Skip to content
 

Cómo el calor extremo afecta el cuerpo después de los 50 años

Las altas temperaturas pueden generar una serie de eventos que amenazan la vida. A continuación te explicamos cómo mantenerte seguro.

Una mujer seca el sudor de su frente con un pañuelo

BISERKA STOJANOVIC / GETTY IMAGES

In English

No es tu imaginación: Hace más calor que cuando eras niño. Los nueve años entre el 2013 y el 2021, están considerados entre los 10 años más calurosos que se han registrado, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. Los expertos en clima advierten que los brotes de calor extremo solo se harán más comunes a medida que las temperaturas globales continúen aumentando.

Eso es una mala noticia para los adultos mayores, que son más propensos a enfermarse a causa de las altas temperaturas, incluso a morir a causa de esto.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las altas temperaturas envían a más de 67,500 personas en Estados Unidos a la sala de emergencias anualmente. En promedio, los CDC dicen que el calor mata a más de 700 personas al año, aunque otras investigaciones sugieren que el número es mucho más alto. Un estudio del 2020 (en inglés) publicado en la revista Environmental Epidemiology, por ejemplo, revela que un promedio de 5,608 muertes se atribuyen al calor cada año. Otro estudio de un equipo de investigadores de Duke University calcula que 12,000 personas en el país mueren cada año (en inglés) por causas relacionadas con el calor.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Independientemente del total, la mayoría de las personas que mueren a causa del calor son mayores de 50 años, dice el National Institute on Aging.

“Todo tiene que ver con la capacidad de nuestro organismo para lidiar con el calor a medida que envejecemos”, dice el Dr. Aaron Bernstein, director interino del Center for Planet, Health and the Global Environmental en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. “Puede que el cuerpo de las personas mayores no pueda disipar el calor tanto como las personas más jóvenes. También tendemos a tener problemas de salud más crónicos y podemos tomar más medicamentos que afectan la capacidad de nuestro cuerpo para lidiar con el calor”.

A continuación, un resumen de por qué el calor es un riesgo tan alto para la salud de los adultos mayores, y lo que puedes hacer para mantenerte seguro a medida que las oleadas de calor se vuelven más frecuentes.  

Enfriar el cuerpo se vuelve más difícil  

Las personas entran en problemas cuando no pueden enfriar la temperatura de su cuerpo. Ahí es cuando puede ocurrir el agotamiento por calor, a menudo marcado por mareos, fatiga y un pulso débil y rápido. Y si eso no se trata, la insolación puede ocurrir, lo que acarrea el potencial de daño a largo plazo de los órganos, o la muerte.

La sudoración es la mejor manera en que los humanos se enfrían, dice Bernstein. No es el sudor en sí lo que es particularmente refrescante, sino más bien el proceso de evaporación. Se necesita energía para evaporar el sudor de la piel, y la fuente de energía en esta ecuación es el calor. Así que, a medida que el sudor cambia de líquido a vapor, el calor deja tu cuerpo y comienzas a enfriarte.

Pero las glándulas sudoríparas se vuelven menos eficaces con la edad. “No pueden bombear tan rápido el sudor”, dice el Dr. Daniel Van Durme, director médico de la Facultad de Medicina de Florida State University.

Además, varios medicamentos comunes entre los adultos mayores pueden interferir con la eficacia con la que el cuerpo suda o controla el calor, agrega Van Durme, incluidos algunos antihistamínicos (para aliviar los síntomas de las alergias) y medicamentos usados para tratar la vejiga hiperactiva. Ciertos antidepresivos y algunos medicamentos para la presión arterial también pueden obstaculizar la capacidad del cuerpo de enfriarse, y los expertos dicen que es probable que haya muchas más probabilidades de que eso cause este efecto.

Otra desventaja para los adultos mayores es el impacto del calor en el corazón. A la par con la sudoración, el cuerpo libera calor al aumentar el flujo sanguíneo a la piel para desviar el calor del centro. Esto requiere que el corazón trabaje más. “Y si tienes una enfermedad cardíaca, eso ejerce presión sobre un corazón que ya es potencialmente débil”, dice Bernstein. “Por eso ves a personas durante los eventos de calor que tienen ataques cardíacos, arritmias o derrames cerebrales; hay un gran riesgo de eso”.

