Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo funcionan las bandas internacionales de fraude y timan a los adultos mayores en EE.UU.

Desde los fraudes por teléfono y correo electrónico hasta estafas del impostor, mira cómo operan.

Globo terráqueo con Norte América con líneas rojas que llegan de partes desconocidas de otros territorios.

GREGORY REID

In English | Era conocido como “la oficina”; según los informes, era un lugar ajetreado. La casa modificada ubicada en Jamaica estaba repleta de empleados que trabajaban en escritorios y hacían llamadas por teléfono. En páginas de nómina, se hacía el seguimiento de las transacciones realizadas y las comisiones pagadas. Todos los días, el gerente de la habitación distribuía listas de personas a quienes llamar. En un tablero se llevaba un listado del desempeño de cada uno de los “vendedores” (y así los llamaban, vendedores). Al final del día, un conserje llegaba a hacer la limpieza.

Habría resultado fácil suponer que se trataba de una empresa profesional bien administrada. De muchas maneras, lo era; excepto que el negocio era estafar. Los muchos “vendedores”, quienes se hacían pasar por funcionarios gubernamentales, llamaban a adultos mayores en Estados Unidos para decirles que se ganaron millones de dólares en un premio de la lotería, pero solo los recibirían si pagaban miles de dólares en “impuestos” y “cargos”. Por supuesto, a nadie le iban a enviar un premio.

Mucha gente todavía cree que fraude es un asunto de estafadores que roban pequeñas cantidades. Todos hemos visto películas sobre defraudadores, como The Grifters, The Talented Mr. Ripley y Catch Me If You Can. Estos personajes actúan a solas, o como máximo arman un pequeño equipo para lograr un gran robo al estilo de Ocean's Eleven. Pero la verdad es muy distinta. Una investigación realizada por AARP Bulletin, que incluye entrevistas con decenas de expertos y un análisis de miles de páginas de documentos judiciales, demuestra lo sistemática que se ha vuelto esta “industria”. Estas operaciones de estafas funcionan de manera bastante parecida a los negocios legítimos: crean espacios de trabajo, compran listados de clientes potenciales, emplean personal, fijan metas, supervisan los resultados e implementan lo último en tecnología —todo con la intención de robar tu dinero—. Por eso, si contestas esa llamada sobre un premio para un concurso en el que no recuerdas haberte inscrito o escuchas con paciencia cuando te tratan de convencer para que aproveches una oportunidad de inversión imperdible, no olvides que es muy probable que quien te llama esté respaldado por un negocio sofisticado y profesional.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Y ellos forman parte de una gran industria internacional. Según un informe del 2019 del Comité Especial del Senado sobre Envejecimiento, los adultos mayores en Estados Unidos pierden unos $3,000 millones al año debido al fraude. Estafadores de todo el mundo tienden a intentar engañar a los adultos mayores de Estados Unidos particularmente porque poseen dinero, tienden a ser confiados y pueden estar menos familiarizados con el uso de la tecnología.

“En EE.UU., tenemos un entorno con muchas posibles víctimas; la mayoría de los baby boomers están en edad de jubilarse”, dice Bill Brown, jefe de unidad de la sección de delitos financieros del FBI. “Estas personas representan prospectos codiciados para cualquier operación delictiva”.

El mes pasado, el fiscal general de EE.UU., William Barr, anunció que durante el último año, más de 400 personas han sido acusadas de defraudar a adultos mayores en el país. Esto incluye supuestos estafadores de Perú, quienes intentaban engañar a hispanoablantes en Estados Unidos con amenazas de arresto o deportación si no pagaban una cuenta inexistente; y de Singapur, donde un hombre fue acusado de hacerse pasar por un agente del Servicio de Impuestos Internos para estafar a la gente y que le enviaran dinero.

