Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

¿Puede un trago diario beneficiar a las mujeres posmenopáusicas?

Asocian el alcohol con fortalecimiento de los huesos.

In English | Según un estudio a un reducido número de personas, llevado a cabo recientemente y publicado en línea en el mes de julio por la revista Menopause, al parecer, uno o dos tragos por día fortalecen los huesos de las mujeres posmenopáusicas, lo que potencialmente las protegería, en un estadio posterior de su vida, de los embates de la osteoporosis.

Vea también:  Opciones para tratar los efectos de la menopausia.

¿Puede una bebida diaria ayudar a los huesos en las mujeres posmenopáusicas? Copas de vinos y una cerveza

El alcohol impide la pérdida de densidad ósea en las mujeres mayores. La próxima pregunta es: ¿Previene las fracturas?

Los investigadores descubrieron que las mujeres mayores que bebían con moderación presentaban una mayor densidad ósea. Asimismo, descubrieron que el alcohol puede proteger los huesos, al disminuir el ritmo de recambio óseo, también conocido como remodelación ósea, es decir, el proceso constante que tiene lugar en el cuerpo para reemplazar el tejido óseo viejo por tejido óseo nuevo.

Urszula Iwaniec, investigadora de Oregon State University, convocó a cuarenta mujeres posmenopáusicas sanas, con una edad promedio de 56 años, las cuales ingerían una cantidad moderada de alcohol en forma regular. Se les efectuó una densitometría mineral ósea y un análisis de sangre a cada una para medir los valores de dos marcadores moleculares responsables de la remodelación ósea.

La remodelación ósea consiste en la destrucción y posterior reemplazo del tejido óseo, para reparar el desgaste habitual producido por las actividades cotidianas. En las mujeres, el estrógeno ayuda a mantener estas dos fases en equilibrio. Tras la menopausia, no obstante, se produce un desequilibrio entre ambas fases, ya que el fenómeno de destrucción ósea excede al de la formación de nuevo tejido óseo, lo que constituye un factor de riesgo para la osteoporosis, explica Iwaniec.

A las mujeres se les solicitó que se abstuvieran de beber alcohol durante dos semanas. Al decimocuarto día, se les volvió a practicar un nuevo análisis de sangre para verificar los valores de los marcadores de recambio óseo. Resultó ser que eran significativamente mayores que al inicio del estudio, lo cual significaba que se estaba registrando una mayor actividad de recambio, un indicio nada saludable, en palabras de Iwaniec.

Siguiente: Continuación del estudio. »

Esa tarde, las mujeres bebieron su trago habitual y, a la mañana siguiente, se les tomó una muestra de sangre final. Tras la ingesta de alcohol, los valores de los marcadores de recambio óseo volvieron a descender a sus valores originales, más saludables, explica la investigadora.

Los investigadores quedaron asombrados por la velocidad con la que los marcadores recobraron sus valores normales. Dice Iwaniec: “No esperábamos ver ningún cambio de la noche a la mañana”.

El 90 % de las mujeres eran consumidoras de vino, pero los resultados sugieren que era el alcohol en sí mismo, no el tipo de bebida, lo que afectaba al recambio óseo, agrega Iwaniec. Las mujeres bebían entre media y dos bebidas regulares al día o un promedio de 19 gramos de alcohol.

Katherine Tucker, epidemióloga nutricionista de Northeastern University, afirma que ella y sus colegas también encontraron una relación similar entre el alcohol y la densidad mineral ósea, en un estudio llevado a cabo en el 2009 sobre una muestra de 2.700 hombres y mujeres. Sin embargo, ella advierte a las mujeres no caer en el consumo excesivo de alcohol, en un erróneo intento de prevenir la osteoporosis. Las personas alcohólicas tienden a tener huesos debilitados, explica, e incluso la ingesta moderada de alcohol en personas de edad puede constituir un factor de riesgo para las caídas.

Si bien el consumo de alcohol es un conocido factor de riesgo para el cáncer de mama, Tucker sostiene que beber con moderación probablemente resulte beneficioso para aquellas mujeres que no tienen antecedentes familiares de dicha enfermedad. Señala que la osteoporosis es más común que el cáncer de mama, y es importante prevenir las fracturas de cadera en los adultos mayores, que a menudo pueden provocarles la muerte.

La pieza faltante en el rompecabezas de esta investigación, advierte Tucker, es determinar si el hecho de preservar, ahora, la densidad ósea servirá, de hecho, para prevenir la osteoporosis y las fracturas en el futuro. “No hay dudas de que el alcohol impide la pérdida de densidad ósea en la mujeres de edad”, afirma. “Creo que la próxima pregunta es: ¿Previene las fracturas?”

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO