Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Crea un plan familiar en caso de una emergencia Skip to content
 

El cuidado de los seres queridos en una emergencia

Crea un plan ahora, antes de que ocurra un desastre.

Mujer adulta sentada con sus padres en la mesa de la cocina discutiendo sus planes en caso de una emergencia

GETTY IMAGES

In English | Nadie quiere contemplar la posibilidad de que ocurra un desastre natural en el área donde vive un ser querido mayor, pero es prudente considerar qué hacer en esos casos antes de que se produzca una emergencia.

Después de todo, en cualquier momento pueden ocurrir huracanes, tornados, incendios, inundaciones y otros desastres. Y dada la creciente frecuencia y gravedad de los eventos intensos relacionados con el clima y los desastres naturales, puede que la pregunta no sea si sucederán o no, sino cuándo.

Es un error suponer que otra persona ya ha creado con anticipación un plan de preparación para desastres. En un estudio del 2015 (en inglés) de más de 1,300 adultos mayores realizado por investigadores de University of Iowa, solo el 34% de las personas encuestadas dijeron que habían participado en un programa educativo o leído información sobre cómo prepararse para un desastre.

Más recientemente, un estudio del 2018 llevado a cabo por Rand Health (en inglés) halló que en la mayoría de las comunidades amigables con las personas mayores y los vecindarios de adultos de mayor edad en Estados Unidos, la promoción de la preparación para desastres no es una prioridad.

Aunque la mayoría de los departamentos de salud pública han creado programas de preparación para desastres, esos programas no están necesariamente diseñados para abordar las necesidades y los desafíos de los adultos mayores. Sin embargo, los adultos mayores son particularmente vulnerables durante y después de los desastres, ya sea porque sufren alguna enfermedad crónica o porque tienen problemas de movilidad.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Es por eso que es buena idea "tomar medidas de preparación cuando no hay una emergencia, de modo que cuando ocurra una haya un plan establecido sobre lo que deben hacer los adultos mayores y los cuidadores", dice Andrew B. Crocker, especialista en gerontología y salud del AgriLife Research and Extension Service de Texas A&M en Amarillo. Estas son las medidas clave que debes tomar, dependiendo de dónde viva tu ser querido:

Si tu ser querido vive en su propio hogar:

Si vives lejos, empieza por hacer una lista de amigos, vecinos, líderes religiosos y otros conocidos cercanos que puedan verificar si tu ser querido está bien, y averigua cómo mantenerte en contacto con ellos durante una emergencia. Intercambia los números de teléfono, correos electrónicos y otra información de contacto con ellos, crea una lista de llamadas y deja esta información cerca del teléfono de tu ser querido.

"Como último recurso, puedes llamar a la policía —a un número que no sea de emergencias— y pedir que verifiquen si tu ser querido se encuentra bien. Pero es mejor tener una lista de personas que puedan ayudar", dice Ruth Drew, directora de información y servicios de apoyo en la Alzheimer's Association. La ayuda de un equipo de gente es esencial en caso de un desastre local, ya que la policía podría estar ocupada con llamadas de ayuda.

Elabora una ruta de evacuación en caso de que tu ser querido tenga que trasladarse a otro lugar antes, durante o después de una emergencia. Determina cómo puede dejar el hogar de manera segura, a dónde debe ir y cuál es la mejor ruta (incluido un plan de transporte). Esto es especialmente importante si tu ser querido vive en un área susceptible a huracanes y otras tormentas peligrosas, dice Drew.

Anima a tu ser querido a escuchar consejos sobre si debe evacuar o no en la radio o TV. Además, averigua cuál es la manera más segura de que tu ser querido permanezca en su hogar durante un fenómeno meteorológico extremo, como un tornado. Practica el simulacro de evacuación o de refugio en el hogar con tu ser querido cada seis meses.

Crea un kit portátil de suministros de emergencia que tu ser querido pueda llevar consigo fácilmente. Debe incluir al menos un suministro de tres días de medicamentos, alimentos no perecederos y agua, dispositivos médicos (como audífonos y baterías, anteojos o lentes de contacto), linterna y baterías, artículos de higiene personal y cargadores para celulares. Revisa el contenido cada tres a seis meses para asegurarte de que los suministros estén al día; reemplaza artículos vencidos y agrega nuevos si fuera necesario.

Haz copias de documentos importantes y guárdalas en una bolsa impermeable para protegerlas. Estas deben incluir una copia de la tarjeta de seguro médico de tu ser querido, una identificación con foto, documentos de poderes notariales, una lista de sus alergias y enfermedades, una lista de todos los medicamentos que toma (incluidos la dosis, la hora en la que los toma y quién los recetó), e información de contacto de familiares, médicos y cuidadores. Mantén la bolsa en un lugar fácil de recordar y recuérdale a tu ser querido que la lleve consigo antes de evacuar su hogar.

Desarrolla un plan de comunicación antes de que lo necesites. Habla con tu ser querido sobre cómo prefiere dejarles saber a sus familiares dónde y cómo se encuentra —ya sea mediante mensaje de texto en un grupo, correo electrónico o una llamada telefónica—, aconseja Drew. Asegúrate también de elegir a una persona que viva fuera de la ciudad para contactar en caso de que sea más fácil hacer llamadas de larga distancia que llamadas locales durante un fenómeno meteorológico extremo.

Si tu ser querido vive en una comunidad de vivienda asistida o en un hogar de ancianos:

En estas situaciones, es importante también crear una lista de los amigos y vecinos de tu ser querido que puedan verificar el estado de tu familiar. Dependiendo de su salud y su estado cognitivo, quizás también debas crear un kit personal de suministros de emergencia y guardar copias de documentos importantes en una bolsa impermeable para protegerlas.

Pero uno de los pasos más importantes es programar una cita con alguien de la administración para hablar sobre los planes de preparación y evacuación del centro asistencial. "Depende del adulto mayor y su cuidador averiguar qué planes existen en caso de emergencia, y si se revisan, prueban y actualizan con regularidad", dice Crocker.

Para conocer más detalles, pregunta lo siguiente:

  • ¿Qué hacen en caso de un apagón? ¿El centro cuenta con generadores eléctricos de reserva y les dan mantenimiento con regularidad?
  • ¿Quién administrará los medicamentos y se ocupará de necesidades especiales, como la terapia de oxígeno, durante una emergencia?
  • ¿Quién será responsable de evacuar a tu ser querido y llevarlo a un lugar seguro?
  • ¿Cómo manejará el personal a los residentes que pueden movilizarse y a los que no?
  • ¿Cuál es el número de cuidadores por residente durante una emergencia?
  • ¿El centro traerá más personas?
  • ¿Cómo comunicará el personal a los familiares lo que se está haciendo para cuidar de los seres queridos durante una emergencia?

"No se puede enfatizar lo suficiente que las personas que cuidan de adultos mayores deben permanecer calmados y amables y brindar tranquilidad", indica Drew. "Actuar apurado y frenético solo empeora las cosas, especialmente si la persona tiene una enfermedad cerebral". Crear un plan de manejo de emergencias con anticipación puede ayudar a que todos se mantengan tranquilos, serenos y seguros si ocurre algo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO