Skip to content
 

Cómo lidiar con los cobradores groseros y ofensivos

Conozca lo que pueden y no pueden decirle.

In English | Las empresas que se dedican a cobrar deudas capacitan a sus cobradores para aplicar tácticas que persuadan al deudor a pagar lo más rápidamente posible. Lamentablemente, algunas de esas tácticas pueden terminar en abusos, acoso y manipulación.

Vea también: Consejos para negociar con las compañías de tarjetas.

Los consumidores estadounidenses presentaron un récord de 164.361 quejas contra cobradores entre el 1.° de enero y el 8 de diciembre del 2011, según la Federal Trade Commission (FTC, Comisión Federal de Comercio). Eso representó un 17 % más de quejas relacionadas con el cobro de deudas que las recibidas en todo el 2010 por la citada agencia.

Entre los agresores más atroces se encontraba una compañía de California que le dijo a una mujer que no podía pagar lo que debía del funeral de su hija que los cobradores iban a desenterrar el cuerpo y a colgarlo de un árbol si ella no pagaba.

Según funcionarios de la FTC, a esa misma mujer también le dijeron que los cobradores tomarían a su perro y se lo comerían. Esa empresa fue clausurada por la FTC.

Por más aberrante que suene la escena, estos y otros abusos se siguen cometiendo.

Afortunadamente, la ley federal Fair Debt Collection Practices Act (FDCPA, ley de prácticas justas para el cobro de deudas) fue diseñada para proteger al consumidor de las prácticas injustas y abusivas ligadas al cobro de deudas.

La FTC ha expuesto varios lineamientos para garantizar que las empresas de cobranzas no recurran a prácticas abusivas.

Pero si siente que está siendo acosado, injuriado o tratado injustamente, asegúrese de conocer los derechos que le otorga la ley.

Esto es lo que debe saber sobre cómo lidiar con los cobradores groseros y ofensivos:

Lo que no puede hacer un cobrador


Por ley, ningún cobrador “puede adoptar conductas cuyas consecuencias naturales sean el acoso, la opresión o el abuso hacia otra persona en relación con el cobro de una deuda”.

Siguiente: Cómo y dónde conseguir ayuda en caso de necesitarla. >>

La Fair Debt Collection Practices Act establece que los cobradores no pueden:

  • Usar ni amenazar con usar violencia ni otros medios ni actos delictivos para dañarlos a usted, su reputación ni su propiedad.
  • Usar lenguaje obsceno o irrespetuoso para maltratarlo.
  • Publicar una lista de consumidores que presuntamente se hubieran negado a pagar sus deudas, excepto ante una agencia de informes de crédito. En otras palabras, los acreedores no pueden “publicar” sobre usted ni sus deudas, ni decirle a terceros, como su patrón o vecinos, que están tratando de ubicarlo por una deuda. Estos son intentos ilegales de avergonzarlo públicamente para que pague.
  • Poner su deuda en venta y publicarla.
  • Llamarlo o entablar conversaciones telefónicas en forma reiterada para fastidiarlo, maltratarlo o acosarlo.
  • Comunicarse con usted en horarios inadecuados: por ejemplo, antes de las 8 a. m. o después de las 9 p. m., o en el trabajo, cuando ello podría afectar su empleo.
  • Llamarlo sin revelar su propia identidad.
  • Ningún cobrador puede hacerle creer o pretender que tiene autoridad para dañarlo en cualquier modo o forma. Tampoco puede insinuar ser abogado ni que las comunicaciones realizadas son de parte de un abogado. Si su cobrador lo está amenazando con ir a la cárcel porque no ha pagado sus deudas, está violando la ley.

Qué hacer cuando un cobrador lo esté acosando

Para los principiantes, si el cobrador es irrespetuoso, lo amenaza o es particularmente desagradable, cuelgue el teléfono. No se exponga a ese maltrato.

Aun cuando no esté insultando ni actuando abiertamente en forma irrespetuosa, un cobrador puede estar traspasando algunos límites, en especial si están haciendo amenazas encubiertas de confiscar sus bienes, embargar su sueldo o contarles a terceros sobre sus deudas. En esos casos, una de las mejores cosas que puede hacer es documentar todo y llevar un buen registro de todas las comunicaciones con el cobrador y la empresa de cobranzas.

Si un cobrador lo llama de manera reiterada por una deuda que usted no puede o se niega a pagar por alguna razón —quizá haya cuestionado la deuda—, entonces debería enviarle una carta intimándolo a cesar y abandonar su accionar, que, básicamente, pone al cobrador sobre aviso de que, legalmente, ya no puede comunicarse con usted.

Si cree que el cobrador ha violado la ley, puede comunicarse con la Federal Trade Commission, entidad responsable de hacer cumplir la Fair Debt Collection Practices Act. La FTC busca patrones de maltrato entre los cobradores.

Como consumidor, usted debe defenderse a sí mismo cuando trate con cobradores. Sí, puede que usted deba dinero, pero eso no les da derecho a acosarlo ni tratarlo injustamente.

Lynnette Khalfani-Cox, The Money Coach®, es especialista en finanzas personales, una personalidad de la radio y la televisión, y colaboradora habitual de AARP.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto