Skip to content
 

Guía sobre la gripe: lo que debes saber esta temporada

¿Es un resfrío? ¿Es gripe? ¿O es COVID?

Muchos de los síntomas se superponen, pero hay algunas señales de advertencia que diferencian a estas enfermedades comunes.

Un hombre estornuda en su codo

GETTY IMAGES

In English

Comienzas con congestión nasal y luego viene la tos. Tal vez te duela la garganta o tengas dolor muscular o algo de fiebre. ¿Es un resfrío? ¿Será gripe? ¿Podría ser COVID?

La COVID-19 apareció en escena hace más de dos años y sumó una nueva enfermedad a la lista de afecciones virales que podrían ser las causantes de que te sientas tan mal. Después de todo, el resfrío común, la gripe y la COVD-19 comparten una lista similar de síntomas. Para complicar más la adivinanza, tenemos las vacunas y los refuerzos contra la COVID-19, que pueden combatir algunos de los síntomas más graves de la enfermedad, lo cual hace aún más difícil identificar al culpable de una tos leve o una garganta irritada.


Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática. Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.


Al aproximarnos al otoño, cuando las personas pasan más tiempo en espacios cerrados y los virus respiratorios salen con toda la fuerza, los expertos comparten algunos consejos sobre cómo distinguir las diferentes enfermedades y cómo recuperarse de cada una de ellas. Además, tienen algunos consejos sobre lo que puedes hacer para evitar enfermarte en primer lugar.

La COVID-19 tiene unos pocos síntomas que la distinguen

La realidad es que varios síntomas de resfrío, gripe y COVID-19 se superponen. Los principales son el dolor de garganta, la secreción nasal, la tos, el dolor de cabeza y los dolores musculares.

Pero también hay algunos síntomas más específicos que podrían indicar que lo que tienes es COVID-19. La pérdida del gusto y el olfato, por ejemplo, es una señal común de advertencia de una infección por coronavirus, si bien algunos estudios sugieren que es menos común con la variante BA.5 que predomina en estos momentos.

“En especial si no tienes realmente la nariz congestionada o con mucosidad y tienes este síntoma, probablemente se trate de algo que es más específico en la COVID”, dice el Dr. Albert Shaw, experto en enfermedades infecciosas y profesor de Medicina en la Facultad de Medicina de Yale. “Y es un síntoma que no se vería tanto en un resfrío común o en un caso de gripe”.

¿Podría ser VRS?

Otro virus que con frecuencia causa síntomas similares a los del resfrío es el virus respiratorio sincitial, o VRS. Como en el caso de la COVID y la gripe, la mayoría de las personas que se contagian de VRS (una prueba de laboratorio puede detectar la infección) se recuperan en una o dos semanas, pero los adultos mayores son más susceptibles a enfermar de gravedad. Las pautas estacionales del VRS en Estados Unidos antes eran muy predecibles (principalmente, otoño e invierno), pero los CDC dicen que ya no es así. El VRS también circula en primavera y en verano.

Los síntomas en las personas adultas pueden incluir mucosidad nasal, dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, fatiga y fiebre; los casos más graves pueden causar pulmonía. No existen tratamientos para el VRS, pero el uso de oxígeno puede ayudar a los adultos que tienen dificultad para respirar. Tampoco hay todavía una vacuna contra este virus, pero los científicos están trabajando para crear una.

Otro síntoma que es más típico con la COVID-19 que con la gripe o el resfrío es la diarrea, dice Shaw. Tal vez no sea tan prevalente como algunos de los otros síntomas de COVID, pero de todos modos puede estar presente en una infección de coronavirus. La diarrea no es una señal común de gripe en los adultos (aunque sí en los niños) y tampoco se ve normalmente con un resfrío.

“Ahora bien, hay otras enfermedades virales y bacterianas que pueden causar diarrea, por lo cual ese síntoma por sí solo no significa que deba ser COVID. Pero si se está tratando de diferenciar, yo diría que esos elementos, si están presentes, podrían ser útiles”, dice Shaw.

Finalmente, la desorientación podría apuntar hacia la COVID-19, especialmente en los adultos mayores, dice el Dr. Kenneth Koncilja, un geriatra en Cleveland Clinic.

“Los adultos mayores a menudos presentan síntomas atípicos. Y con estas variantes BA.4 y BA.5 recientes, he visto a más de mis pacientes mayores [que arrojan resultado positivo de COVID-19] presentar síntomas de confusión, en casos en que se podría pensar que se trata de una infección de las vías urinarias”, dice.

De modo que si tú o un familiar o amigo presentan un estado súbito de confusión, no descartes la COVID-19, incluso si no hay fiebre (los adultos mayores con frecuencia no presentan fiebre del mismo modo que lo hacen las personas más jóvenes, observan Shaw y Koncilja) ni ninguno de los otros síntomas usuales, como tos o fatiga.

“Es un poco desconcertante, porque las cosas que pueden causar confusión son muchas”, agrega Koncilja. “Por eso es importante hablar con tu proveedor de atención médica o tu médico de atención primaria” si experimentas confusión.

¿Estornudas mucho? Por lo general, ese síntoma es mucho más común con un resfrío que con la gripe o la COVID-19, dicen los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Y lo más probable es que si tienes un resfrío no tengas los dolores corporales ni la fiebre que acompañan a las otras dos infecciones.

Ten una prueba de COVID —o dos— a mano 

Una herramienta crucial en esta época del año son las pruebas de detección de COVID-19 para uso en el hogar. Si comienzas a sentirte mal, en cuestión de minutos puedes saber si tus síntomas se deben al coronavirus.

La mayoría de las compañías privadas de seguros cubren el costo de estas pruebas de venta libre, y los beneficiarios de Medicare pueden recibir hasta ocho por mes sin cargo. También puedes consultar con un centro de salud cercano para ver si ofrecen pruebas de COVID-19 a los miembros de tu comunidad.

“Debido particularmente a la naturaleza no específica de muchos de los síntomas de COVID y al hecho de que la respuesta febril puede ser mínima y puede haber otros síntomas atípicos, creo que la manera más segura de proceder es hacerse una prueba”, dice Shaw.

Si el resultado es positivo, tal vez puedas recibir un tratamiento antivírico que puede reducir considerablemente la posibilidad de enfermar de gravedad. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha autorizado dos: Paxlovid, de Pfizer, y molnupiravir, de Merck y Ridgeback.

Pero es importante comenzar a tomar estos medicamentos cuando la enfermedad comienza su curso, por lo que debes hablar con tu médico de inmediato si confirmas que tienes COVID-19. Algunos farmacéuticos también pueden prescribir las pastillas, o puedes encontrarlas en los centros (en inglés) que realizan pruebas y tratamientos en un mismo lugar.

Si el resultado de la prueba de COVID es negativo, pero los síntomas persisten, tu médico podría realizar una prueba para ver si se trata de gripe. Al igual que en el caso de la COVID-19, hay tratamientos antivíricos recetados para la gripe que, si se toman al comienzo de la enfermedad, pueden ayudar a que te sientas mejor.

Si se trata de un resfrío, no hay ninguna cura milagrosa. Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dicen que mucho descanso y abundante líquido pueden ayudar a recuperarse, y los medicamentos de venta libre pueden aliviar los síntomas. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Mantente al día con las vacunas

Una forma de reducir la probabilidad de contraer COVID-19 o una gripe —o ambas enfermedades al mismo tiempo, algo que es posible— es vacunarte contra las dos enfermedades. No todos los que se vacunan podrán evitar completamente una infección, pero las dos vacunas diferentes pueden atenuar la intensidad de los síntomas y ayudar a que no debas ingresar al hospital.

Cuando se trata de COVID-19, los expertos en salud recomiendan que los adultos mayores de 50 años se vacunen con la serie primaria de vacunas y luego se administren dos refuerzos para aumentar la inmunidad. Se anticipa que pronto habrá disponibles nuevas versiones del refuerzo diseñadas para atacar las variantes en circulación, así que debes estar atento a las nuevas recomendaciones. En el caso de la gripe, los adultos mayores de 65 años deberían optar por la vacuna de dosis alta este año, dicen las nuevas pautas de los CDC. Hay tres opciones entre las cuales elegir, pero los expertos dicen que las diferencias entre ellas son mínimas, por lo que para la mayoría de las personas la mejor vacuna será la que tenga disponible su médico o su farmacéutico. No hay necesidad de dejar pasar un tiempo entre la vacuna contra la gripe y la vacuna contra la COVID-19, de modo que si es más cómodo colocarte las dos en la misma visita, los CDC dicen que no hay inconveniente.

Y si bien no existe una vacuna para prevenir el resfrío, hay varias cosas que puedes hacer para evitarlo: lávate las manos con frecuencia, mantente alejado de las personas que están enfermas y desinfecta las superficies que se tocan con frecuencia. Estas medidas también pueden ayudar a evitar la gripe y la COVID-19.

Identificación de síntomas de resfrío, gripe y COVID  

 Síntoma Resfrío Gripe COVID-19
Fiebre Raro Usual Común
Dolor de cabeza Inusual   Común Común
Tos Común Común Común
Dolor corporal Leve Usual Común
Fatiga A veces Usual Común
Congestión/mucosidad nasal Común A veces Común
Dolor de garganta Común A veces Común
Pérdida del gusto/olfato  Raro Raro Común
Diarrea Inusual   Inusual   Común

Fuente: NIH/CDC