Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

8 vacunas que necesitas después de los 50

Consulta esta lista de contra qué y cuándo vacunarte.


spinner image Ilustración de un teléfono móvil donde una persona marca unas casillas
GETTY IMAGES

 

Ya sabemos que es importante vacunarse contra la gripe todos los años, idealmente antes de que termine octubre. Y cuando recibimos esa vacuna es buen momento para verificar que estamos al día con las demás vacunas que deberían recibir los adultos.

Después de todo, no solo los niños y jóvenes necesitan vacunarse contra enfermedades graves y posiblemente mortales. Los adultos también lo necesitan, especialmente a medida que el sistema inmunitario comienza a debilitarse por la edad.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Entonces, ¿qué vacunas deberías recibir después de los 50 años?

"Existen nuevas vacunas que han surgido en los últimos años y que se centran particularmente en los adultos mayores", dice la Dra. Morgan Katz, profesora adjunta de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins. Por ejemplo, la nueva vacuna contra el VRS, que se aprobó recientemente el pasado mayo. Otra es Shingrix, la vacuna increíblemente eficaz contra la culebrilla. Y también hay algunas vacunas antineumocócicas en el mercado.

A continuación, enumeramos las vacunas que todo adulto necesita, seguidas por dos —contra la hepatitis A y B— que debes considerar solo si tienes ciertos factores de riesgo.

¿Qué no verás en la lista? Las vacunas contra el sarampión y la varicela. Las personas que nacieron antes de 1957 no necesitan vacunarse contra el sarampión porque la enfermedad era tan común en esa época que la inmunidad se da por sentada. Sin embargo, los CDC dicen que los adultos cuya inmunidad no se puede determinar con certeza, deben recibir al menos una dosis de la vacuna MMR (sarampión, paperas y rubeola).   

El caso de la varicela es similar pues la mayoría de los adultos ya tienen inmunidad al haber estado expuestos a la enfermedad cuando eran niños, dice Katz.

"Casi todos los adultos mayores de 40 años han estado expuestos a la varicela", señala, y agrega que sería "un caso extremadamente raro" que un adulto no haya tenido tal exposición. Dicho esto, si crees que podrías estar en esa pequeña minoría, pregúntale a tu médico si deberías vacunarte contra la varicela como adulto.

Puedes recibir el resto de las vacunas necesarias en consultorios médicos, farmacias, lugares de trabajo, clínicas de salud comunitarias y otras ubicaciones. Y están cubiertas por la mayoría de los planes de seguros de salud. Así que pasa por ahí y vacúnate. 

1. Vacuna contra la gripe

Quién la necesita: todos los adultos, sin importar la edad.

Con qué frecuencia: una vez al año. "El virus en sí cambia todos los años", señala Katz. "Los investigadores intentan predecir cuál será la cepa más común esa temporada y luego reformulan la vacuna según el caso". La temporada de gripe normalmente comienza en octubre y termina en marzo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan vacunarse antes de fines de octubre, dado que el organismo necesita cerca de dos semanas desde la vacunación para crear los anticuerpos que combaten la gripe. 

Qué necesitas: los adultos de 65 años o más deben asegurarse de recibir una versión de dosis alta de la vacuna. Las opciones incluyen:

  • Fluzone High-Dose Quadrivalent es una vacuna inyectable que contiene cuatro veces el antígeno (las proteínas de la gripe que el sistema inmunitario reconoce y ataca) de una vacuna estándar inactivada, lo que ayuda a crear una respuesta inmunitaria más fuerte.
  • Fluad Quadrivalent es una vacuna contra la gripe con adyuvante (contiene el adyuvante MF59, un aditivo que genera una respuesta inmunitaria más robusta).
  • Flublok Quadrivalent es una vacuna recombinante, es decir, no requiere un virus cultivado a partir de huevos y no usa huevos de gallina en el proceso de fabricación. Esta puede ser una buena opción si eres alérgico a los huevos (las vacunas Fluzone y Fluad se cultivan en huevos). Flublok Quadrivalent contiene tres veces el antígeno de otras vacunas inactivadas de dosis estándar contra la gripe.