La tecnología también ha ayudado a los timadores; hoy en día, los datos circulan con facilidad, y muchas vías de comunicación internacional como las llamadas y los correos electrónicos se han vuelto poco costosos y generalizados. Además, los estafadores comparten sus tácticas en internet. Brett Johnson —un asesor de ciberseguridad que antes dirigía ShadowCrew, uno de los primeros sitios web contra los ciberdelitos— dice que hay cursos en línea disponibles por $600 sobre cómo robar identidades.

Todo esto ha convertido al fraude en una preocupación mundial que a menudo está impulsada por la falta de oportunidades de empleo en países en vías de desarrollo y una falta de interés sobre lo que les sucede a las víctimas. “Lo que creen es que las personas a quienes están estafando tienen mucho dinero y pueden permitirse pagar”, dice Nick Chase, un fiscal en Dakota del Norte que contribuyó a condenar a muchos estafadores.  “Se dicen a sí mismos: ‘Lo que estoy haciendo no es tan malo’”.  

Por $600, cualquier criminal en potencia puede tomar un curso en línea sobre cómo robar identidades.

Según Jim Weidner, un abogado en Carolina del Norte que ha defendido a varias personas de Jamaica acusadas de fraude relacionado con la lotería en Estados Unidos: “Su manera de pensar es que es solo un negocio. No lo consideran como un delito, aunque saben que es ilegal”.

Curiosamente, la práctica de las compañías de Estados Unidos de subcontratar trabajo en el extranjero, donde los sueldos son más bajos, ha impulsado sin querer la industria del fraude. Los centros de llamadas de la industria de turismo en el Caribe y en lugares como India han capacitado a empleados sobre las maneras de comunicarse con los consumidores en Estados Unidos, y algunos luego usan esas destrezas en centros de llamadas ilegales. Allí, el delito genera más delitos. Las autoridades del orden público atribuyen el alto índice de asesinatos en Jamaica en el 2017 —aproximadamente el doble que el de Chicago— al menos en parte a pandillas rivales que se robaron mutuamente los listados de víctimas potenciales de fraude, según Steve Baker, exdirector de la región del Medio Oeste de la Comisión Federal de Comercio (FTC), donde en el 2018 se realizó un estudio para la BBB (Oficina de Ética Comercial).

En algunos casos, las operaciones fraudulentas son multinacionales. Dos supuestos cómplices en una estafa romántica (en la que los impostores enamoran a las víctimas por medio de las aplicaciones de búsqueda de pareja y las redes sociales) habían nacido en Nigeria pero vivían en Estados Unidos, donde ayudaban a lavar dinero por medio de cuentas bancarias de otros países. Muchos de sus cómplices estaban en Nigeria, y por medio de la estafa podían ganar unos $28,000 en tres años, o casi $800 al mes, según un informe de The New York Times. Compara eso al sueldo mensual de entre $28 y $42 en Nigeria por un puesto administrativo o un empleo de planchar camisas.

Dentro de un negocio fraudulento

Los beneficios de crear una organización profesional dedicada al fraude comienzan con la matemática: más intentos de convencer equivalen a más “conversiones” exitosas, para usar el lenguaje de ventas, y eso significa más dinero. La magnitud también ayuda a la especialización. Por cada persona que realiza una llamada, puede haber otros trabajadores de apoyo que hacen tareas más específicas, tales como conseguir los nombres de los objetivos, gestionar las computadoras y la tecnología, recoger y lavar el dinero, y administrar todo para que funcione en conjunto. 

Trabajos comunes en el fraude

Agente principal

Vende listas de víctimas potenciales, sus teléfonos y otra información personal a su red de compradores, que pueden ser compañías legítimas, organizaciones dedicadas al fraude, o las dos cosas.

Vendedores

Habla con las víctimas, a menudo luego de que contestan una llamada automatizada. Algunas organizaciones emplean “abridores” que son los que timan a las víctimas, y los “cargadores” que son los que tratan de aumentar el monto del dinero enviado.

Gerentes

Manejan el centro de llamadas o la operación más amplia. A cambio, reciben un porcentaje de todas las “ganancias”. En un caso, la porción de los cabecillas era 20 por ciento luego de que los trabajadores de menor rango recibían sus partes.

