Skip to content
 

Proteja su crédito en un divorcio

10 formas de proteger su dinero cuando la relación se termina.

In English | El divorcio puede ser desagradable, especialmente si la ruptura se produce después de los 50 años. Están el golpe emocional de tener que lidiar con una relación fallida a una edad madura, los desafíos de tener citas nuevamente y seguir adelante como una persona soltera, y por supuesto, los temas económicos a resolver. Lamentablemente, las cuestiones monetarias a veces pierden importancia frente al drama personal que conlleva el divorcio. Si usted se está separando de su cónyuge — o tiene pensado hacerlo — debe proteger sus finanzas de la mejor manera posible, en especial su capacidad crediticia.

A continuación le mostramos 10 formas para proteger su crédito y sus finanzas en un divorcio.

Vea también: Calculadora para pagar sus tarjetas de crédito.

Hombre y mujer sostienen una casa de juguete partida por la mitad

Foto: Peter Dazeley/Getty Images

Si usted y su cónyuge se están separando, proteja sus finanzas para mantener una buena posición crediticia.

1. Cierre las cuentas conjuntas de inmediato

Dado que la titularidad de las cuentas conjuntas es compartida, los dos cónyuges responden solidariamente por las deudas, sin importar cómo se distribuyan en el divorcio. "Si la cuenta permanece abierta, su excónyuge puede incrementar la deuda, realizar un pago fuera de plazo u omitir un pago y usted también será responsable", afirma Bill Hardekopf, experto en crédito y director ejecutivo de LowCards.com.  "El acreedor informa la actividad en la cuenta a las agencias de crédito a nombre de ambos cónyuges. Esto afecta la calificación crediticia personal de ambas personas".

2. Notifique a sus acreedores sobre su divorcio

Después de cerrar las cuentas conjuntas, envíe una carta certificada informando su divorcio a las compañías de tarjetas de crédito, bancos y demás prestadores.

"Pídales que le envíen un estado de cuenta actualizado e infórmeles que no pretende responder por ninguna deuda que se acumule después de la fecha de la carta por escrito", dice Hardekopf. "Pídales que coloquen la cuenta en estado inactivo para que no se puedan agregar cargos adicionales y estipule que una vez efectuado el pago total del saldo, la cuenta se cerrará definitivamente".

Si su cónyuge es un usuario autorizado de sus cuentas individuales, o usted es un usuario autorizado de las cuentas de su cónyuge, cada uno deberá quitar al otro de sus cuentas. Esto reducirá el riesgo de que cualquiera de los cónyuges acumule deudas nuevas, no autorizadas. Nuevamente, revoque la autorización sobre las cuentas por carta certificada.

3. Solicite extractos mensuales

Respecto de cualquier cuenta con saldo pendiente, pida que le envíen copias de los estados mensuales. Haga lo mismo con las cuentas que no puede cerrar o desea mantener abiertas por cualquier motivo. De esta forma, podrá llevar un registro de las cuentas y saber que los pagos se realizan puntualmente.

4. No pelee encarnizadamente por la vivienda

"Muchas veces en un divorcio, especialmente las mujeres, quieren quedarse en el hogar conyugal porque en ese lugar criaron a los hijos y sienten un apego emocional por la casa", dice Alan Frisher, director de Sage Divorce Planning LLC y codirector de Florida Alimony Reform, una organización sin fines de lucro que ayuda las personas en temas relacionados con el dinero propios de un divorcio.

En épocas pasadas, aferrarse a un hogar después de un divorcio podía tener sentido, en especial en zonas donde las viviendas se apreciaban cada vez más y los dueños aumentaban su patrimonio. Pero el mercado inmobiliario actual es muy distinto. Particularmente, los estadounidenses mayores a menudo necesitan efectivo y deben lidiar con deudas muy importantes relacionadas con la vivienda.

"Actualmente, usted tiene que tener la certeza de que podrá afrontar los gastos de la vivienda, porque constituye más una responsabilidad económica que un activo", explica Frisher. "No se trata de quién se quedará con la vivienda, sino de quién se mudará del hogar. Y eso se debe a la deuda que rodea a la vivienda".

Siguiente: Mantega su dirección actualizada »

5. Mantenga su dirección actualizada

Si se muda, sus acreedores no serán los únicos a los que debe notificar su divorcio. También debe presentar una tarjeta de cambio de domicilio en la oficina de correos o actualizarla por internet en usps.com. De esta forma, cualquier factura, extracto de tarjeta de crédito u otra correspondencia financiera dirigida a usted se reenviará a su nueva residencia. Seguramente, no querrá omitir un pago de su cuenta de crédito porque se olvidó o porque su excónyuge no le avisó que la correspondencia llegó a su hogar anterior.