Por qué la necesitas: cada año, la gripe es la causa de cientos de miles de hospitalizaciones y decenas de miles de muertes, y los adultos mayores corren un riesgo más alto de sufrir estas consecuencias más graves. Según los CDC, entre el 50 y el 70% de las hospitalizaciones relacionadas con la gripe ocurren entre personas de 65 años o más, y entre el 70 y el 85% de las muertes relacionadas con la gripe ocurren entre quienes pertenecen a este grupo de edad.

Consulta con el médico si has tenido una reacción adversa grave a la vacuna contra la gripe en el pasado, eres alérgico a los huevos, tienes (o has tenido) el síndrome de Guillain-Barré o tienes fiebre. (En ese caso, es probable que se te pida que esperes hasta que tu temperatura vuelva a la normalidad antes de vacunarte).

Por último: incluso si estás vacunado, existe la posibilidad de que te enfermes de gripe. La protección de la inoculación depende de diferentes factores, incluidos la edad y el estado de salud. Dicho esto, una vacuna contra la gripe puede disminuir la gravedad de los síntomas si te enfermas. Un estudio del 2017 concluyó que la vacuna contra la gripe redujo las admisiones en la unidad de cuidados intensivos y la duración de las hospitalizaciones entre los pacientes con gripe, especialmente entre las personas mayores. También redujo las muertes.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

2. Vacuna contra la COVID-19

Quién la necesita: adultos de cualquier edad, en especial los mayores de 50 años, que se considera tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones por una infección de coronavirus.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Con qué frecuencia: las autoridades de salud todavía no han establecido un programa de vacunación contra la COVID-19, pero es probable que la vacuna se convierta en una rutina anual para muchos, como en el caso de la vacuna contra la gripe. Por ahora, el consejo de los expertos en salud es "mantenerte al día" con tus vacunas. Se espera que a mediados de septiembre se actualicen las vacunas contra la COVID-19, y las autoridades de salud harán recomendaciones sobre quién las necesita y cuándo llegarán.

Qué necesitas: una vacuna contra la COVID-19 actualizada de Moderna o Pfizer-BioNTech. Los adultos que no pueden o no están dispuestos a recibir una de estas dos opciones pueden optar por la vacuna contra la COVID-19 de Novavax, dicen los CDC.

Por qué la necesitas: la COVID-19 ha cobrado la vida de más de 1.1 millones de personas en Estados Unidos desde que comenzó a circular y ha causado la hospitalización de innumerables pacientes. Es una enfermedad particularmente riesgosa para los adultos mayores de 50 años, que son más propensos a sufrir complicaciones por la infección.

Consulta con el médico si alguna vez has tenido una reacción alérgica grave a un medicamento o una vacuna.

Por último: facilita el proceso vacunándote contra la COVID-19 al mismo tiempo que recibes la vacuna contra la gripe. Los expertos dicen que no es necesario programar una cita por separado.

3. Vacuna contra el VRS

Quién la necesita: los adultos de 60 años o más deben hablar con su profesional de la salud para ver si esta nueva vacuna, que protege contra el virus respiratorio sincitial (VRS), es una buena opción para ellos.

Con qué frecuencia: por ahora, solo necesitas obtenerla una vez. Sin embargo, la vacuna contra el VRS es nueva este año, por lo que las recomendaciones podrían cambiar.

Qué necesitas: se han aprobado dos vacunas para los adultos mayores, Arexvy, del fabricante GlaxoSmithKline, y Abrysvo, de la farmacéutica Pfizer.

Por qué la necesitas: el VRS a menudo se asocia con niños pequeños, pero también puede ser especialmente peligroso para las personas mayores. Según los CDC, cada año causa entre 60,000 y 160,000 hospitalizaciones y entre 6,000 y 10,000 muertes entre las personas de 65 años o más. En los ensayos clínicos, se descubrió que las vacunas reducen significativamente el riesgo de desarrollar síntomas graves a causa de una infección.  

