Skip to content
 

7 secretos de los “superahorristas” para la jubilación

Cultiva estos hábitos ahora para ayudarte a alcanzar tus metas financieras más adelante.

Mano colocando dinero en una jarra que dice jubilación al lado de un reloj despertador

GETTY IMAGES

In English

Según una encuesta realizada en septiembre por la empresa de servicios financieros Allianz, el 54% de las personas del país han dejado de ahorrar para la jubilación o han reducido la cantidad que ahorran debido a la inflación. 

No obstante, hay quienes no solo mantienen su compromiso con sus metas de ahorro en una economía incierta, sino que las están excediendo.

Estos “superahorristas”, tal como se los define en una encuesta anual realizada por Principal Financial Group, colocaron el 15% o más de su salario en cuentas de jubilación o aportaron el 90% de la contribución jubilatoria máxima que fija anualmente el IRS.

Los asesores financieros dicen que quienes más éxito tienen en el ahorro para la jubilación han cultivado ciertos hábitos que los ayudan a lograr sus objetivos. Esto es lo que podemos aprender de ellos.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


1. Comienza tan pronto como puedas (pero nunca es demasiado tarde)

Para su informe del 2022 (en inglés), Principal encuestó a más de 1,100 inversores de entre 18 y 57 años sobre cómo y cuánto ahorraban. La encuesta reveló que muchos superahorristas comienzan temprano, a menudo siguiendo el ejemplo de padres ahorrativos, y mantienen el rumbo, aportando a sus ahorros en forma rutinaria, tanto en los buenos como en los malos tiempos económicos.

“Los hábitos se establecen temprano en la vida, y los hábitos de dinero no son diferentes”, observa David Peters, un asesor financiero sénior con CFO Capital Management.

Eso no significa que no puedes aprender a ahorrar a una edad mayor.

“Nunca lo abordes diciendo ‘no tengo tiempo’ o ‘comencé muy tarde’”, dice Sri Reddy, vicepresidente sénior de Soluciones de Jubilación e Ingresos en Principal. “Es como hacer ejercicio, dejar de fumar o cualquier otra cosa. Incluso si no has ahorrado durante toda la vida, es mejor empezar ahora que no hacerlo nunca”.

2. Concéntrate en el largo plazo

¿Aumentó la inflación? ¿Cayó la bolsa de valores? La volatilidad a corto plazo no perturba a los superahorristas. Pueden reducir sus gastos cuando suben los precios al consumidor o se avecina una recesión, pero se adhieren a sus metas de ahorro o incluso las aumentan. 

Según la encuesta de Principal, el 54% de los mejores ahorradores han estado ahorrando más dinero en los últimos dos años. Casi 3 de cada 5 anticipan que ahorrarán más de $20,000 para la jubilación solamente este año. En medio de un mercado en baja, quienes continúan invirtiendo podrían beneficiarse de un aumento en el precio de las acciones cuando se recupere la economía. La Reserva Federal ha aumentado las tasas de interés en un esfuerzo por controlar la inflación, por lo que este es también un buen momento para poner dinero en los ahorros, dice Reddy.

“Si eres ahorrador, ahora puedes ganar el 3, el 4 o el 5%”, dice

3. Fija metas ambiciosas

Los ahorristas más exitosos tienen grandes planes y sus metas han aumentado considerablemente en los últimos dos años, reveló el estudio de Principal.

Casi todos los encuestados —el 95%— han aumentado su objetivo para tener mayor seguridad financiera y protegerse contra la inflación en el futuro. Si bien tener $1 millón disponible se menciona a menudo como una meta de ahorros jubilatorios, el 29% de los superahorristas de la generación X y el 35% de los milénicos dicen que buscan tener al menos $3 millones.

Establecer una meta es una cosa; aportar los fondos es otra. Una forma de lograr las metas es invertir el máximo permitido en un plan de ahorros jubilatorios con impuestos diferidos. Los límites de contribución que estableció el IRS para el 2023 son de $22,500 para un plan 401(k) y de $6,500 para una cuenta IRA. Si tienes 50 años o más, puedes hacer contribuciones adicionales que aumentan esos límites a $30,000 y $7,500, respectivamente.

4. Vive —y gasta— de manera simple

El estudio de Principal halló que las personas más ahorradoras son estratégicas en la forma en que gastan. Se contentan con tener un vehículo más viejo o vivir en una casa modesta. Viajan con menos frecuencia de lo que les gustaría, no tienen deuda de tarjetas de crédito y hacen los proyectos del hogar por su cuenta. El 70% tiene una cuenta de ahorros de emergencia con dinero suficiente para cubrir al menos tres meses de gastos.

Pero el hecho de no vivir como un príncipe no significa que tengas que vivir como un mendigo. Al ser frugales en algunas áreas, los superahorristas se sienten más cómodos cuando derrochan en otras, como cenar afuera con frecuencia o tomarse unas vacaciones de lujo cuando verdaderamente desean hacerlo. Más de la mitad de los participantes en la encuesta de Principal dijeron que poder gastar dinero cuando quieren es uno de los motivos por los que la seguridad financiera es importante para ellos.

5. Haz del ahorro una prioridad

“La mayoría de las personas gastan lo que necesitan y luego consideran si les queda algo para ahorrar”, dice Reddy. “Una de las cosas que es innata en los superahorristas es que asignan prioridad al ahorro y después gastan lo que les queda”.

Eso significa que incorporan el ahorro a su presupuesto, tal como hacen con las cuentas. Decide cuánto puedes ahorrar cada mes y hazlo en forma regular. Si estás en la mitad de tu carrera profesional, “probablemente tengas más ingresos disponibles de los que has tenido nunca” y puedas ahorrar más, dice Reddy.

Darle prioridad al ahorro también significa resistir la tentación de hacer retiros tempranos de las cuentas de jubilación para cubrir gastos grandes, como unas vacaciones soñadas o la matrícula universitaria de un hijo. Reddy recomienda encarar esas situaciones en formas que permitan que los fondos jubilatorios continúen creciendo. Por ejemplo, si tu hijo toma un préstamo estudiantil, puedes ayudarlo a pagarlo a lo largo del tiempo. Posterga ese viaje grande hasta que hayas ahorrado suficiente dinero en efectivo para cubrirlo.

Los ahorristas más eficaces “nunca dicen ‘oh, voy a retirar dinero de mis cuentas de jubilación’”, dice Peters. “Consideran que ese dinero es intocable”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


7. Encuentra distintas formas de ahorrar

Los ahorristas más eficaces buscan más de una manera de ahorrar. Es importante tener una cuenta para emergencias, pero una vez que tienes un saldo suficiente para cubrir entre tres y seis meses de gastos de subsistencia, es probable que no necesites seguir agregando dinero a la cuenta, dice Peters. En vez de eso, podrías poner ese dinero en una cuenta 401(k) o en otra cuenta de ahorros jubilatorios, donde obtendrás un mejor retorno con el tiempo.

Una vez que hayas llegado al máximo de la contribución, explora otros vehículos, como anualidades, fondos mutuos, cuentas de corretaje y certificados de depósito.

Las cuentas de ahorro para la salud (HSA) son otra opción; más de la mitad de los encuestados por Principal dijeron que las usaban.

Si tienes un plan de salud con deducible alto, puedes hacer contribuciones antes de impuestos a una cuenta HSA y retirar dinero de ella en cualquier momento, sin pagar impuestos, para cubrir gastos médicos calificados, entre los que se incluyen deducibles y copagos. Si retiras dinero con otros fines antes de haber cumplido 65 años, pagarás impuestos y una multa tributaria; pasada esa edad, puedes retirar dinero de una cuenta HSA para gastos no médicos sin pagar una multa, pero deberás pagar el impuesto a los ingresos. 

Tamara E. Holmes es autora y editora con residencia en Washington DC. Lleva más de dos décadas escribiendo artículos sobre dinero, emprendimiento y carreras laborales. Su trabajo se ha publicado en distintos medios, como USA TodayWorking Mother y Essence.