Alrededor de 20 millones de adultos en Estados Unidos tienen el tipo de enfermedad cardíaca más común, según los CDC, y su prevalencia aumenta con la edad. Además, casi la mitad de los adultos en Estados Unidos se ven afectados por enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos, informa la American Heart Association.

La deshidratación aumenta el peligro

La hidratación juega un papel importante cuando se trata de mantenerte saludable a temperaturas extremas. Necesitas líquido para producir el sudor que te enfría; también es esencial para mantener las células y los órganos funcionando.

Pero los adultos mayores tienen más dificultad para mantenerse hidratados, principalmente debido a una menor sensación de sed que se desarrolla a medida que envejeces, dice el Dr. Eric De Jonge, director de Geriatría en el MedStar Washington Hospital Center en Washington D.C. Ciertos medicamentos que atraen líquido del cuerpo al igual que los diuréticos, que se usan para tratar la presión arterial alta y la insuficiencia cardíaca, e incluso los laxantes, pueden complicar aún más la situación.

Cuando estás deshidratado, los riñones “pueden caer en una disfunción”, dice Bernstein, lo que provoca un efecto dominó de destrucción en todo el cuerpo. La deshidratación es especialmente riesgosa para casi el 40% de los adultos de 65 años o más en Estados Unidos que ya tienen enfermedad renal. Bernstein también recomienda precaución entre quienes toman medicamentos rutinariamente que son perjudiciales para los riñones, incluidos medicamentos de venta libre como el ibuprofeno.

Además de la enfermedad renal, otra enfermedad crónica que puede empeorar debido a la deshidratación es la diabetes, que los CDC dicen que afecta a aproximadamente al 29% de los adultos de 65 años o más en el país y a aproximadamente el 19% de las personas de 45 a 64 años. El azúcar en la sangre se concentra más cuando hay menos agua en el cuerpo, explican los CDC, y se vuelve “increíblemente difícil” controlar los niveles de azúcar en la sangre, dice Bernstein.

Incluso el cerebro siente los efectos del calor: La parte responsable de la planificación a largo plazo “se va de vacaciones”, dice Bernstein, “y la parte del cerebro que está en modalidad de crisis es quien controla”. El sentido común puede verse perjudicado y puede haber lesiones.

Para mantenerte seguro, elabora un plan para los días con mucho calor

Con lo que parece una lista interminable de complicaciones de salud que pueden surgir cuando las temperaturas suben, agrega a esa lista cómo el aire caliente puede agravar los pulmones y desencadenar problemas respiratorios, incluso en personas que no son propensas a la dificultad respiratoria. Los expertos dicen que un poco de planificación puede ayudar mucho cuando se trata de mantenerte seguro durante el verano.

Esto es lo que puedes hacer:

Presta atención a la humedad. No hay una temperatura única a la que las cosas se vuelvan peligrosas, dicen los expertos; depende tanto de lo que una persona está acostumbrada y de cómo se aclimata el cuerpo al calor. Pero una cosa que puede aumentar el peligro es la humedad, ya que el sudor, el mecanismo de refrigeración del cuerpo, “no quiere evaporarse en un ambiente en el que ya de por sí hay mucha agua”, dice Bernstein.

Como regla general, “85 [°F] y humedad es cuando empezamos a preocuparnos y a hablar con nuestros pacientes y familias mucho sobre las medidas preventivas”, dice De Jonge.

Habla con tu médico sobre tus medicamentos. Si tomas un medicamento que puede afectar la manera en que tu cuerpo afronta el calor, no dejes de tomarlo solo porque las temperaturas altas están en el horizonte. “Los peligros de detener el uso de un medicamento pueden ser mucho peores”, advierte Van Durme. En cambio, toma precauciones adicionales en el calor, dice. Tu médico también puede decidir cambiar tus medicamentos durante los meses más cálidos.

Bebe más allá del punto de la sed y sé creativo con la hidratación. No uses la sed como tu guía para la hidratación porque “para cuando tengas sed, ya estás considerablemente deshidratado”, dice Van Durme. El color de la orina es un buen indicador de si estás bien hidratado. Está bien si es un amarillo pálido, pero no está bien si es amarillo oscuro o naranja, dice De Jonge. Eso es una señal de que necesitas seguir bebiendo líquidos, pero no alcohol ni cafeína. 

Sin embargo, no tienes que limitarte al agua. La fruta fría —como la sandía y el melón— puede mejorar tus niveles de hidratación. Mezclar un poco de jugo de fruta puede mantener las cosas más interesantes para las personas que se cansan del agua natural.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Ten a mano un ventilador. Si no tienes aire acondicionado —o incluso si lo tienes—, los ventiladores pueden ayudar a mantenerte fresco al ayudar a que el sudor se evapore rápidamente del cuerpo. Pero cuando la temperatura está por encima de cierto nivel, no son muy útiles. “Cuando la temperatura es más alta en el exterior que en el cuerpo, los ventiladores funcionan como un horno de convección; en realidad estás echándote calor”, dice Bernstein.

Una ducha o un baño frío es otra manera de enfriarte en casa cuando las cosas se calientan demasiado.

Presta atención a tu termostato. Si tienes una enfermedad crónica que te podría poner en mayor riesgo de enfermar por el calor y la temperatura en tu hogar es mayor de 80 °F, “necesitas hacer algo”, dice Bernstein. Eso podría significar encender un ventilador, mudarte a un nivel más fresco en tu hogar o edificio, o ir a un espacio con aire acondicionado, incluso si es la casa de un vecino.

Conoce tus centros de refrigeración. Muchas comunidades crean centros de refrigeración durante las olas del calor para proporcionar un espacio seguro para que las personas se enfríen. Identifica el más cercano y elabora un plan para saber cómo puedes llegar allí si necesitas usarlo. Además, si tienes mascotas, comprueba si son bienvenidas, dice Diane Garcia-Gonzales, científica de investigación de la Facultad de Salud Pública Fielding en University of California, Los Ángeles, quién fue parte del equipo que creó mapas comunitarios de calor (en inglés) para California para que los residentes puedan mantenerse informados sobre los eventos de calor en sus áreas.

No te olvides de otros espacios con aire acondicionado: una iglesia, una biblioteca e incluso un viaje al supermercado o al centro comercial puede brindar alivio.

Ten un plan de respaldo. Siempre es bueno tener un plan en caso de que el aire acondicionado deje de funcionar o que la electricidad se agote y tu hogar comience a calentarse, dice Garcia-Gonzales. Por supuesto, esto depende de si el problema está generalizado. Si es limitado, identifica un lugar donde sepas que tú y los miembros de tu hogar pueden mantenerse fríos. Y si el aire acondicionado se apaga durante un período extenso de calor, no trates de esperar a que termine la oleada de calor para arreglarlo.

Conoce las señales de advertencia de la enfermedad por calor y qué hacer. Ten cuidado con la confusión y la dificultad para hablar. Los problemas neurológicos significan que necesitas llegar a la sala de emergencias. “Esa es con la que no debes querer lidiar”, dice Van Durme. Si alguien solo necesita sentarse —tal vez se sienta un poco cansado, pero es capaz de continuar una conversación—, pídele que se refresque al colocarlos en el aire acondicionado o colocarlos cerca de un ventilador. Y asegúrate de que ingieran líquidos.

Algo más: Presta atención a otras personas a tu alrededor. Si estás en un evento o reunión y una persona se afecta por el calor, “entonces todos corren riesgo”, agrega Van Durme.

Fíjate en las otras personas. Finalmente, si tienes un vecino, amigo o familiar que tiene un mayor riesgo de enfermar por el calor, fíjate en ellos cuando la temperatura calienta y asegúrate de que tomen líquidos y se mantengan frescos y cómodos. “No hay ningún sustituto para las visitas diarias en persona”, dice De Jonge.

Agotamiento por calor versus insolación

Calentarse demasiado puede ser peligroso. Presta atención a estas señales de advertencia.

Agotamiento por calor:

  • Debilidad o mareos
  • Sudoración excesiva
  • Piel fría, pálida y húmeda
  • Náuseas o vómitos
  • Pulso rápido y débil
  • Calambres musculares

Si tienes estos síntomas, dirígete a un lugar fresco y con aire acondicionado, bebe agua y toma una ducha fría o usa una compresa fría.

Insolación:

  • Dolor de cabeza o confusión
  • Falta de sudor
  • Temperatura corporal superior a los 103 °F
  • Piel roja, caliente y seca
  • Náuseas o vómitos
  • Pulso rápido y fuerte
  • Posible pérdida del conocimiento

Si notas que alguien experimenta estos síntomas, llama al 911, lleva a la persona a un lugar más fresco y reduce su temperatura corporal con toallas frías o un baño.

Fuente: C-CHANGE/Americares en la Facultad de Salud Pública T. H. Chan de Harvard