Skip to content
 

Cómo elegir un protector solar más seguro para este verano

Lo que debes saber para escoger un bloqueador que sea bueno para tu salud y para el planeta.

Un hombre y una mujer se aplican protector solar mientras toman sol

CATHERINE LEDNER

In English

Es probable que ya sepas que usar con regularidad un protector solar puede disminuir tu riesgo de padecer cáncer de piel, reducir las arrugas y frenar los efectos del envejecimiento.

Pero ahora es más difícil de lo que solía ser elegir un protector solar inocuo, debido a las inquietudes que surgieron hace poco sobre los ingredientes de estos productos. Según el Environmental Working Group (EWG) —en inglés, una organización sin fines de lucro de defensa de derechos, un 75% de los protectores solares disponibles en el mercado brindan muy poca protección contra el sol o contienen ingredientes preocupantes. 

En estudios recientes también se ha demostrado que algunos de esos productos podrían perjudicar los océanos y los arrecifes de coral. En un número creciente de destinos turísticos, entre ellos Hawái y las Islas Vírgenes de EE.UU., se han prohibido los protectores solares que contienen ciertas sustancias químicas.

Si bien hace falta investigar más para demostrar que algunos ingredientes de bloqueadores solares son perjudiciales, muchos consumidores se preguntan si esos productos son seguros y no saben cuáles deberían comprar.

Según dicen los expertos, lo importante es que no dejemos de usar protectores solares del todo porque nos preocupan sus ingredientes, pues no cabe duda de que dejar la piel sin protección aumentará el riesgo de padecer cáncer de piel.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común en este país, y una de cada cinco personas sufrirá esa enfermedad durante su vida. En las últimas décadas, han venido aumentando los casos de melanoma y de cáncer de piel no melanocítico. Aunque el melanoma solo representa el 1% de todos los casos de cáncer de piel diagnosticados en el país, es el más mortífero.

“Aplicarse cualquier protector solar es mejor que no ponerse ninguno”, dice Mona Gohara, profesora clínica adjunta de Dermatología en la Facultad de Medicina de Yale y miembro de la American Academy of Dermatology (AAD). “Sabemos que el sol puede causar cáncer. Hasta ahora, no existen datos que demuestren que los protectores solares pueden causar cáncer”.  

¿Pueden perjudicar tu salud los ingredientes de los protectores solares?

Hace unos años, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) decidió volver a evaluar los datos sobre la inocuidad de los ingredientes de los protectores solares, en parte porque estos productos se usan en la actualidad en mayor cantidad y con más frecuencia que nunca, lo cual es una excelente noticia. Pero, si más de nosotros somos juiciosos y nos ponemos el protector solar, ¿por qué están aumentando las tasas de cáncer de piel? Según un estudio del 2008 publicado en la revista Advances in Experimental Medicine and Biology, las tasas crecientes se deben a una serie de factores, entre ellos una mayor exposición a la luz solar, más actividades al aire libre, estilos de ropa cambiantes y una reducción de la capa de ozono.

7 consejos breves

  1. Evita los protectores solares con oxibenzona.
  2. Usa bloqueadores solares minerales.
  3. Elige opciones que sean inocuas para los arrecifes o no los dañen.
  4. Ten cuidado con los aerosoles.
  5. Utiliza un factor de protección solar (SPF) de 30 o más.
  6. Busca bloqueadores solares de amplio espectro.
  7. Aplica generosamente el protector y vuelve a ponértelo.

Debido al aumento en el uso de protectores solares, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) decidió hace unos años reevaluar los datos de seguridad de los ingredientes de estos productos. Después de un estudio clínico prolongado, la agencia encontró que algunas sustancias químicas de los protectores solares de uso común —avobenzona, oxibenzona, octocrileno, homosalato, octisalato y octinoxato— pueden filtrarse por la piel y entrar en el torrente sanguíneo. En el estudio se descubrió que incluso después de aplicarse una sola vez el producto, los químicos permanecían en el organismo durante un largo período de tiempo.

