Skip to content
 

Guía sobre la gripe: lo que debes saber esta temporada

4 beneficios sorprendentes de la vacuna contra la gripe

La vacuna puede protegerte contra la gripe, pero tal vez tenga otras ventajas.

Ilustración de un calendario con un día marcado que dice vacuna contra la gripe y una jeringa

CATLANE / GETTY IMAGES

In English

No enfermarse de gripe es suficiente para vacunarse cada otoño. Y además de prevenir millones de casos de gripe cada año, las vacunas contra la gripe también reducen las hospitalizaciones por complicaciones de esta angustiosa enfermedad estacional.

Un estudio del 2021 de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) descubrió que los adultos vacunados tenían un 26% menos de probabilidades (en inglés) de ser ingresados en la unidad de cuidados intensivos y un 31% menos de probabilidades de morir a causa de la gripe en comparación con los que no estaban vacunados. Al parecer, existe protección contra la enfermedad incluso cuando las vacunas no coinciden perfectamente con la cepa del virus de la gripe en circulación (ya que la vacuna se formula con meses de antelación).  


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Pero las pruebas sugieren otros beneficios más allá de la defensa contra la fiebre, la fatiga, los escalofríos y los dolores.

"La gente no aprecia los otros beneficios potenciales de las vacunas contra la gripe", dice la doctora Michelle Barron, directora médica sénior de Prevención y Control de Infecciones de UCHealth en Aurora, Colorado. "La realidad es que está armando tu sistema inmunitario para defenderse de otros problemas".

A continuación, cuatro formas inesperadas en que la vacuna contra la gripe puede beneficiar al cuerpo y al cerebro.

1. ¿Un impulso para el cerebro?

Investigaciones anteriores han sugerido que las vacunas contra la gripe pueden proteger el cerebro contra la demencia, y un nuevo estudio de la Facultad de Medicina McGovern de UTHealth, en Houston, apoya esta idea.

Este estudio, publicado en Journal of Alzheimer's Disease, comparó a más de 47,000 personas mayores de 65 años vacunadas contra la gripe con un grupo similar de casi 80,000 personas no vacunadas. Los resultados: quienes se vacunaron contra la gripe tuvieron un 40% menos de probabilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer en un período de cuatro años.

"En realidad, no esperábamos que fuera tan alto", dice el doctor Avram S. Bukhbinder, coautor del estudio y neurólogo de Massachusetts General Hospital, en Boston.

Bukhbinder tiene varias teorías sobre los posibles efectos de la vacuna en el cerebro. Es posible que al prevenir la gripe, la inyección calme la inflamación que puede provocar cambios cerebrales perjudiciales.

Su hipótesis más intrigante es que las vacunas alteran las defensas generales del cerebro. "Existen pruebas fehacientes de que cuando recibimos estas vacunas, nos ayudan a producir anticuerpos contra el patógeno específico: el virus de la gripe", dice. "Pero también pueden modificar el sistema inmunitario de forma que sea mejor para eliminar el amiloide y la tau [las proteínas responsables de las placas y los ovillos que caracterizan el Alzheimer] o para evitar que estas proteínas se acumulen en primer lugar". 

2. La vacuna está vinculada a un corazón más fuerte

Los antecedentes de enfermedades cardíacas o derrames cerebrales pueden hacer que la gripe sea más probable y peligrosa. Además, la gripe puede desencadenar ataques cardíacos y derrames cerebrales en personas de alto riesgo. 

Según un estudio canadiense del 2018 (en inglés), las personas que contrajeron la gripe tenían seis veces más probabilidades de sufrir un ataque al corazón dentro de una semana después del diagnóstico. Según una nueva investigación (en inglés) publicada en la revista Stroke, de la American Heart Association, investigadores de University of Columbia observaron un aumento significativo de los derrames cerebrales en el mes siguiente a la gripe. 