Consulta con el médico si: los CDC recomiendan que los pacientes hablen con sus médicos antes de recibir esta vacuna para asegurarse de que sea adecuada para ellos; esto a veces se denomina "toma de decisiones clínicas compartidas". La pauta otorga cierta "flexibilidad para que los proveedores y los pacientes consideren el riesgo individual de contraer el VRS, al tiempo que tienen en cuenta las preferencias de los pacientes", escribe el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC en su recomendación.

Por último: la vacuna podría ser especialmente útil cuando se trata de evitar una "tripledemia" en la temporada de otoño/invierno, un nombre que se usa para describir la convergencia de la gripe, la COVID-19 y el VRS, como vimos en el otoño del 2022.

4. Vacuna neumocócica

Quién la necesita: los adultos sanos de 65 años o más, o los adultos de 19 a 64 años con ciertos factores de riesgo (tabaquismo o problemas de salud, como enfermedades pulmonares o cardíacas crónicas, leucemia, linfoma o alcoholismo).

Con qué frecuencia: los adultos que no han recibido una vacuna neumocócica deben elegir entre la PCV15 o la PCV20. Si se opta por la PCV15, es necesario aplicarse una dosis de seguimiento de PPSV23 un año después (las personas con inmunodeficiencia pueden recibirla antes).

Por qué la necesitas: antes de que llegara la COVID-19, la enfermedad neumocócica, que puede causar neumonía, ocasionó la muerte de más personas cada año en EE.UU. que la suma de todas las otras enfermedades que se pueden prevenir por vacuna. Los niños pequeños y los adultos mayores de 65 años tienen la mayor incidencia de enfermedad grave, y los adultos mayores tienen más probabilidades de morir a causa de ella. Los expertos estiman que la PCV13 (una de las vacunas neumocócicas disponibles) previno más de 30,000 casos de enfermedad neumocócica invasiva y 3,000 muertes en los primeros tres años de uso.

Por último: si trabajas alrededor de enfermos crónicos —en un hospital u hogar de ancianos, por ejemplo— deberías vacunarte, incluso si gozas de buena salud.

5. Vacuna Tdap (tétanos, difteria, tos ferina) y/o refuerzo de Td (tétanos, difteria)

Quién la necesita: la vacuna Tdap salió en el 2005, y además de proteger contra el tétanos y la difteria, como la vacuna que reemplazó, también incluye una nueva protección adicional contra la tos ferina.

Si no recuerdas haber recibido esta vacuna, probablemente la necesites. Y hacerlo, dice Katz, también puede contar como uno de los refuerzos de la vacuna Td (tétanos y difteria) que debes recibir cada 10 años. (Ya sabes cuál es... la vacuna con la que no recuerdas si estás al día cuando pisas un clavo oxidado durante tus vacaciones).

Con qué frecuencia: los adultos deberían recibir una dosis de refuerzo de la vacuna Tdap o de la Td (una vacuna diferente que protege contra el tétanos y la difteria, pero no contra la tos ferina) cada 10 años, dicen los CDC, o después de cinco años si sufres una herida o quemadura grave.

Por qué la necesitas: debido al aumento en los casos de tos ferina en Estados Unidos, realmente necesitas vacunarte contra esta enfermedad, incluso si tienes más de 65 años. En el primer año después de vacunarte, la Tdap previene la enfermedad en aproximadamente 7 de cada 10 personas que recibieron la vacuna. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Consulta con el médico si padeces de epilepsia u otros problemas del sistema nervioso, tuviste hinchazón o dolor intensos después de una dosis anterior de cualquiera de las vacunas, o tienes (o has tenido) síndrome de Guillain-Barré.

Por último: esta vacuna es especialmente importante para las personas que tienen contacto cercano con bebés menores de 12 meses, incluidos los padres, abuelos y proveedores de cuidado infantil.

6. Vacuna contra la culebrilla (herpes zóster)

Quién la necesita: los CDC recomiendan que todos los mayores de 50 años reciban la vacuna Shingrix contra el herpes zóster, incluso si ya se han vacunado con la vacuna anteriormente recomendada, Zostavax, que era mucho menos eficaz, e incluso si ya han tenido culebrilla. 

Con qué frecuencia: Shingrix viene en dos dosis, espaciadas entre dos y seis meses. 

