Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

¿Quién necesita una prótesis coronaria (stent) realmente?

Menos personas de lo que uno creería.

In English | El camino que conduce a una prótesis coronaria, o stent, comienza cuando un médico solicita una prueba de esfuerzo, que por lo general incluye un procedimiento por imágenes que puede revelar si alguna arteria coronaria está bloqueada. “La mejor manera de describir una prueba de esfuerzo es que, en realidad, es como una mamografía o una colonoscopia para la cardiopatía”,  dice el Dr. Paul Chan, cardiólogo del St. Luke's Mid America Heart and Vascular Institute de la ciudad de Kansas, Montana.

Vea también: 4 cirugías que debe evitar.

Durante un angiograma, los pacientes son sedados levemente, mientras que se les pasa un catéter a través de una incisión en una arteria de la ingle, lo que permite que se les inyecte un colorante especial en los vasos sanguíneos cercanos al corazón. Luego, se sacan radiografías.

Si el médico encuentra un bloqueo, es posible que decida en ese mismo instante realizar una angioplastia y abra la arteria con un pequeño globo. Luego, con frecuencia se inserta un tubo de malla metálica llamado stent para mantener abierto el vaso.

Estos procedimientos avanzados se consideran electivos, porque el paciente debe, en última instancia, dar su consentimiento para que se le practique la angioplastia y se le coloque el stent.

Para cerciorarse de que estén tomando una decisión sensata —y con la cabeza despejada—, los pacientes deben sentarse con su médico antes del angiograma y analizar sus opciones, dice Chan. Agrega que hay dos preguntas clave que deben considerarse:

1. ¿Cuán anormal fue mi prueba de esfuerzo? ¿Fue un poco anormal o demasiado anormal?

2. ¿Tengo síntomas? ¿Los síntomas limitan seriamente mis actividades cotidianas?

Chan dice que algunos pacientes sufren una angina que aparece cada vez que realizan un esfuerzo, mientras que otros no sienten dolor, aunque tienen cierto bloqueo arterial.

Incluso si el angiograma revela un bloqueo, si la angina del paciente es leve, el problema con frecuencia puede manejarse con medicamentos y cambios de hábito, como el ejercicio, una dieta saludable y dejar de fumar. Antes del angiograma, tal vez el paciente quiera especificar que preferiría intentar con estas opciones primero, antes de que le coloquen un stent.

Muchos pacientes se están poniendo stents inecesariamente, costando miles de millones del sistema de salud

Fotografía por Science Picture Co./Getty Images.

Se están colocando muchos stents en pacientes en forma innecesaria, lo cual le cuesta miles de millones al sistema de salud.

Mientras tanto, los pacientes deben comprender que existe un pequeño riesgo de complicaciones —alrededor de 1 en 1.000— cuando se coloca un stent, observa Chan. Y agrega que hasta el 4 % de los pacientes puede, luego, padecer problemas de hemorragias.

Las consideraciones financieras pueden entrar en juego en el caso de pacientes que tienen importantes copagos de seguros, dado que el procedimiento de colocación de un stent puede costar entre $10.000 y $20.000, señala Chan.

Los estudios demuestran que la angioplastia con un stent no es mejor que el tratamiento con medicamentos para prevenir futuros infartos o la muerte, aunque el procedimiento sí puede proporcionar un beneficio real cuando se lo usa en forma juiciosa, sostiene Chan.

Michael Haederle es escritor independiente. Sus artículos han sido publicados en People, el New York Times y el Los Angeles Times.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO