Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Guía de vacunas para adultos mayores

¿Quiénes realmente necesitan la vacuna contra la hepatitis B?

Las personas con diabetes tienen el doble de probabilidad de infectarse de esta enfermedad que afecta el hígado.

Vacuna contra la Hepatitis B

GETTY IMAGES

In English | Aunque exista una vacuna efectiva para prevenirla, los CDC calculan que aproximadamente 862,000 personas en EE.UU. padecen de hepatitis B crónica a largo plazo, y todos los años esta infección produce miles de casos de insuficiencia hepática, cirrosis y cáncer de hígado.

Al principio, el virus comienza a atacar el hígado en forma silenciosa; por lo tanto, muchas personas no se dan cuenta de que están infectadas hasta décadas después, cuando el virus ya ha ocasionado daños considerables o ha causado cáncer de hígado, afirma el Dr. John Scott, especialista en enfermedades infecciosas y director de la Hepatitis and Liver Clinic en el Harborview Medical Center en Seattle. "Es un cáncer malo, puede ser muy agresivo", dice Scott.

En EE.UU. hay unos 21,000 nuevos casos de infección de hepatitis B por año, principalmente en adultos que no se vacunaron, dicen los CDC. La infección, que se detecta con una simple prueba de sangre, se transmite a través de la transferencia de sangre, el semen u otro líquido corporal.

Aunque los niños generalmente reciben una vacuna contra la hepatitis B, la cual puede transmitirse de la madre al bebé cuando nace, solo se recomienda para ciertos grupos de adultos —incluidos los diabéticos— y solo el 16% de las personas en EE.UU. que tienen 50 años o más han recibido la vacuna.

Dado que los niños reciben la vacuna, es más frecuente que el virus se transmita a través del contacto sexual o al compartir jeringas u otros utensilios para inyectar drogas. La epidemia de los opioides ha causado un aumento en el número de casos.

¿Otro grupo de riesgo? Las personas con diabetes. Frente a otras personas, tienen el doble de probabilidad de contraer hepatitis B, dado que su equipo puede entrar en contacto con sangre infectada, o pueden contraer el virus a través de lesiones en la piel. El virus también puede transmitirse al reusar o compartir indebidamente equipos para el monitoreo de glucosa, especialmente entre las personas que viven en centros de cuidados a largo plazo.

Se recomienda la vacuna contra la hepatitis B para todos los diabéticos que tengan menos de 60 años. Si eres diabético y tienes más de 60, los CDC recomiendan consultar con tu médico sobre si deberías recibir la vacuna, afirma Jefferey Goad, farmacéutico, experto en salud pública y vicepresidente de la National Foundation for Infectious Diseases.

La Dra. Medha Munshi, directora del Joslin Geriatric Diabetes Program en la Facultad de Medicina de Harvard en Boston, dice que suele recomendar la vacuna a los adultos mayores diabéticos que necesiten inyecciones de insulina o punciones capilares para monitorear sus niveles de glucosa en la sangre, sobre todo si viven en un centro de cuidados a largo plazo. Esto se debe a que los brotes de hepatitis B han ocurrido en hogares de ancianos y centros de vida asistida a causa de la esterilización y control de infecciones incorrectos entre pacientes.

"Si estás expuesto a jeringas, mi opinión clínica es que deberías recibirla porque corres un mayor riesgo", dice.

También deberías considerar la posibilidad de recibir la vacuna si vas a viajar a un foco de infección de hepatitis B, lo cual incluye muchos países en el sudeste asiático y en África.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Lo que debes saber sobre la vacuna contra la hepatitis B

Quién la necesita: los adultos de 50 años o más que tienen un alto riesgo de contraer hepatitis B, incluidos los trabajadores del campo de la salud y la seguridad pública, las personas sexualmente activas que no están en una relación monógama a largo plazo y las que se inyectan drogas, incluidas las personas con diabetes que tienen menos de 60 años. (Los diabéticos que tienen 60 años o más deberían consultar con un médico sobre si deben recibir la vacuna). Otros grupos que corren riesgos incluyen las personas que tienen una enfermedad hepática crónica, las que tienen VIH o reciben diálisis renal, los hombres que tienen relaciones con hombres, los presos y cualquier persona que piense viajar a un país en donde la transmisión del virus de la hepatitis B es frecuente. (Para averiguarlo, visita www.cdc.gov/travel —en inglés, haz clic en el país al que vas a viajar y luego “vaccinations" [vacunas]).

Con qué frecuencia: la vacuna tradicional requiere tres dosis en el transcurso de seis meses, pero una nueva (Heplisav-B), aprobada en el 2018, solo requiere dos dosis en el transcurso de un mes y se ha demostrado que da una mejor respuesta de los anticuerpos en los adultos mayores. Otra nueva vacuna llamada Sci-B-VAC, que también demostró ser más eficaz en los adultos mayores, se presentó a la FDA en el 2021 para su aprobación. También hay una vacuna combinada para ambas hepatitis A y B llamada Twinrix, que se administra en tres dosis en el transcurso de seis meses.

Por qué la necesitas: el virus de la hepatitis B es de 50 a 100 veces más infeccioso que el VIH y puede sobrevivir fuera del organismo durante al menos una semana. Se transmite a través de la transferencia de líquidos corporales, tales como la sangre o el semen, o de la madre al bebé. También puedes contraerlo al compartir un artículo como una hoja de afeitar o un cepillo de dientes que una persona infectada había usado.

Por último: dado que las personas que están contagiadas posiblemente no presentan síntomas, pueden terminar contrayendo una enfermedad hepática grave, y también pueden transmitir la enfermedad a otras personas sin darse cuenta. Si crees que quizás tengas hepatitis B, una simple prueba de sangre puede determinar si estás infectado.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 26 de octubre del 2020. Se actualizó en septiembre del 2021 con nueva información.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.