Mulas

Transportan el dinero robado a las víctimas de la organización. Cuando las reclutan, puede que algunas no sepan que trabajan para una empresa criminal, pero el FBI dice que de todos modos es un crimen.

Hacker

O pirata informático que es un experto en programación informática que roban información sobre los consumidores de negocios y servicios en línea. Pueden usar la información para cometer otros delitos o la revenden en la red oscura.

Puede que los operadores más grandes de estafas mantengan separadas las diferentes partes de la operación para que pocos participantes sepan la escala de todo lo que ocurre. En AARP Bulletin se publicó hace poco un informe acerca de un hombre que fue encarcelado por lavar dinero para una empresa fraudulenta, aunque no sabía detalles de lo que esta hacía y solo se había comunicado con un jefe sin saber su nombre. Pero hasta las empresas fraudulentas de menor magnitud están bien coordinadas. “Trabajas con quizás 10 o 15 personas conocidas y en quienes confías”, dice Johnson, asesor de seguridad. “Considéralo como una cooperativa flexible, donde las personas entran y salen según el proyecto”.

Y al igual que en el mundo empresarial, algunas de las tareas relacionadas con el fraude se pueden subcontratar. Por ejemplo, hay empresas fraudulentas que solo recopilan y venden información privada para que los estafadores la aprovechen. Los “vendedores de listas” son comunes entre las empresas legítimas. Para los equipos de venta, la información sobre clientes potenciales preseleccionados es valiosa. Por ejemplo, quienes han expresado interés en comprar un nuevo auto al crear una cuenta en un sitio web que compara precios de automóviles o quizás quienes tienen un auto de hace varios años y podrían ser candidatos ideales para comprar otro.

La diferencia clave en este asunto es que las personas incluidas en las listas que compran las empresas fraudulentas por lo general tienden a proporcionar información. Las listas conocidas como “de ingenuos” o de gente que ya cayó en una trampa son muy valiosas. Estas son personas que respondieron a una oferta, puede ser una lotería no existente, y proporcionaron toda su información: nombre, dirección, número de teléfono y hasta su número de Seguro Social. Esta información de contacto puede ser vendida por hasta $5.50 por persona a estafadores en todo el mundo.

La configuración de varios niveles también protege a los dirigentes, de manera parecida al funcionamiento de otros grupos de delincuencia organizada. “Los estafadores principales en su mayoría operan por medio de los trabajadores de primera línea y no se ensucian las manos”, afirma Kevin Watson, exjefe del Grupo de Trabajo contra Estafas de la Lotería de la Policía de Jamaica (ahora trabaja como investigador de fraude para un banco en Canadá). A menudo puede resultar difícil identificar al jefe de la operación o principal responsable.

Por ejemplo, Lavrick Willocks. En el 2018, este jamaicano fue condenado a seis años de prisión debido a su papel en una estafa de la lotería con la que se engañaron a más de 100 personas en 31 estados del país, muchas de ellas adultos mayores, y se les robaron más de $6 millones. A su madre, Dahlia Hunter, también la acusaron formalmente. Se anunció que el caso fue la primera acción judicial grande contra un jefe de estafas de lotería.

Willocks se declaró culpable, pero también acusó a los fiscales de EE.UU. de que exageraron su participación. “El Gobierno intenta mostrarme como el cerebro de la operación”, dijo. “Si yo no hubiera participado, eso no habría detenido nada”.

Quien atrajo a Willocks al mundo del fraude fue un hombre llamado Alrick McLeod, también conocido como Birdman o Z-Bird, quien organizaba fiestas a las que asistían sus cómplices. Algunos sospechan que McLeod era el verdadero capo; él se declaró culpable de cargos de fraude en el 2017.