Sin embargo, el hecho de que esas sustancias químicas penetren en el torrente sanguíneo no significa necesariamente que esos ingredientes sean perjudiciales, señala David Fivenson, inmunólogo y dermatólogo en Ann Arbor, Míchigan.

Los hallazgos de algunos estudios de laboratorio indican que los ingredientes químicos podrían interferir con el funcionamiento normal del sistema hormonal, afectar el desarrollo de los bebés o causar otros problemas de salud. 

Pero, como apunta Fivenson, “nunca se han obtenido pruebas sólidas y prácticas de que los ingredientes sean perjudiciales mediante estudios de personas en condiciones de la vida real”.

Si existe un ingrediente que deberíamos evitar, probablemente es la oxibenzona, dice Tasneem Mohammad, médica sénior de planta en el Departamento de Dermatología del Henry Ford Health System en Detroit. “En muchas zonas del mundo, como en Europa, ya no se usa”, señala Mohammad.

La oxibenzona puede causar reacciones alérgicas, y en estudios se ha vinculado a problemas hormonales, menores niveles de testosterona en niños, embarazos más breves y mayor riesgo de endometriosis y cáncer de seno. Los hallazgos de un estudio del 2020 indicaron que las ratas expuestas a esa sustancia química eran más propensas a la aparición de tumores tiroideos.

La FDA ha pedido a los fabricantes de protectores solares de EE.UU. que hagan más pruebas sobre la inocuidad de los ingredientes químicos; sin embargo, eso podría tardar años. Mientras tanto, a falta de datos que demuestren perjuicios, la agencia ha permitido que los productos permanezcan en el mercado.

Se considera que los protectores solares basados en minerales son los más seguros

Por ahora, si te preocupan los posibles efectos para la salud, según los dermatólogos, la opción más segura es un bloqueador solar “mineral” o “físico” que contenga óxido de zinc o dióxido de titanio. Esos son los únicos ingredientes de protectores solares que según la FDA están “reconocidos generalmente por ser seguros y eficaces”.

Si bien los protectores solares químicos actúan como esponjas y absorben la luz ultravioleta, “un protector solar físico actúa como un escudo”, explica Gohara. Permanece encima de la piel y aleja del cuerpo los rayos ultravioleta tipo A (UVA) y tipo B (UVB).

Los protectores físicos también son una mejor opción para quienes tienen la piel sensible, pues causan menos reacciones en la piel, dice Allison T. Vidimos, una dermatóloga acreditada y directora del Departamento de Dermatología en Cleveland Clinic.

“La piel no absorbe el bloqueador mineral, y por eso es menos probable que el producto tape los poros; además, tiende a ser más ligero para la piel sensible”, señala.

La desventaja de los bloqueadores físicos es que pueden dejar una película blanca sobre la piel, en especial entre las personas de color. Pero muchos fabricantes han lanzado fórmulas más nuevas que usan partículas micronizadas o tintes para minimizar la apariencia blancuzca, según Vidimos y otros profesionales.

“La industria de protectores solares ha respondido al desafío: formuló bloqueadores con color que no se ven blanquecinos en quienes tienen la piel más morena”, apunta Vidimos. “Incluso ofrecen varios matices de color, para encontrar uno que coincida con el tono de piel”.

¿Cuáles protectores solares son los más ecológicos?

Los protectores solares minerales también se consideran como una mejor opción para el medioambiente.

En investigaciones de laboratorio se ha demostrado que algunos ingredientes químicos pueden ser tóxicos para los corales y otros organismos marinos, dice Fivenson, quien es cofundador de un grupo de la AAD que analiza temas ambientales. Pero también señala que el verdadero impacto se desconoce, pues las concentraciones de sustancias químicas que se usaron en algunos estudios eran hasta 1,000 veces superiores a las cantidades presentes en la mayor parte de los entornos de la vida real.

Con el fin de ayudar a responder esa interrogante, la National Academy of Sciences convocó a un comité de expertos para analizar los informes de investigaciones actuales sobre la posible toxicidad de los ingredientes de bloqueadores solares para los corales y otros organismos marinos. Se espera que el comité publique sus hallazgos más adelante este año.

Por ahora, para proteger el medioambiente o si viajas a un destino donde se prohíben ciertas sustancias químicas, puedes usar protectores que indican en la etiqueta que son inocuos para los arrecifes (“reef-safe”) o que no dañan los arrecifes (“reef-friendly”).

Sin embargo, Fivenson aconseja que tengamos en cuenta que esa terminología no está regulada por la FDA. Por eso, fíjate también en los ingredientes y asegúrate de que el producto no contenga oxibenzona ni octinoxato —las sustancias químicas que se prohíben más a menudo por sus efectos perjudiciales sobre la vida marina—. 

Usar una camiseta de natación que te proteja contra el sol también ayuda al medioambiente, pues disminuye la cantidad de bloqueador solar que necesitas ponerte.

Otros consejos para elegir un protector solar

Además de tener presente el impacto de un producto sobre tu salud y el medioambiente, los dermatólogos aconsejan lo siguiente para escoger un bloqueador solar que brinde máxima protección:

Los protectores solares más recomendados

¿Todavía se te hace difícil elegir un producto? Para su Guide to Sunscreens (guía sobre protectores solares) del 2022, el Environmental Working Group calificó la inocuidad y la eficacia de 1,850 productos que se anunciaban como protectores solares. Publicó una lista de los 282 protectores (en inglés) que cumplieron con sus estándares.

Ten cuidado con los aerosoles. Si bien los bloqueadores solares en aerosol son fáciles de usar, muchos dermatólogos no los recomiendan. Para empezar, si los inhalas, corres riesgo de que esto provoque irritación o daño en los pulmones. Nunca rocíes el producto cerca del rostro. Además, puede ser complicado cubrir la piel adecuadamente. “Cuesta trabajo aplicar el producto de manera uniforme, y el viento se lleva gran parte del bloqueador”, dice Mohammad. Si decides usar un producto en aerosol, aplícalo al aire libre o en una habitación bien ventilada, y espárcelo con las manos para que quede más parejo.

Fíjate en el SPF. SPF, la abreviatura en inglés del “factor de protección solar”, mide la capacidad de un producto para protegerte contra los rayos solares UVB, que causan quemaduras de sol. Elige un protector solar con un SPF de 30 o más, que bloquea el 97% de los rayos UVB del sol. Los SPF más altos son solo un poco más eficaces; no te confíes demasiado creyendo que un SPF altísimo te protegerá por completo contra los daños causados por el sol.

Busca un producto de “amplio espectro”. Los protectores solares cuya etiqueta indica un “amplio espectro” (“broad spectrum”) también te protegerán contra los rayos UVA, que causan arrugas y envejecen la piel. Lo que es más importante, estos rayos pueden contribuir a un cáncer de piel. (Nota: en las pruebas del EWG, se descubrió que muchos protectores solares de amplio espectro brindan menos protección de lo que prometen contra los rayos UVA o UVB. Fíjate en los protectores solares más recomendados por este grupo).

Aplícalo debidamente. En un estudio, se descubrió que los participantes solo se aplicaban entre un 20 y un 50% de la cantidad de protector que necesitaban para obtener el factor de protección solar indicado en la etiqueta. A fin de obtener la máxima protección, la mayor parte de los adultos deberían usar más o menos una onza (o suficiente para llenar un vasito de licor) para cubrir por completo todo el cuerpo. Vuelve a ponerte el bloqueador cada dos horas o después de nadar, y no te olvides de aplicarlo en la espalda, el cuello, el rostro, las orejas y la parte superior de los pies.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.