Skip to content
 

Amplían la lista de discapacidades del Seguro Social

Afecciones cardíacas severas se encuentran entre las 100 que reúnen las condiciones.

In English | Cuando Steven Robeson, de 64 años, solicitó los beneficios por discapacidad del Seguro Social luego de que una insuficiencia cardíaca congestiva lo obligara a jubilarse en el 2006, se sintió afortunado de que la aprobación demandara seis semanas únicamente. Si le hubiese tomado más tiempo, Robeson y su esposa, Karla, de 55 años, habrían tenido que vender su casa en Libertytown, Maryland.

Actualmente, sin embargo, las personas que se encuentran en la situación de Robeson ni siquiera tienen que esperar tanto para saber si obtendrán los beneficios por discapacidad.

Vea también: Las 25 preguntas más frecuentes sobre el Seguro Social.

En julio, la SSA (Administración del Seguro Social) agregó 12 nuevas afecciones a su "lista de aprobación de reclamaciones por compasión", incluidas diversas insuficiencias cardíacas como la que afectaba a Robeson.

El trámite de las solicitudes de las personas que presenten una de las 100 afecciones (en inglés) incluidas en la lista se agilizará y podrán tener una respuesta en dos semanas. Para muchas otras personas, el procedimiento de aprobación del beneficio por discapacidad puede durar meses e incluso años.

"Cuando uno tiene una experiencia catastrófica y pierde el 50% de su ingreso, eso puede significar que deba vender su casa, no poder mantenerse. Eso es tan desolador para el paciente," dice Karla Robeson. Ella cree que la aprobación de los beneficios para su esposo afectó positivamente su salud porque ya no tuvo que preocuparse por la situación económica.

El Seguro Social sigue buscando otras afecciones para incorporar a la lista, a pesar de que es más difícil encontrarlas, afirma Michael Astrue, Comisionado del Seguro Social.

Simplificación del proceso

También están buscando formas de simplificar el proceso para los solicitantes. Recientemente se incorporó una nueva función en la solicitud de beneficios por discapacidad en internet de forma tal que cuando se indica una de las afecciones de la lista, se formulan menos preguntas a los solicitantes.

La iniciativa tiene un significado especial para Astrue, ya que era una de sus prioridades.

En 1985, Astrue ayudó a su padre a solicitar los beneficios por discapacidad luego de que le diagnosticaran un cáncer terminal en el cerebro. El proceso, afirma Astrue, era excesivo.

"Realmente no es necesario en un caso como este, ya que sabíamos de antemano que él no tenía esperanzas," dice Astrue. "Si se presenta un reclamo que no debería generar una disputa en términos médicos, queremos agilizarlo y otorgar los beneficios".

Siguiente: El proceso de trámites rápido ayuda a los que más lo necesitan. >>

Entre las afecciones incluidas en la lista de aprobación de reclamaciones por compasión y otro programa llamado determinación rápida de discapacidad, que se aplica a ciertos tipos de cáncer, los funcionarios del Seguro Social esperan agilizar alrededor del 5% de las reclamaciones por discapacidad este año.

Astrue espera que esa cifra aumente entre el 6% y el 9% en los próximos años.

Objetivo de marcar una gran diferencia

Los cambios tienen la capacidad de producir una mejora real, dicen las personas que han atravesado el proceso anterior.

A Marilyn Beiser, de 59 años, le llevó cinco meses recibir la aprobación de su beneficio por discapacidad luego de que le diagnosticaran precozmente la enfermedad de Alzheimer en el 2009. Esta enfermedad se incorporó en la lista de aprobación de reclamaciones por compasión unos meses más tarde en el 2010.

La larga espera por los beneficios le provocaba mucho estrés a Beiser, quien luchó durante años por mantener sus empleos a medida que los síntomas lentamente coartaban sus capacidades para permanecer en un lugar de trabajo. El resultado: Beiser ya no pudo trabajar pero necesitaba urgentemente ese ingreso para pagar sus cuentas.

Tan apremiante fue la situación económica de Beiser que se mudó con la familia de su hija en Hatboro, Pensilvania, mientras esperaba la decisión del Seguro Social.

"Siempre tenía nudos en el estómago", dice Beiser, quien temía que nunca le aprobaran el beneficio.

Finalmente, el hecho de recibir los beneficios del Seguro Social marcó la diferencia.

"Pude respirar nuevamente", afirmó. "Si quiero parar en McDonald's y comprarme un helado, puedo".

Vea también: 10 cosas que debe saber sobre el Seguro Social. >>

Michelle Diament es escritora independiente, establecida en Memphis.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO