Skip to content
 

Cómo deberían prepararse los adultos mayores ante los incendios, los huracanes y otras emergencias

Elementos importantes que podrían faltar en las listas tradicionales.

Phil Roberts carga sacos de arena en su camioneta

THE WASHINGTON POST/GETTY IMAGES

Phil Roberts carga sacos de arena en su camión en preparación para el huracán Ian el 26 de septiembre de 2022.

In English

La temporada de huracanes, la temporada de incendios, los tornados y otras emergencias significan que las personas que viven en áreas propensas a estos eventos deberían tener un plan establecido. Pero si tienes 50 años o más, hay algunos elementos adicionales a los que debes prestar atención especial.

Además de obtener los artículos básicos, como el agua, los alimentos no perecederos, un kit de primeros auxilios, las linternas, las baterías y un tanque lleno de gasolina, los adultos mayores deben pensar con anticipación, dice Don Walker, el oficial de información pública del Manejo de emergencias del condado de Brevard en Florida, que se está preparando para un golpe del huracán Ian.

Cualquier persona con problemas médicos que pueda necesitar ir a un refugio debe realizar esos preparativos con tiempo, antes de que ocurra un evento meteorológico, dice Walker. Algunos refugios proporcionan enfermeros, personal médico u otros equipos, pero necesitan saber que vas a ir. Y ten suficientes medicamentos recetados que duren varios días, o incluso dos semanas si la electricidad se interrumpe durante un período prolongado y las farmacias no están abiertas, dice Walker. “Haz esos preparativos con antelación”, dice. “Si lo haces en ese último momento, no va a funcionar bien”.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Los adultos mayores pueden ser más propensos a vivir en hogares antiguos, casas móviles o casas prefabricadas que no pueden resistir las tormentas tan bien como las viviendas más modernas, dice Walker. Si es necesario, ten un plan para dónde ir —ya sea un refugio, un hotel o quedarte con un amigo o familiar— incluso si no es necesario evacuar.

“Si estás evacuando, hazlo temprano en vez de más tarde”, dice Walker. “No querrás conducir bajo la lluvia o por un alto caudal de agua o en una carretera inundada”.

Y asegúrate de tener la información de contacto de las personas a las que podrías tener que avisar si sales de casa. “No quieres dejarlos adivinar”, dice.

Russ Dunn, de 54 años, de Bradenton, Florida, pasó días preparándose mientras se acercaba el huracán Ian. Limpió las canaletas de su casa, arregló los escapes de las ventanas, colocó las persianas para huracanes, les echó gasolina a los automóviles y se aseguró de que la parrilla estuviera lista en caso de un apagón. Sacó las linternas, compró baterías, se abasteció de comida no perecedera, compró hielo, se aseguró de que su familia tenía todos sus medicamentos y cargó sus baterías portátiles para el teléfono celular. Compró comida adicional para mascotas para el perro, y verificó que todas sus herramientas no eléctricas y de gas estaban funcionando. “Una motosierra eléctrica no te ayuda si no tienes electricidad”, dice Dunn.

Pero también tuvo que asegurarse de que sus padres, que tienen 84 y 83 años y viven a unos 20 minutos de distancia, estuvieran preparados para la tormenta. Repitió la mayor parte de su lista de cosas que hacer en el hogar de sus padres; movió hacia dentro los muebles de patio y las plantas en macetas que podrían volarse con los vientos fuertes. También se aseguró de sacar las linternas, abastecerlos de comida y comprarles cargadores portátiles de teléfonos celulares.

“Según lo malo que pudiera ser, yo podría buscarlos y hacer que vengan a nuestra casa”, dice.

Planificación para desastres:

Para obtener más información sobre qué hacer para prepararse para una emergencia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen una lista de información creada específicamente para los adultos mayores. Algunos de los elementos que la agencia recomienda que tengas a mano:

  • Un suministro de medicamentos para mínimo tres días, junto con una hielera y bolsas de hielo si tus medicamentos requieren refrigeración. Además, si es necesario, suministros médicos como jeringas.
  • Solución para lentes de contacto, anteojos o audífonos y baterías adicionales para las personas que los necesitan.
  • Una banda de identificación con tu nombre completo, una lista de alergias y un número de contacto de un familiar.
  • Información sobre tus dispositivos médicos, incluidos el oxígeno, los andadores y las sillas de ruedas. La información debe incluir los números de modelo y el proveedor de los productos.
  • Documentos en una bolsa impermeable. Estos deben incluir un plan de cuidados personal; información de contacto de los familiares; una lista de medicamentos que incluya la dosis, el nombre exacto, la información de farmacia y el médico que receta cada medicamento; una lista de alergias alimentarias o médicas; copias de documentos de identificación con foto y tarjetas de seguro médico; y documentos de un poder notarial duradero o un poder notarial de salud.
  • Se debe usar dinero en efectivo si el cajero automático y las terminales para tarjetas de crédito no funcionan.

Los CDC también recomiendan que las personas incluyan provisiones adicionales para abordar la propagación del coronavirus, la gripe y otros virus. Estas provisiones incluyen mascarillas para todas las personas mayores de 2 años, jabón, desinfectante de manos y toallitas desinfectantes. La lista completa está aquí.

El sitio Ready.gov del Departamento de Seguridad Nacional ofrece una serie de recursos para emergencias, incluida una lista de artículos que deberían estar en un kit básico para emergencias.

Entre los artículos sugeridos:

  • Un galón de agua por día por persona durante al menos tres días.
  • Provisión de alimentos no perecederos para al menos tres días.
  • Una radio de batería o de palanca manual, junto con una radio del tiempo NOAA que envía un tono automático en caso de una alerta de emergencia.
  • Una linterna y baterías adicionales.
  • Un teléfono celular con cargadores y una batería de reserva.
  • Un silbato para indicar que necesitas ayuda.

El programa Create the Good, de AARP, ofrece un proyecto individual para ayudar a prepararse (en inglés) para los huracanes. La guía para las personas está aquí (en inglés).

Michelle Davis escribe artículos sobre el hogar, la familia y temas multiculturales, y es editora de noticias para AARP. Anteriormente, fue reportera sénior y estratega de redes sociales para EdWeek Market Brief y corresponsal sénior de Education Week.