Skip to content
 

Está en tus manos crear un ambiente de trabajo saludable

5 consejos para ser más productivo y disfrutar tus tareas.

Ejecutivos en una reunión

Alto Images/Stocksy

¿Te has puesto a pensar en lo maravilloso que es trabajar? Tal vez soy una persona privilegiada porque tengo la oportunidad de hacer lo que más me gusta y ser remunerada por ello. Sin embargo, no hay que perder de vista que nuestro éxito laboral depende en gran medida de cuán saludable estemos física y mentalmente.

La mayoría de las empresas considera a los trabajadores de 40 años en adelante como “mayores”; es por esto que la Age Discrimination in Employment Act (ADEA, Ley contra la Discriminación por Edad en el Empleo) protege a todos los que pertenecemos a este grupo. ¡Qué extraño suena que nos consideren “mayores” cuando nos sentimos en la flor de la vida, con toda la capacidad para seguir aportando lo mejor de nosotros en nuestro trabajo; compartiendo nuestra experiencia y conocimientos con las nuevas generaciones! Lejos de mermar nuestra autoestima, debemos sentirnos orgullosos de llegar a la edad que tenemos contando nuestros éxitos personales y profesionales. Pero, lo que es una realidad es que ahora más que nunca debemos prestar atención a nuestra salud. Independientemente de los programas de promoción de la salud en tu lugar de trabajo, es mucho lo que tú puedes hacer para contribuir a un ambiente sano y agradable en tu entorno laboral. A continuación te doy unos consejos:

1. Mantén la mente abierta. Con la experiencia que hemos adquirido a través de los años y las costumbres que tenemos a la hora de realizar nuestras tareas, a veces tendemos a no adaptarnos con facilidad a la nueva tecnología o considerar que nuestra manera de hacer las cosas es mejor. Es importante estar receptivos a sugerencias e ideas de compañeros más jóvenes y evaluar objetivamente las nuevas herramientas a fin de comenzar a implementarlas adecuadamente y de buena gana. Tómalo de esta manera: es tu oportunidad de insertarte en el mundo de la tecnología mientras te pagan por ello.

2. Cuida de tu salud. Ya lo sabemos, conforme pasan los años nuestro metabolismo se torna más lento y tenemos tendencia a subir de peso, especialmente en el área del abdomen, aumentando así nuestro riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares. Tú puedes revertir esta tendencia. Lleva al trabajo meriendas saludables como pequeñas porciones de frutas frescas o nueces, jugos naturales que puedes preparar antes de salir de casa o vegetales listos para comer, que te darán energía durante el día. Intenta preparar tu almuerzo la noche anterior y asegúrate de que contenga proteínas, carbohidratos y vegetales, así no tendrás que almorzar lo primero que aparezca cada mediodía.

Empleados de una empresa reunidos trazando una estrategia

PeopleImages/Getty Images

3. Concéntrate en el ahora. Piensa que el pasado ya no lo podemos modificar, el futuro aún no llega y lo único que cuenta es el presente. Me queda claro que para tener un buen desempeño laboral, y que las horas de trabajo no te resulten tediosas, debes prestar el 100 por ciento de atención a lo que estás haciendo. Olvida los pendientes que tienes con tus hijos, nietos o pareja, incluso deja de pensar en la cita que tienes con el médico; concéntrate en realizar un excelente trabajo. El tiempo volará y tus resultados serán sobresalientes.

4. Busca la comodidad. Si tu trabajo implica permanecer sentado por largos períodos es importante que cuentes con una silla apropiada. Hoy en día la mayoría de las empresas contrata expertos en ergonomía para diseñar el entorno laboral, incluyendo las sillas de los empleados. Si consideras que tu silla no es adecuada infórmalo a tus superiores. Procura tomar de tres a cinco minutos cada hora para hacer ejercicios de estiramiento y si te es posible, practica unos minutos de yoga en tu hora de almuerzo.

5. Reduce tu consumo de bebidas alcohólicas y si fumas, abandona el tabaquismo. Ambos hábitos conllevan a un deterioro de la salud física y mental en detrimento de tu desempeño laboral y el ánimo que tienes para trabajar. Además de que no es bien visto por los jefes y compañeros que salgas a fumar en horas de trabajo y regreses oliendo a cigarrillo.

Considerando que en Estados Unidos no hay una edad reglamentaria para jubilarse y que, de no presentar algún padecimiento que nos impida poder seguir laborando, es individual la decisión de retirarse o no, no hay duda que el mantenerse física y mentalmente activos representa un gran beneficio para nuestro bienestar. Es importante además contar con un entorno laboral adecuado y tener las aptitudes necesarias que nos van a ayudar a desempeñarlos adecuadamente en nuestras funciones. 


Sabías que…

Ante el incremento de la esperanza de vida, la Organización Internacional del Trabajo estima que para el 2025 habrá un aumento del 32% en el número de mayores de 55 años. Las personas adultas mayores representarán el 30% de la población en Estados Unidos y Europa, y el 17% en Latinoamérica, ocupando ya un lugar preponderante en la fuerza laboral. Y esta tendencia va en ascenso. Es por esto que varios países están considerando retrasar la edad para jubilarse. En consecuencia, surgen investigaciones para determinar los efectos de la edad de jubilación sobre la salud del individuo. En el caso de las personas que dejan la fuerza laboral involuntariamente y sin contar con seguridad económica, el efecto del retiro suele ser negativo, mientras que quienes toman la decisión de jubilarse siguiendo un plan, suelen tener menos estrés a pesar de que pueden percibir una reducción en su estado general de salud.

 

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO