Skip to content
 

4 maneras de aliviar el malestar por la bajada del mercado

Los mercados bajistas forman parte de la actividad de invertir. Aquí te explicamos cómo sacarles el mayor provecho.

Lentes de lectura sobre una computadora reflejan cuadro de estadísticas de la pantalla.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English 

Cuando los precios de las acciones caen en picada en un mercado bajista, pueden dejar un sabor amargo en la boca de las personas jubiladas que dependen de sus inversiones para vivir. Pero en vez de abandonar el mercado de acciones en el momento equivocado o revolcarnos en nuestro infortunio financiero, una estrategia mejor es convertir en limonada esos limones que nos da el mercado. “Hay ciertas cosas que los inversores pueden hacer para aprovechar las oportunidades potenciales de un mercado en baja”, dice Brian Walsh, gerente sénior de planificación financiera en la compañía virtual de finanzas SoFi.

Lo que no debes hacer es entrar en pánico y perjudicar tus finanzas a largo plazo haciendo movimientos en tu cartera impulsados por el miedo y la emoción, porque eso te pondrá en una situación aún más difícil, dice Jerry Braakman, presidente y director de inversiones en First American Trust. Lo que pasó, pasó. Tu tarea es minimizar el daño de la caída del mercado y mirar hacia adelante. “Lo que buscas es posicionar tu cartera para la fase siguiente del mercado”, dice Braakman.

En la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, las 10 variedades de mercados bajistas —es decir, las ocasiones en que el índice bursátil S&P 500 cayó entre el 20 y el 40%— duraron un promedio de 10 meses, y causaron una caída promedio del 27%. Y lo más importante es que el mercado por lo general se recuperó totalmente en 14 meses, según datos de CFRA Research.  


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. Considerar la conversión a roth ira

Ahora, cuando los precios de las acciones están bajos, podría ser un buen momento para convertir una cuenta IRA tradicional o un plan calificado de ahorros jubilatorios patrocinado por un empleador. El dinero de esas cuentas no ha pagado impuestos, por lo que deberás pagarlos cuando lo retires. El beneficio de las cuentas Roth es que nunca pagas impuestos al retirar el dinero, siempre y cuando no hagas retiros durante cinco años. Tampoco debes efectuar distribuciones mínimas obligatorias (RMD) durante tu vida (las cuentas IRA regulares te obligan a retirar dinero a partir de los 72 años). Otra ventaja es que podrás traspasar activos libres de impuestos a tus herederos.

¿La desventaja? Deberás pagar impuestos a la tasa aplicable a tus ingresos ordinarios sobre la cantidad de dólares que conviertas a una cuenta Roth IRA.

Realizar la conversión durante un mercado en baja puede tener sentido, principalmente porque el valor en dólares de la cuenta IRA ahora es menor debido a la caída del mercado de valores. Esto significa que pagarás menos impuestos sobre la conversión de lo que pagarías cuando las acciones se cotizan más alto en un pico del mercado.

Digamos, por ejemplo, que deseas convertir todo el saldo de tu cuenta IRA —ahora valuada en $100,000, pero que antes de la caída del mercado valía $125,000— a una cuenta Roth. Te beneficias por partida doble. Primero, pagarás menos impuestos porque tu cuenta vale $25,000 menos. Segundo, estarás trasladando la misma cantidad de acciones a pesar de la pérdida de valor de la cuenta IRA, lo que significa que te será más fácil aprovechar las ventajas del repunte del mercado. “Cuando llegue la recuperación, todas tus acciones estarán en una cuenta libre de impuestos”, dice Tim Steffen, director de planificación tributaria en Baird, una empresa de administración monetaria. Y cuantas más acciones conviertas a la cuenta Roth IRA libre de impuestos, mayor será el pago potencial que podrás recibir con el transcurso de los años, cuando el valor de esas acciones aumente bajo la protección de la cuenta Roth.

Según Wells Fargo, la conversión a Roth da mejor resultado si no vas a necesitar el dinero durante al menos cinco años, ya que las reglas del IRS prohíben el retiro libre de impuestos por al menos cinco años a partir de la primera contribución a la cuenta. Una cuenta Roth es la mejor opción si anticipas que estarás en la misma categoría de impuestos o en una categoría superior durante la jubilación. También es mejor si cuentas con dinero en efectivo para pagar los impuestos aplicables a la conversión sin utilizar los fondos de la cuenta IRA, ya que lo que buscas es tener la mayor cantidad posible de acciones en la cuenta para beneficiarte con el crecimiento futuro.

Wells Fargo dice que la conversión a Roth IRA tiene menos sentido si la cantidad de dinero que conviertes te coloca en una categoría de impuestos superior en el año fiscal en que realizas la conversión o si piensas que estarás en una categoría de impuestos mucho más baja al jubilarte. Los beneficios impositivos de una cuenta Roth IRA también son menos impresionantes si vives o piensas radicarte en un estado donde no hay impuesto estatal sobre los ingresos o ese impuesto es bajo.

3. Vender las acciones sin valor para reducir la factura impositiva

No hay duda de que es un fastidio cuando las inversiones en acciones pierden valor y caen por debajo de lo que pagaste al comprarlas. Pero la realidad es que las pérdidas de la cartera tienen cierto valor, y son especialmente valiosas cuando se trata de reducir tu factura impositiva.

Los mercados bajistas son un buen momento para aprovechar las pérdidas con fines fiscales, dice Walsh. En términos simples, eso ocurre cuando “conviertes las pérdidas en papel en pérdidas reales para ahorrar dinero en impuestos”, explica.

Cuando vendes las acciones que no rindieron, puedes usar las pérdidas para cancelar las ganancias de capital sujetas a impuestos que generaron tus acciones ganadoras. Y una vez que has usado las pérdidas para cancelar tus ganancias de capital, también puedes usarlas para cancelar hasta $3,000 de ingresos ordinarios en tu declaración de impuestos. Y si todavía te quedan pérdidas, puedes traspasarlas a años fiscales futuros.

Supongamos que tienes una ganancia de $20,000 en acciones del sector energético en el 2022, pero tienes una pérdida de $25,000 en acciones del sector tecnológico, que se vio muy afectado. Si vendes tus acciones de energía ganadoras, puedes usar los $25,000 de tus pérdidas para cancelar la ganancia de $20,000. También puedes cancelar $3,000 de ingresos ordinarios. Y puedes traspasar los otros $2,000 de las pérdidas a años fiscales futuros y utilizarlos para cancelar ganancias.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Reequilibrar tu cartera

Este no es el momento de tratar tu cartera en forma descuidada. Es el momento de ser disciplinado. Y eso significa asegurarte de que la combinación de acciones y bonos de tu cartera no se aparte demasiado de tus objetivos debido a los giros del mercado. Incluso si tu plan financiero establece un 60% en acciones, el mercado bajista podría haber reducido tus acciones al 50% de tu cartera.

Por eso, ahora es el momento de vender otros activos en tu cartera que actualmente componen una porción más grande de tus inversiones y comprar acciones caídas para que tu asignación de acciones vuelva a ser del 60%. “Reequilibrar la cartera”, dice Walsh, “puede generar mejoras en el largo plazo. Estás vendiendo inversiones ganadoras para comprar inversiones perdedoras. De modo que estás comprando más acciones de inversiones que tienen precios bajos, y eso puede ayudar a que tu dinero crezca con el tiempo”.

 

Adam Shell es un periodista independiente; su carrera incluye trabajos como reportero especializado en mercados financieros en USA Today e Investor’s Business Daily, y contribuciones como editor adjunto y escritor en la revista Personal Finance, de Kiplinger.