Pero las estafas de la lotería jamaicana continúan prosperando. En la declaración jurada se menciona que personas que trabajaron con Willocks “se separaron para formar sus propias organizaciones delictivas de estafas de la lotería”, aunque McLeod y Willocks siguieron trabajando juntos. Posteriormente, se capturó a tres acusados más.

“A veces perseguimos a un fantasma. Atrapas a uno y aparece otro para reemplazarlo”. 

— Amy Nofziger, directora de la Línea de ayuda de la Red contra el Fraude, de AARP
Imagen del globo terráqueo reflejado en el lente del ojo de una mujer.

GETTY IMAGES

Cómo se expanden las organizaciones

Al igual que en empresas legítimas, el fraude tiene un aspecto de aprendizaje. Los novatos aprenden de sus mentores y luego se separan para iniciar sus propios negocios. Esa es la manera más probable en la que Arash Ketabchi y William Sinclair aprendieron su oficio. Ambos eran empleados de una organización llamada Manhattan Professional Group, o Tax Club, que era una estafa de oportunidades que prometía a las víctimas que aprenderían cómo manejar negocios exitosos basados en el hogar. Tax Club estafó a sus víctimas por más de $200 millones, según la FTC, que presentó una medida de aplicación de la ley contra esa organización en el 2013.

Tax Club luego se cerró, pero ya Ketabchi, Sinclair y otros habían lanzado sus propios negocios. Convencían en su mayoría a adultos mayores para que invirtieran en, por ejemplo, una empresa de mercadeo en línea. Luego, realizaban el mínimo de trabajo para elaborar documentos que parecían respaldar los cargos de las tarjetas de crédito. Por supuesto, la riqueza prometida nunca se materializó. Por sí mismo, Ketabchi obtuvo cientos de miles de dólares de sus víctimas, según la policía de la ciudad de Nueva York.

A veces, las relaciones entre estos grupos asociados se deterioran y eso demuestra otra manera en la que las empresas fraudulentas actúan como negocios: se demandan mutuamente. Por ejemplo, en el 2018, la FTC presentó cargos contra dos empresas con modelos de negocio muy similares —ambas eran versiones de la estafa de oportunidades empresariales—.

La primera empresa, Digital Altitude, era dirigida por Michael Force, quien decía ser un “exinfante de marina que se volvió millonario”. Prometía riqueza a los clientes: “una cantidad de seis cifras en línea, ¡en los próximos 14 días o menos!”. La FTC alegó que con la estafa de Force, las víctimas perdieron por lo menos $54 millones.

La segunda empresa, citada unos meses después, se llamaba MOBE (My Online Business Education) y promovía un sistema “comprobado” de 21 pasos para lanzar un negocio en línea que generara dinero. Su objetivo era estafar a los adultos mayores y a los veteranos y, según la FTC, les robó a las víctimas unos $318 millones; algunos perdieron más de $20,000. El fundador de MOBE fue Matthew Lloyd McPhee, un australiano que vivía en Kuala Lumpur, Malasia, y para quien Force había trabajado antes.

Dos años antes, en el 2016, MOBE demandó a Digital Altitude (y sí, se presentaron documentos públicos) y alegó que esta última había copiado los materiales de MOBE. En octubre del 2017, ambas empresas llegaron a un acuerdo por una cantidad no revelada, antes de que la FTC las cerrara.

Incluso en esas situaciones, otros cómplices podrían dispersarse, empezar otras operaciones y perpetuar el fraude.

“Atrapamos a los dirigentes, pero no a todos los participantes”, indica Lois Greisman, quien dirige la división de prácticas de mercadeo de la FTC. “Con las habilidades aprendidas en la empresa A, crean la empresa B”.

Amy Nofziger, directora de la Línea de ayuda de la Red contra el Fraude, de AARP, dice: “A veces perseguimos a un fantasma. Atrapas a uno y aparece otro para reemplazarlo”. 


