Skip to content
 

Los adultos mayores necesitan un plan en caso de desastre, dice FEMA

La temporada alta de huracanes abarca desde mediados de agosto hasta mediados de octubre. No es el único mal tiempo del que preocuparse.

Alerta de emergencia de clima destructivo

Getty Images

In English 

Tal vez pienses que tienes todo lo que necesitas en caso de inclemencias meteorológicas, pero los expertos advierten que la mayoría de las personas mayores no están tan preparadas como deberían.

Alrededor de dos tercios o más de las personas mayores de 50 años tienen un cargador de teléfono para su automóvil que pueden usar si se va la luz, ponen contactos de emergencia en su teléfono, hacen acopio de sus recetas médicas para al menos tres semanas y descargan la aplicación para teléfonos inteligentes de su banco, según una encuesta realizada en julio del 2023 por AARP y el Centro Nacional de Investigación de Opinión de la Universidad de Chicago. No obstante, a partir de ahí, la preparación para un posible desastre va cuesta abajo.


OFERTA POR TIEMPO LIMITADO: Únete a AARP por solo $9 al año con una membresía de 5 años y recibe un REGALO. Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine. 


“La tecnología ha facilitado la preparación y la acción durante las emergencias, pero su fiabilidad depende de las medidas que tome una persona antes de que ocurra un desastre”, expresó Tom Kamber, director ejecutivo de Servicios de Tecnología para Adultos Mayores (OATS, Older Adults Technology Services) de AARP. Esta organización benéfica afiliada a AARP se especializa en enseñar habilidades tecnológicas a personas mayores.

La mayoría de las personas mayores carece de un plan de emergencia

Menos de un tercio de las 1,012 personas mayores encuestadas afirmaron haber creado un plan de emergencia, una medida que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) considera vital. Tampoco han invertido en un generador (un dispositivo portátil alimentado por gas o energía solar o un generador más costoso para toda la casa) que proporcione energía de reserva en caso de quedarse sin electricidad durante varios días.

Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), a medida que las personas envejecen se vuelven más vulnerables a los fenómenos meteorológicos extremos.

  • Los problemas crónicos de salud hacen que las personas sean más sensibles a la contaminación atmosférica, como el humo de los incendios forestales.
  • Los medicamentos y una menor capacidad para sudar alteran la capacidad del cuerpo para enfriarse en condiciones de calor extremo, lo que provoca agotamiento causado por el calor e insolación.
  • La disminución de la movilidad reduce la capacidad de las personas mayores para escapar rápidamente de los peligros. Solo seis de los 85 muertos durante el incendio Camp Fire en Paradise, California, en el 2018, eran menores de 50 años. 

Según estimaciones de la Oficina del Censo de EE.UU., la población mayor de 50 años ha aumentado alrededor de un 15% en una década, hasta alcanzar los 120 millones en el 2021, lo que representa más de un tercio de la totalidad de la población del país.

“Estar preparado para un desastre natural es importante a cualquier edad”, comenta Jeff Jackson, administrador adjunto en funciones para la preparación nacional de la FEMA. “Esto es particularmente cierto para los adultos mayores que quizás dependan de la disponibilidad de servicios de atención médica, transporte accesible, dietas especiales, medicamentos, dispositivos para la movilidad, acceso a electricidad y comunicación, entre otros recursos vitales”.

Los desastres naturales ocurren en cualquier mes

La temporada alta de huracanes es desde mediados de agosto hasta mediados de octubre, pero casi cualquier época del año tiene sus propios peligros.

La temporada alta de tornados comienza en la primavera en la costa del Golfo y llega a las llanuras del norte en julio.  La temporada alta de incendios forestales en el oeste es durante el verano, pero el Servicio Forestal de EE.UU. lo considera ahora un problema durante todo el año.

Las inundaciones pueden producirse en cualquier momento cuando las lluvias son intensas o la nieve y el hielo se derriten; y los deslizamientos de tierra también representan un peligro. El frío extremo con o sin condiciones de ventisca crea riesgos de congelación y paraliza las redes eléctricas.

“Es fundamental que las personas mayores hablen de sus necesidades con su red de apoyo de confianza antes de que se produzca un desastre natural”, afirma Jackson, sobre todo teniendo en cuenta que las catástrofes suelen ir seguidas de una pérdida de electricidad que puede durar de horas a semanas, con el servicio de telefonía móvil interrumpido y las carreteras intransitables.

Adopta ahora estas 7 medidas para estar preparado más adelante

El momento perfecto para pensar en la preparación para emergencias es cuando hace un tiempo maravilloso.

1. Conoce a tus vecinos y visítalos con regularidad. Establecer esas conexiones ahora puede ayudarte a ti y a los socorristas más tarde, cuando verifiquen que todos estén a salvo tras los daños generalizados.

2. El acceso quizás sea escaso o nulo a tiendas de comestibles, hospitales o farmacias durante una emergencia, por lo que debes tener suficientes provisiones de alimentos, medicamentos recetados y agua para un mínimo de tres días. Si utilizas equipo médico que requiere electricidad, habla con tu profesional de la salud sobre cómo usarlo durante un apagón.

3. Ponles baterías nuevas a tus linternas, ten baterías de repuesto para los dispositivos que preveas utilizar más a menudo y mantén suficientes suministros para el botiquín de primeros auxilios. Las provisiones almacenadas durante mucho tiempo pueden haberse deteriorado con el paso de los años.

Una lista de verificación impresa es muy útil

La iniciativa Compartir es Vivir (Create the Good), de AARP, que pone en contacto a personas con posibles oportunidades de voluntariado, dispone de guías imprimibles en inglés y español que te guiarán a través de todos los pasos necesarios para prepararte ante una emergencia.

4. Compra una radio que utilice energía alternativa. Hoy día, las opciones no se limitan a las baterías alcalinas, sino que también hay dispositivos manuales y otros que se recargan con luz solar. Prueba la calidad de la señal de la emisora de noticias que más vayas a escuchar antes de necesitarla, y si guardas la radio durante mucho tiempo, mantén las baterías cerca, pero separadas de la radio para evitar la corrosión. 

También podrías usar la radio del auto durante una emergencia, pero no cuentes con ello. Es posible que tu vehículo sufra daños o que tengas que conservar la gasolina y la batería después de una tormenta.

5. Asegúrate de que las alertas de emergencia de tu teléfono estén activadas. Estos mensajes de texto enviados por las autoridades nacionales, estatales y locales están activados de forma predeterminada en los teléfonos inteligentes Android y iPhone. 

Es posible que las alertas de prueba no estén activadas, pero es una buena idea pulsar el botón en la configuración para permitirlas —Settings (Ajustes) | Notifications (Notificaciones) | Advanced settings (Ajustes avanzados) | Wireless emergency alerts (Alertas de emergencia inalámbricas) | Test alerts (Alertas de prueba) en muchos teléfonos Android, incluido el Samsung Galaxy S23; y Settings (Ajustes) | Notifications (Notificaciones) | Government AlertsTest Alerts (Alertas del Gobierno, Alertas de prueba) para los teléfonos iPhone—, sobre todo con una prueba del Sistema Naciona de Alerta de Emergencias programada para las 2:30 p.m., hora del este, el 4 de octubre. 

6. Sigue a FEMA, a la Cruz Roja Americana y a los equipos de socorristas en tus cuentas de redes sociales para estar al tanto de más información en tiempo real después de un desastre natural.

​7. Utiliza la nube, de forma segura, para guardar documentos importantes. La destrucción de documentos oficiales durante los desastres puede retrasar los pagos de los seguros y otras formas de ayuda que te permiten recuperarte con más facilidad. Así que aunque prepares copias impresas para tu kit de primeros auxilios financieros de emergencia, guarda también copias digitales cifradas en el almacenamiento en línea.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Una maleta está llena de artículos de emergencia como un botiquín de primeros auxilios, ropa, cámara y documentos

Getty Images

¿Tienes un plan de evacuación?

Crea un plan de evacuación rápida antes de que lo necesites, aconseja FEMA.

1. Observa las rutas de evacuación mientras consideras qué tipos de desastres naturales podrían afectar tu vecindario. Utiliza un mapa impreso como copia de reserva.

2. Mantén el tanque de gasolina lleno si parece probable una orden de evacuación. La gasolinera más cercana quizás esté cerrada durante una emergencia.

3. Organiza un plan de evacuación con tus amistades si no tienes automóvil.

4. Determina un lugar donde reunirse si toda tu familia no está en casa cuando tengas que evacuar.

5. Aprende a cortar la electricidad, el gas natural y el agua en caso de que las autoridades locales de la zona te lo indiquen para prevenir incendios tras eventos meteorológicos extremos.

6. Mantén un bolso de viaje preparado de modo que puedas evacuar lo más rápido posible. 

7. Prepara también un bolso de viaje para tus mascotas. Asegúrate de que sus chapas de identificación estén actualizadas y de que lleven un microchip con información al día. Considera un collar con localizador GPS. Los que tienen la capacidad de identificar una ubicación exacta requieren una suscripción mensual al servicio por satélite. No abandones a tus animales.

Jackson sugiere que las personas que vivan en hogares de ancianos o en centros de vida asistida hablen con los administradores sobre la planificación en casos de desastre, sobre todo los planes de evacuación. Los familiares también deberían preguntar sobre la preparación del establecimiento en casos de emergencia.

“Siempre que sea posible, las personas mayores deben establecer una red de apoyo con familiares, amigos, vecinos, la comunidad u organizaciones religiosas, proveedores de servicios humanos y cualquier otra entidad o persona que pueda ayudarlos antes y después de una emergencia o un desastre”, comenta. “Es de suma importancia que las personas mayores hablen sobre sus necesidades con su red de apoyo de confianza antes de que ocurra un desastre natural”.

Nota de redacción: Este artículo se publicó originalmente el 30 de agosto del 2019. Se actualizó para incluir nueva información.

Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Kassraie anteriormente cubrió temas de política exterior de EE.UU. como corresponsal en la oficina de Washington de Kuwait News Agency y realizó trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.

También te puede interesar