La vacuna contra la gripe también puede prevenir posibles trastornos del corazón. Un nuevo estudio de University of Toronto, que incorporó seis estudios anteriores en los que participaron más de 9,000 pacientes, demostró que las personas que recibieron la vacuna contra la gripe tenían un 34% menos de riesgo de sufrir un evento cardiovascular importante en los 12 meses siguientes a la vacunación. Las personas vacunadas de alto riesgo con síndrome coronario agudo (enfermedades que interrumpen bruscamente el flujo de sangre al corazón) tuvieron un 45% menos de riesgo de sufrir eventos cardiovasculares importantes y un 56% menos de riesgo de morir por enfermedad cardíaca dentro del año siguiente a la vacunación, según los resultados publicados (en inglés) en JAMA Network Open. No se sabe exactamente cómo la vacuna contra la gripe protege el corazón, pero puede tener que ver con las placas que se acumulan en las paredes de las arterias de las personas con enfermedades cardíacas. La respuesta inmunitaria del cuerpo a la gripe crea una inflamación que se cree que altera estos depósitos de grasa, lo cual podría provocar coágulos de sangre que pueden desencadenar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

"La vacuna podría interactuar con el sistema inmunitario y los procesos inflamatorios del organismo para ayudar a estabilizar las placas que puedan estar presentes en los vasos sanguíneos, evitando así que estas placas se rompan y causen más problemas", afirma Bahar Behrouzi Homa, autora principal del estudio y candidata a doctora en la universidad. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


3. Podría frenar las complicaciones de otras enfermedades crónicas

Al igual que las enfermedades cardíacas, algunas enfermedades crónicas te hacen más propenso a la gripe y a sus efectos nocivos. Para las personas con diabetes o enfermedades pulmonares crónicas, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la vacunación anual contra la gripe es una de las mejores maneras de evitar que estos problemas de salud subyacentes empeoren. 

Las pruebas proceden de investigadores de la Facultad de Medicina de University of Minnesota y del Veterans Affairs Medical Center, en Minneapolis, que hicieron un seguimiento a adultos de 65 años o más inscritos en un plan de seguro médico que tuvieron una enfermedad respiratoria durante tres temporadas de gripe. Sus hallazgos (en inglés), publicados en la revista Annals of Internal Medicine, muestran que los pacientes vacunados tenían un 52% menos de probabilidades de ser hospitalizados por neumonía o gripe y un 70% menos de probabilidades de morir por estas enfermedades durante ese período.

Del mismo modo, un estudio realizado en el Reino Unido demostró que cuando las personas con diabetes recibieron la vacuna, redujeron sus posibilidades de ser hospitalizadas (en inglés) en casi un 80% durante las dos temporadas de gripe estudiadas.

4. Puede alargar la vida

La vacuna contra la gripe podría incluso aumentar tu expectativa de vida. Las pruebas: en un estudio reciente, también de Toronto, los investigadores analizaron a más de 54,000 adultos de 65 años o más que se habían sometido a pruebas de gripe entre el 2010 y el 2016. Descubrieron que los que recibieron la vacuna contra la gripe tenían menos probabilidades de morir (en inglés) por cualquier causa durante el período de varios años.

"En las grandes bases de datos de Ontario, descubrimos que las vacunas contra la gripe pueden reducir las posibilidades de que los adultos mayores mueran hasta en un 34%", afirma el doctor Jeff Kwong, autor del estudio y director adjunto del Centre for Vaccine Preventable Diseases de University of Toronto.

Es probable que las vacunas contra la gripe protejan a los adultos mayores de la muerte simplemente previniendo la infección en primer lugar y evitando que los que se infecten enfermen gravemente por el virus, afirma Kwong.

Aunque vacunarse es esencial, Kwong también recomienda usar mascarillas en los espacios cerrados, lavarse las manos y evitar a las personas enfermas durante la temporada de gripe para prevenir tanto la gripe como la COVID-19, otra enfermedad causada por un virus que se propaga con más facilidad en otoño e invierno. "En muchos lugares del mundo, cuando las mascarillas se hicieron obligatorias, la gripe básicamente desapareció", afirma Kwong. "Hay que pensar en las vacunas como una capa de protección, y cuantas más capas tengas, mejor".