Por qué la necesitas: una de cada tres personas contraerá culebrilla, generalmente después de los 50 años. El riesgo aumenta con la edad. Para los 85 años, la mitad de los adultos habrán tenido al menos una erupción. La varicela y la culebrilla son causadas ​​por el mismo virus, llamado varicela zóster. Después de que una persona se recupera de la varicela, este virus permanece inactivo durante décadas en el cuerpo, listo para aparecer cuando el sistema inmunitario se debilita por el estrés, los medicamentos o las enfermedades.

Esta infección causa una erupción roja y ampollas dolorosas. Aproximadamente el 15% de los pacientes sufren de dolor nervioso extremo, un trastorno llamado neuralgia posherpética, que puede durar meses o años. La vacuna Shingrix puede proteger al 97% de las personas de entre 50 y 70 años, y al 91% de las personas de entre 70 y 90 años. 

Consulta con el médico si: no te sientes bien o tienes culebrilla en estos momentos. Hay algunas otras razones para no aplicarte la vacuna. 

Por último: los adultos mayores también deben recibir esta vacuna, ya sea que recuerden o no haber tenido varicela cuando eran niños. ¿Por qué es así? más del 99% de las personas mayores de 40 años en Estados Unidos han estado expuestas al virus de la varicela zóster, incluso si no recuerdan haber contraído varicela. 

7. Vacuna contra la hepatitis A 

Quién la necesita: las personas de 50 años o más que están en alto riesgo de contraer la hepatitis A, una enfermedad del hígado. Las infecciones se deben principalmente a viajes a otros países donde la transmisión del virus de la hepatitis A es común, a través del contacto cercano con un individuo infectado con hepatitis A o por el uso recreativo de drogas.

Con qué frecuencia: una vez, pero administrada en dos dosis en el transcurso de seis meses.

Por qué la necesitas: los índices de hepatitis A en EE.UU. han disminuido en más del 95% desde que la vacuna contra la hepatitis A estuvo disponible por primera vez en 1995. En el 2016, se estima que hubo 4,000 casos de hepatitis A en el país.

Por último: esta es una enfermedad sigilosa. Es posible que no tengas ningún signo revelador, y la probabilidad de que los síntomas aparezcan disminuye con la edad.

8. Vacuna contra la hepatitis B

Quién la necesita: los adultos de 50 años o más que corren el riesgo de contraer hepatitis B, una infección del hígado. La hepatitis B se transmite cuando un líquido corporal (sangre, semen, saliva) de una persona infectada con el virus de la hepatitis B ingresa al cuerpo de alguien que no está infectado. Esto puede suceder a través del contacto sexual, o contacto con sangre o llagas abiertas (por ejemplo, si tienes un trabajo que te expone a sangre humana u otros fluidos corporales) o al compartir cualquier elemento, desde una aguja hasta una afeitadora o un cepillo de dientes con una persona infectada. Otros factores de riesgo de infección incluyen someterse a diálisis renal, viajar a países donde la hepatitis B es común o tener VIH.

Con qué frecuencia: los adultos que reciben la vacuna necesitan tres dosis. La segunda dosis se administra cuatro semanas después de la primera; la tercera dosis cinco meses después de la segunda. También hay una vacuna combinada, llamada Twinrix, cuya protección abarca tanto la hepatitis A como la hepatitis B; esta vacuna se administra en tres dosis en el transcurso de seis meses.

Por qué la necesitas: los CDC calculan que el número estimado de nuevas infecciones por el virus de la hepatitis B en el 2021 fue de 13,300.

Consulta con el médico si: tienes una alergia potencialmente mortal a la levadura o a cualquier otro componente de la vacuna, o estás moderada o gravemente enfermo cuando tienes programada una dosis de la vacuna.

Barbara Stepko tiene una larga trayectoria como escritora de salud y estilo de vida, y ha sido editora de Women’s Health e InStyle. Su trabajo ha aparecido en The Wall Street Journal, Parade y otras revistas nacionales.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

Nota de redacción: este artículo, publicado el 15 de marzo del 2021, se actualizó para reflejar las nuevas recomendaciones para las vacunas contra la COVID-19, la gripe y la enfermedad neumocócica.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.