unas gotitas de una sencilla colonia de refrescante limón o naranja.

¿Y si no tienen pareja? Pues traten de darse un masaje profesional que les relaje, los que cada día son más accesibles en salones de belleza o spas. También pueden reunir varias amigas y contratar una masajista para una sesión de ‘spa’ y masajes individuales privados —y compartir el gasto entre todas. O puede dedicar 15 minutos para hidratar su cuerpo usted misma —y prestar atención a las piernas, los muslos, los brazos, donde su piel reseca se lo agradecerá.

Y si tiene pareja y en la casa no encuentra el momento de privacidad necesario, ¡no duden irse de la casa y alquilar una habitación en un hotel para tener este momento muy especial de cuando en cuando! Este momento de unión y voluptuosidad es la esencia no de la sexualidad, sino de la aún más maravillosa sensualidad —y le devuelve a la pareja una complicidad única. Se lo aseguramos.

Carolina Leal es periodista independiente radicada en Nueva York, especializada en temas de belleza, moda, y todo lo relacionado a aconsejar un mejor estilo de vida para la mujer moderna de cualquier edad.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto