Skip to content
 

5 motivos imprevistos que hacen que los jubilados retornen al trabajo

La inflación, la volatilidad del mercado bursátil y otros sucesos de la vida modifican la ecuación de la jubilación.

Hombre sostiene un maletín de trabajo.

CARLINA TETERIS/GETTY IMAGES

In English

La COVID-19 hizo que millones de adultos mayores se jubilaran, pero la inflación y otros sucesos de vida inesperados los están haciendo retornar a la fuerza laboral. Según Indeed, el sitio web de búsqueda de empleo, 1.7 millones —o el 3.3%— de las personas que estaban jubiladas un año atrás ahora están empleadas nuevamente. La mayoría de estos “desjubilados” trabajan a tiempo parcial.

Nadie se jubila con la expectativa de volver al mercado laboral. Pero hay una serie de motivos imprevistos que pueden hacer que eso suceda. Los siguientes son algunos de ellos.

Inflación

La última vez que nos fijamos, la tasa de inflación era del 8.3% anual, la más alta desde 1981. Eso está haciendo que los precios de todo, desde la comida hasta la gasolina, se disparen. Al mes de abril, los precios de los alimentos eran un 10.8% más altos que en abril del año anterior. La inflación es dolorosa para todos, pero es particularmente brutal para los jubilados que tienen ingresos fijos. “El poder de compra de los ahorros jubilatorios se debilita mes a mes”, dice Sinem Buber, economista principal en ZipRecruiter. “Esto es totalmente nuevo para ellos, y es atemorizante”.

Para cuantificar el grado en que la inflación puede afectar los ahorros jubilatorios, considera este cálculo: una inflación del 1% durante 20 años, basándonos en un ingreso mensual de $1,341, generará una pérdida acumulativa de $34,406 en poder adquisitivo, según una modelación realizada en el 2016 por LIMRA, una asociación comercial de la industria de seguros. Si se aplica la misma metodología para calcular el impacto de una inflación del 8.3%, la pérdida aumenta a más de $400,000, dice Buber. “Esto es tanto como la mediana del precio de una casa”, observa. Para cubrir el costo creciente de los gastos diarios, los jubilados están volviendo al trabajo.

Volatilidad del mercado bursátil

Durante la pandemia, el mercado bursátil se disparó a medida que las personas confinadas y con mucho dinero en efectivo canalizaron ese dinero hacia las acciones, los bonos y otros tipos de activos. Las cuentas de ahorros jubilatorios vieron un buen aumento, por lo que muchos trabajadores decidieron jubilarse. ¡Qué diferencia de un año a otro! Desde comienzos del 2022, el mercado bursátil ha ido en constante declinación, entre tasas de interés en aumento y la altísima inflación. Eso ha causado espanto en algunos jubilados, que están viendo que los saldos de sus 401(k) se diluyen. “Cuando miras tu estado de cuenta mensual cada mes, y el mercado de valores ha bajado desde comienzos del 2022, no te sientes muy tranquilo sobre tu situación financiera”, dice Buber. “Estas personas jubiladas son las mismas que perdieron una parte sustancial de sus ahorros jubilatorios en el 2008 y apenas pudieron recuperarse”. Están empezando a recordar esos malos momentos y piensan que tal vez deban trabajar un par de años más para recuperar lo que perdieron, agrega.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cambios en el paisaje laboral

Antes de la pandemia, la mayoría de las personas iban a la oficina todos los días. Todo eso cambió cuando los cierres generados por la COVID-19 obligaron a las empresas a adoptar la modalidad de trabajo remoto. Ahora, para hacer su trabajo, los empleados de todas las edades y habilidades tuvieron que aprender a reunirse por Zoom, enviar un mensaje con Slack o adoptar la tecnología en alguna otra forma. Para las personas jubiladas, eso cambió la ecuación. De pronto, podían ganarse la vida sin salir de casa. No tenían que preocuparse por contagiarse de COVID-19 ni reunir energía para viajar al trabajo todos los días. “Muchas personas que estaban próximas a la jubilación decidieron jubilarse durante la pandemia y descansar”, dice Andrew Meadows, vicepresidente sénior de Ubiquity Retirement + Savings. “No se dieron cuenta del gran cambio que hubo en el entorno laboral por todo esto. Es muy distinto a como era antes de la pandemia. Y eso abre muchas oportunidades para las personas mayores”.

Necesidad de seguro médico

Al mes de abril, el costo de los servicios de atención médica había aumentado el 3.5% en el último año, y si bien ese aumento no es tan grande como el de la inflación general, los jubilados lo sienten en forma particular. Según Buber, el costo promedio del cuidado de la salud de una persona mayor es aproximadamente tres veces más alto que el de un trabajador adulto joven. Si las personas más jóvenes pagan $500 por el cuidado de la salud, los adultos mayores pagan $1,500. Para subsidiar algo del aumento de esa carga, los jubilados —especialmente los jubilados más jóvenes que todavía no pueden acceder a Medicare— están volviendo a empleos que brindan seguro médico. “La porción más grande de su ingreso mensual es para cubrir costos del cuidado de la salud”, dice Buber. “Fueron un grupo de alto riesgo durante la pandemia. Por supuesto que quieren seguro médico, y dado el costo, quieren un empleo que cubra el aumento”.

Sentirse solo

La soledad entre los adultos mayores, ya un problema de importancia en este país, empeoró con la pandemia. Actualmente, alrededor de la tercera parte de los adultos del país mayores de 45 años reportan sentirse solos, y quienes tienen bajos ingresos son especialmente vulnerables. La soledad no solo puede afectar el estado de salud mental, sino que hay estudios que demuestran que es tan mala para la salud física como estar excedido de peso o fumar. Para los jubilados, una forma de superar la soledad es volver al trabajo. “En este país tenemos una situación muy grave de soledad y depresión entre los adultos mayores. La pandemia realmente exacerbó eso”, dice Meadows. “Durante la pandemia, muchas personas mayores se vieron obligadas a quedarse en casa, y ahora están pensando en volver a trabajar en busca de interacción social”.
 

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.