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cómo pescan a los intermediarios

Algunos de los que se capturan son las “mulas”, trabajadores de operaciones fraudulentas que solo transportan dinero o desempeñan otros papeles de intermediarios en las estafas. En el otoño del 2019, el Departamento de Justicia anunció una “iniciativa sin precedente contra las de mulas de dinero” con el objetivo de detener estas actividades.

Las autoridades del orden público en EE.UU. han detenido a más de 600 mulas y han acusado formalmente de delitos a más de 30 de estas personas. “Antes creía que eran insignificantes y que no debíamos tomarnos la molestia de buscarlos”, dice Chase, el fiscal de Dakota del Norte que trabaja en el caso Willocks. “Pero ahora creo que es necesario encausarlos judicialmente. Conocen bien a los autores de delitos, y la mula, quien con frecuencia está en Estados Unidos, es la persona a la que podemos detener”.

Un ejemplo es el de la estadounidense Melinda Bulgin, quien en el 2018 fue declarada culpable por ser cómplice en el caso Willocks. Había transportado dinero de víctimas en EE.UU. a estafadores en Jamaica; al trabajar en atención al cliente para una aerolínea, podía comprar pasajes a precios bajos. También ayudó a obtener de las víctimas cheques, giros postales y transferencias bancarias; en total, las estafas sumaron unos $330,000.

Atestiguó que un novio la reclutó para participar en la estafa: “Estaba deshecha; creía que estaba enamorada”. Según Mark Solomon, un detective del Departamento de Policía de Greenwich en Connecticut que se especializa en fraude contra adultos mayores: “Puede ser que empiecen a participar porque les prometen amor o compañía; les ofrecen un empleo legítimo; los intimidan, asustan o amenazan; o les prometen dinero o algún otro vicio. Y luego no pueden salirse”. En el 2015, las autoridades aduanales de Jamaica detuvieron a Bulgin en un aeropuerto. Tenía en su poder $14,800 en efectivo.

Pero enfocarse en las mulas puede resultar difícil. Muchas organizaciones fraudulentas usan a mulas específicas por tiempo limitado, para aislar a quienes dirigen la organización. Además, los estafadores están evolucionando. Baker menciona que una nueva táctica es contratar a personas para que abran cuentas bancarias y hacer que las víctimas envíen dinero a esas cuentas, lo que minimiza la necesidad de transportar dinero físicamente.

“Todas las víctimas, absolutamente todas, piensan que son estúpidas. Y todos los delincuentes, absolutamente todos, piensan que son muy inteligentes… Pero esto nunca se trata de tontos contra inteligentes. Siempre se trata de una persona confiada, y otra persona dispuesta a traicionar esa confianza”. 

— Nick Chase

Cómo puedes protegerte

Menos riesgo para un negocio fraudulento por lo general se traduce en mayor riesgo para nosotros, pues a los estafadores les resulta más seguro y fácil intentar engañarnos. Si bien los funcionarios del orden público a quienes entrevistamos para este informe se enorgullecen de su trabajo, reconocen que para los adultos mayores en este país, el riesgo sigue siendo muy real. Las organizaciones fraudulentas son sofisticadas, y eliminarlas es difícil.

La conclusión: si contestas esa llamada automatizada y te conectan con alguien, empezaste una batalla entre una persona (tú) y muchas otras (los estafadores). Están armados de información y se especializan en ganarse tu confianza; usan cualquier medio psicológico que haga falta para quitarte tu dinero.

El mejor consejo es el que has oído muchas veces: no contestes llamadas de números desconocidos. Si lo haces, cuelga apenas te das cuenta de que es una llamada automatizada. No digas nada. Desconfía de cualquier oferta que parezca demasiado buena para ser de verdad. Nunca aceptes una propuesta que tenga que ver con tu dinero sin antes investigar. Si te estafan, denúncialo de inmediato a las autoridades. Pero es muy importante que no te atormentes por lo ocurrido.

6 semilleros de fraude

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras alertas gratuitas de vigilancia (en inglés), consulta nuestro mapa de seguimiento de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.

Más de las estafas y fraudes

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO