Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Guía de vacunas para adultos mayores

Vacuna antineumocócica (neumonía)

Esta vacuna podría ser la clave de permanecer fuera del hospital durante una doble pandemia de gripe y COVID-19.

Una doctora atiende a su paciente

GETTY IMAGES

In English | Es un golpe feo detrás de otro: el virus de la influenza, que hace que agarres pañuelos desechables a montones y te manda a la cama, también puede encontrar la manera de entrar a los pulmones y convertirse en algo mucho peor: neumonía.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), cada año más de 250,000 personas en EE.UU. necesitan pedir atención en un hospital debido a la neumonía. Además, los CDC afirman que la neumonía neumocócica causa la muerte de aproximadamente 1 de cada 20 adultos mayores que la contraen. Según los datos más recientes de la agencia, en el 2014 se reportaron casi 3,000 muertes a causa de enfermedad neumocócica invasiva (ENI).

En general, la neumonía neumocócica, causada por una infección bacteriana, ocasiona la muerte de más personas cada año en EE.UU. que la suma de todas las otras enfermedades que se pueden prevenir por vacuna. Las personas de 65 años o más corren un mayor riesgo porque a medida que envejecemos, nuestro sistema inmunitario no puede combatir estas infecciones.

La gripe, la neumonía y la inflamación constituyen una amenaza mortal

El virus de la gripe se adhiere e infecta las células que revisten las mucosas en la nariz, la parte de atrás de la garganta y los bronquios. Por lo general las células expulsan del cuerpo los virus infecciosos por la nariz o la boca, o la persona simplemente los traga. Pero cuando están afectadas por la gripe, las células que revisten estas membranas permiten que las bacterias se deslicen hasta los bronquios y desencadenen una infección secundaria en los pulmones. La infección inflama los sacos de aire en los pulmones, lo cual hace que se llenen de pus y líquido. Eso no solo dificulta la respiración sino que también puede permitir que las bacterias escapen al torrente sanguíneo, causando una infección llamada sepsis, que es una respuesta inflamatoria agresiva que, a la larga, lleva a una insuficiencia orgánica. "La neumonía neumocócica, especialmente en personas de 65 años o más, tiene una alta tasa de mortalidad, incluso si se toman los antibióticos adecuados", afirma el Dr. Gregory Poland, un experto en enfermedades infecciosas y director del Vaccine Research Group de la Mayo Clinic.

La enfermedad neumocócica, que puede provocar neumonía, causa la muerte de más personas en EE.UU. cada año que la suma de todas las otras enfermedades que se pueden prevenir por vacuna.

Los estudios muestran que soportar la pequeña molestia de una inyección puede reducir tu riesgo de enfermedad en hasta el 40 a 60%, lo que te ayuda a evitar una visita al hospital —especialmente importante en esta temporada en la que la gripe podría hacer estragos junto con el coronavirus—. "Es importante para tu propia protección personal y le aliviará un poco la carga al sistema de salud que ya está abrumado", afirma el Dr. William Schaffner, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de Vanderbilt University. "No queremos que ocurra una doble pandemia, dado que todos los consultorios médicos, las clínicas, las salas de emergencia y los hospitales están bajo presión al tener que atender a pacientes tanto de COVID como de influenza".

Quiénes necesitan una o dos vacunas contra la neumonía

Existen dos vacunas antineumocócicas, cada una de las cuales funciona de manera diferente para maximizar la protección. La PPSV23 protege contra 23 cepas de bacterias neumocócicas. "Esas cepas constituyen alrededor del 90 al 95% de las cepas que causan neumonía en los seres humanos", explica Poland. La PCV13, en cambio, es una vacuna conjugada que protege contra 13 cepas de bacterias neumocócicas. "La PCV13 induce la memoria inmunológica", dice. "De aquí a 20 años, tu cuerpo recordará que ha encontrado un antígeno y producirá anticuerpos para combatirlo.

Para obtener la mejor protección contra todas las cepas de bacterias que causan neumonía, hace mucho tiempo que los CDC recomiendan que toda persona de 65 años o más reciba ambas vacunas: primero la PCV13 (o Prevnar 13) y luego la vacuna antineumocócica de polisacáridos (PPSV23) en una cita subsiguiente. Pero la agencia ahora está diciendo que la PCV13 quizás no sea necesaria para personas saludables que tienen 65 años o más, sugiriendo que la decisión se deje en manos de los pacientes y sus médicos en cuanto a si ese pinchazo extra es adecuado. (Esto no cambia la postura de los CDC en cuanto a que la PCV13 y la PPSV23 se administren, en serie, a los adultos con mayor riesgo de contraer una enfermedad neumocócica).

“Toda persona que cumpla 65 años debe continuar recibiendo ambas vacunas, en caso de ser de alguna forma inmunodeficiente, o de coincidir con alguna de las indicaciones enumeradas para la vacuna antineumocócica debido a que se encuentra en un grupo de alto riesgo —por ejemplo, si tiene diabetes, enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar o si fuma—”, indica el Dr. Schaffner, quien observa que esto en realidad incluye una parte considerable de la población de adultos mayores.

La información sobre la vacuna antineumocócica

Quién la necesita: los CDC recomiendan una vacuna antineumocócica (PCV13) para los adultos de entre 19 y 64 años que tengan ciertos factores de riesgo (por ejemplo, si fuman o padecen de enfermedades crónicas cardiacas o pulmonares, o de leucemia, linfoma o alcoholismo). Si trabajas cerca de enfermos crónicos —por ejemplo, en un hospital u hogar de ancianos— deberías aplicarte la vacuna, incluso si gozas de buena salud. Las personas de 65 años o más pueden conversar con su proveedor de atención médica sobre si deben recibir la PCV13 si anteriormente no han recibido una dosis. Se recomienda una dosis de PPSV23 para las personas de 65 años o más, independientemente de las inoculaciones anteriores de vacunas antineumocócicas que hayan recibido.

Con qué frecuencia: recibir las vacunas en intervalos. Debes recibir una dosis de la vacuna antineumocócica conjugada (PCV13), y luego, un año después, una dosis de la vacuna antineumocócica polisacárida (PPSV23). Las personas que tienen cualquiera de los factores de riesgo anteriormente mencionados deben recibir una dosis de PCV13 y de PPSV23 antes de los 65 años, mediando ocho semanas entre cada una.

Por qué la necesitas: la enfermedad neumocócica, que puede causar neumonía, causa la muerte de más personas en EE.UU. cada año que la suma de todas las otras enfermedades que se pueden prevenir por vacuna. Los niños pequeños y los adultos mayores de 65 años tienen la mayor incidencia de enfermedades graves, teniendo estos últimos más probabilidades de morir a causa de ellas.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.