Skip to content
 

Las vacunas contra la gripe están relacionadas con una reducción del riesgo de Alzheimer

Más investigación revela una relación entre la vacuna anual y una menor probabilidad de demencia.

Un hombre recibe la vacuna contra la gripe

GETTY IMAGES

In English

La vacuna contra la gripe puede hacer algo más que evitar que tengas fiebre y fatiga. Varios estudios indican que la vacuna anual también podría reportar beneficios para la salud del cerebro.

Investigadores de UTHealth Houston analizaron datos de casi 936,000 pacientes de 65 años o más que recibieron una vacuna contra la gripe y un número igual de personas que no la recibieron. Descubrieron que durante un período de cuatro años, aquellos que recibieron al menos una vacuna contra la gripe tenían un 40% menos de probabilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer que sus colegas no vacunados.

Además, el efecto protector fue más alto entre las personas que recibieron la vacuna con regularidad. “En otras palabras, la tasa de padecimiento de Alzheimer fue más baja entre las personas que recibieron sistemáticamente la vacuna contra la gripe todos los años”, dijo en un comunicado el Dr. Avram S. Bukhbinder, autor principal del estudio. En general, el 5.1% de los pacientes vacunados contra la gripe contrajeron la enfermedad de Alzheimer durante el seguimiento de cuatro años del estudio; la prevalencia fue del 8.5% para los pacientes que no se vacunaron.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Los nuevos hallazgos (en inglés), que se publicarán el 2 de agosto en Journal of Alzheimer's Disease, se basan en investigaciones anteriores (en inglés), también de UTHealth Houston, que descubrieron que aplicarse al menos una vacuna contra la gripe se relacionaba con una incidencia del Alzheimer un 17% menor. Esos resultados se presentaron en la Conferencia Internacional de la Alzheimer’s Association del 2020.

¿Cómo podría la vacuna estar relacionada con la enfermedad de Alzheimer?

Los expertos aún no han identificado lo que podría estar causando esta asociación entre la vacuna contra la gripe y una menor incidencia de Alzheimer, una enfermedad que afecta a más de 6 millones de personas en el país. Sin embargo, hay algunas teorías. Una se centra en el sistema inmunitario y el papel que puede desempeñar en el desarrollo del trastorno cerebral.

“Como hay pruebas que indican que varias vacunas pueden proteger contra la enfermedad de Alzheimer, estamos pensando que no es un efecto específico de la vacuna contra la gripe”, dijo el Dr. Paul E. Schulz, coautor del estudio y profesor de Trastornos Neurocognitivos en la Facultad de Medicina McGovern en UTHealth Houston.

Otros estudios han encontrado asociaciones entre varias vacunas que se aplican durante la adultez —como las vacunas contra el tétanos, la poliomielitis y el herpes— y un menor riesgo de demencia. Y en el 2020, un equipo de investigadores de Duke University descubrió que los adultos de 65 a 75 años vacunados contra la neumonía tenían una menor prevalencia (en inglés) de la enfermedad de Alzheimer.

“En cambio, creemos que el sistema inmunitario es complejo, y algunas alteraciones, como la neumonía (una complicación de la gripe), pueden activarlo de una manera que empeora la enfermedad de Alzheimer. Pero otras cosas que activan el sistema inmunitario pueden hacerlo de una manera diferente que lo protege contra la enfermedad de Alzheimer. Claramente, tenemos que aprender más sobre cómo el sistema inmunitario empeora o mejora los resultados de esta enfermedad”, dijo Schulz en una declaración.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


También puede ser que las personas que se mantienen al día con las vacunas contra la gripe “se cuiden de otras maneras” y tengan hábitos que mantienen el cerebro saludable, Rebecca Edelmayer, directora de participación científica de la Alzheimer’s Association, le dijo a AARP en el 2020 cuando se publicaron los hallazgos del primer estudio de UTHealth Houston.

Se ha demostrado que el ejercicio, la dieta y el sueño reducen el riesgo de deterioro cognitivo en los adultos. El control intensivo de la presión arterial también puede reducir los riesgos del deterioro cognitivo leve, un precursor de la demencia.

Los investigadores señalan que los estudios futuros deberían evaluar si la vacuna contra la gripe puede tener un impacto en la tasa de progresión de los síntomas en pacientes que ya tienen demencia causada por el Alzheimer. También vale la pena investigar si las vacunas contra la COVID-19 tienen alguna relación con la enfermedad de Alzheimer, dicen.

Más allá de la demencia, la vacuna contra la gripe se ha relacionado con un menor riesgo de padecer algunos eventos cardíacos, especialmente para las personas con enfermedades cardíacas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). También se ha asociado con la reducción de hospitalizaciones que surgen de complicaciones relacionadas con la diabetes y la enfermedad pulmonar crónica.

Los CDC recomiendan que la mayoría de las personas de 6 meses o más reciban la vacuna contra la gripe cada temporada. Este año, las autoridades de salud pública están instando a los adultos mayores a que opten por una versión de alta dosis de la vacuna para mejorar su protección contra una enfermedad grave provocada por una infección.

Nota de redacción: este artículo, que originalmente se publicó el 28 de julio del 2020, se ha actualizado para incluir nueva información.