6. Evite los gastos excesivos y las compras por venganza

Por desgracia, algunas personas que atraviesan un divorcio tratan de vengarse de su excónyuge o de una expareja con compras excesivas. Si está tentado de hacer eso, cálmese y analice otra vez esta estrategia, porque por lo general es una mala idea.

"Una de las primeras cosas que les digo a las dos partes es que mantengan sus hábitos de gasto normales, habituales y no permitan que la deuda se incremente sin control", afirma Frisher, que también es un analista financiero certificado en temas de divorcio.

Si alguien gasta desenfrenadamente mientras tramita su divorcio, a pesar de que por lo general se consideraría una deuda conyugal, un juez podría analizar los gastos y ordenar al cónyuge que gastó el dinero que asumiera la deuda, agrega Frisher.

Los resúmenes abultados de tarjetas de créditos y otras deudas pueden ser difíciles de pagar en el futuro y poner en riesgo su crédito en los meses o años venideros. 

7. Use las tarjetas de crédito con prudencia antes, durante y después del divorcio

Al atravesar un proceso de divorcio, debe administrar sus gastos con tarjeta de crédito de la mejor forma posible. Procure pagar todo puntualmente. Si no puede pagar la totalidad, realice pagos mínimos. A pesar de que quizás tenga que afrontar costos legales u otros gastos adicionales relacionados con su separación y divorcio, trate de no alcanzar el límite máximo de gasto de sus tarjetas de crédito.

El 30 % de su calificación crediticia del sistema de puntuación de crédito FICO depende del importe de deuda de tarjeta de crédito que acumula. Cuanto más bajo sea el importe adeudado de su tarjeta de crédito, más alta será su calificación crediticia.

8. Verifique sus informes crediticios con frecuencia

"Después de terminar el divorcio, haga seguimiento de su informe crediticio para constatar que no exista ningún error o problema relacionado con el crédito conjunto que tenía durante su matrimonio", dice Hardekopf. Puede obtener una copia gratis de su informe crediticio —de Equifax, Experian y TransUnion— una vez por año en AnnualCreditReport.com.

Si le preocupa el robo de identidad o la posibilidad de que su excónyuge abra cuentas conjuntas nuevas después del divorcio, quizás quiera contratar un servicio de monitoreo de la posición crediticia. Esto podría ocurrir, teniendo en cuenta que su excónyuge probablemente conozca su número de Seguro Social y datos personales. Mientras que la mayoría de los servicios de monitoreo de la posición crediticia cuestan entre $10 y $20 por mes, existen algunas opciones gratuitas. Por ejemplo, en diciembre del 2012, Credit Sesame empezó a brindar a los consumidores el monitoreo gratis de la posición crediticia en sus informes de crédito Experian.

9. "Congele" sus expedientes crediticios

Si un cónyuge ya ha demostrado ser vengativo o ha abusado intencionalmente de sus cuentas de crédito, quizás deba congelar su posición crediticia o colocar una alerta en sus cuentas. Esas acciones "congelarán" sus expedientes crediticios e impedirán que su excónyuge utilice su número de Seguro Social o abra cuentas nuevas a su nombre.

10. Como último recurso, inicie una acción civil contra su excónyuge

Por último, si su cónyuge no pagó ciertas deudas que debía pagar en virtud de una orden judicial durante el proceso de divorcio, quizás usted debiera seguir adelante y pagar esas deudas para mantener su calificación crediticia.

No es justo, pero quizás sea la única forma de preservar su buena reputación crediticia. Por suerte, no todo está perdido económicamente.

Frisher dice que usted puede recurrir a un tribunal civil para tratar de obtener una sentencia contra su excónyuge por no haber cumplido la orden judicial.

Con algo de suerte, no llegará a esa instancia. Después de un divorcio, muchas personas solo quieren seguir adelante y recuperarse, tanto personal como financieramente.

El divorcio es más que el fin de un matrimonio. También implica la división de sus obligaciones financieras. A largo plazo, estará mejor si puede resolver las cuestiones relativas al crédito y a las deudas con un buen plan financiero y con serenidad.

Lynnette Khalfani-Cox, The Money Coach®, es experta en finanzas personales, así como una personalidad de la radio y la televisión, y una contribuidora habitual de AARP. Puede seguirla en Twitter y en Facebook.

También le puede interesar:

5 alimentos que le ayudan a reforzar su sistema inmunológico.

No gaste una fortuna en alimentos, 99 maneras de ahorrar.

Recuerde visitar la página de inicio de AARP para encontrar ofertas, juegos, tips de salud, dinero y más.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto