Skip to content
 

7 mitos sobre la gota

Conozca la verdad sobre los síntomas, causas y tratamientos de la enfermedad.

In English | La gota no es solo para los gorditos que padecen el síndrome de Pickwick, que se atiborran de queso Stilton y vino de Oporto, al estilo de los personajes del libro de Dickens. Más de 8 millones de estadounidenses tienen esta dolorosa y potencialmente incapacitante forma de artritis, y la cifra va en aumento. Por cierto, la gota es, actualmente, el tipo más común de artritis inflamatoria entre los hombres mayores de 40 años.

Vea también: 7 famosos con gota.

La idea de que la gota ha dejado de ser algo frecuente es tan solo uno de los tantos conceptos erróneos relativos a esta antigua enfermedad. A continuación, especialistas en la materia reemplazan varios otros mitos con realidades.

Hombre obeso, Mitos y realidades de la gota

Foto: Getty Images

Gente de todos los tamaños e ingresos desarrollan gota.

1. Mito: Solo los ricos y los obesos desarrollan gota.

Realidad: Si bien el sobrepeso aumenta el riesgo, gente de todas las tallas desarrollan gota, sostiene John Reveille, M.D., director de reumatología del University of Texas Health Science Center (Centro de Ciencias de la Salud de University of Texas), en Houston. La gota también es común en personas que presentan otros problemas, a menudo relacionados con el peso, como diabetes, hipertensión y colesterol. Y si bien los ingresos no tienen ninguna relación con la enfermedad, sí la tienen los genes: si sus padres tuvieron gota, usted es más propenso a tenerla también.

Mitos y realidades de la gota - pies de la gente haciendo un círculo

Foto: Corbis

La gota no es una enfermedad específica de un género determinado.

2. Mito: La gota no afecta a la mujer.

Realidad: Si bien el hombre es más vulnerable a edad más temprana, hombres y mujeres pueden, por igual, desarrollar la enfermedad. “La gota es 10 veces más común en el hombre que en la mujer, hasta que la mujer llega a la menopausia. La aparición de nuevos casos de gota en hombres y mujeres tiende a igualarse a partir de los 60 años”, señala Herbert Baraf, M.D., profesor clínico de medicina en el George Washington University Medical Center (Centro Médico de George Washington University), en Washington, D.C.

Mitos y realidades de la gota - primer plano de un pie

Foto: Veronique Beranger/Getty Images

¿Siente un dolor pulsante en la punta del dedo gordo del pie? Puede que tenga gota.

3. Mito: El dolor provocado por la gota siempre ataca el dedo gordo del pie.

Realidad: La gota se produce cuando el ácido úrico se acumula en la sangre, formando cristales que se alojan en las articulaciones y las inflaman. Es cierto que, por lo general, la gota ataca primero las articulaciones del dedo gordo del pie, pero también puede presentarse en rodillas, tobillos, pies y manos. En las mujeres con osteoartritis, por ejemplo, el dolor provocado por la gota comienza, comúnmente, en las articulaciones pequeñas de las manos. Si bien los primeros ataques de dolor suelen presentarse solamente en una o dos articulaciones, con el tiempo, se ven afectadas múltiples coyunturas. Si la enfermedad no es tratada, puede ocasionar daño permanente.

Mitos y realidades de la gota - primer plano de una cerveza

Foto: Lew Robertson/Corbis

El abstenerse de tomar alcohol puede reducir las probabilidades de tener ataques de gota.

4. Mito: Si se mantiene alejado del hígado y el alcohol, evitará los ataques de gota.

Realidad: Las bebidas alcohólicas —especialmente la cerveza— y las carnes de órganos como el hígado y ciertos pescados, incluidas las anchoas y las sardinas, tienen un contenido muy alto de unas sustancias naturales conocidas como purinas. Cuando el organismo descompone las purinas, genera ácido úrico, de modo que el ingerir muchos alimentos ricos en purinas aumenta los riesgos de un ataque. No obstante, si bien evitar estos alimentos puede reducir los ataques, no los detendrá, sostiene Reveille.

Siguiente: La gota, ¿puede matarlo? »

Mitos y realidades de la gota

Foto: Corbis

La gota puede ser mortal si no es tratada.

5. Mito: La gota es dolorosa, pero no lo matará.

Realidad: La gota no puede matarlo directamente, pero puede provocar graves problemas de salud que podrían, finalmente, llevarlo a la muerte, dice Robert Keenan, M.D., profesor adjunto de medicina en Duke University. Puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco o derrame cerebral, y también podría estar vinculada con la resistencia a la insulina; la disminución de la capacidad del organismo para usar la insulina para bajar el nivel de azúcar en sangre. Si la gota no es tratada, pueden formarse depósitos de cristales de ácido úrico, llamados tofos, que pueden infectarse y poner en riesgo su vida.

Mitos y realidades de la gota - unas manos llenas de medicamentos

Foto: Getty Images

Hay medicamentos recetados que pueden tratar la gota.

6. Mito: No hay medicamentos efectivos para la gota.

Realidad: Muchos medicamentos frenan la gota. Algunos controlan el dolor y la inflamación inmediatamente, y otros atacan directamente el origen del problema al eliminar los cristales de ácido úrico depositados.

La colchicina (Colcrys) se receta para los rebrotes agudos de gota. Se trata de un extracto vegetal que se ha usado para tratar la gota por 2.000 años, explica Reveille. La colchicina bloquea la inflamación de la gota en un lapso de varios minutos a varias horas. Cuanto antes comience a usarla, más probable será que el ataque sea neutralizado rápidamente. Un esteroide inyectable también contiene la inflamación, por lo general, controlando el dolor y la hinchazón dentro de las 24 horas.

Fármacos recetados como el alopurinol (Lopurin, Zyloprim), el febuxostat (Uloric) y el probenecid (Benemid) alivian los síntomas de la gota al controlar los niveles de ácido úrico en sangre. Asimismo, hace dos años, la FDA aprobó una droga intravenosa para pacientes con gota avanzada —pegloticase (Krystexxa)— que baja los niveles de ácido úrico y reduce los depósitos de cristales de ácido úrico en las articulaciones y tejidos blandos.

La mayoría de las personas que tienen gota necesitarán tomar alguna droga reductora del ácido úrico de por vida, generalmente, en dosis de una a dos píldoras por día, explica Baraf, de George Washington University.

Mitos y realidades de la gota - vegetales

Foto: Getty Images

Cambiar la dieta puede ayudar a disminuir la frecuencia de los ataques de gota.

7. Mito: Una vez que uno tiene gota, los cambios de estilo de vida no ayudan.

Realidad: Los cambios de estilo de vida pueden reducir tanto la severidad como la frecuencia de los ataques. Para empezar, cuando la gente adelgaza, suele experimentar menos ataques, señala Reveille.

Las proteínas animales tienen un mayor contenido de purinas, por lo que es mejor ingerir proteínas vegetales, como frijoles y arvejas.

De hecho, un estudio del 2010, publicado en la revista de reumatología Current Opinion in Rheumatology, señala que los alimentos ricos en proteínas, como los productos lácteos, frutos secos, frijoles, arvejas y cereales integrales, al reducir el riesgo de cardiopatías y, probablemente, el riesgo de resistencia a la insulina, son alternativas saludables para quienes tienen gota.

Baraf cuenta que les pide a sus pacientes que se abstengan de beber alcohol durante los primeros seis meses de tratamiento, hasta que los medicamentos hayan estabilizado los niveles de ácido úrico. Después de eso, explica, está bien beber… con moderación.

Dorothy Foltz-Gray es una escritora independiente que vive en Carolina del Norte.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Lea Esto