Skip to content
 

5 maneras de aumentar el rendimiento de tus ahorros

Después de años de pagar casi nada de interés, las cuentas están comenzando a ofrecer tasas más altas.

billetes enrollados como flores enterrados en tierra

BRIANAJACKSON/GETTY IMAGES

In English

Durante la mayor parte de los últimos 14 años, el rendimiento más alto que podías obtener de una cuenta de ahorros era una sonrisa insulsa de tu banquero. Pero, gracias a los esfuerzos de la Reserva Federal para frenar la economía y aplastar la inflación, las tasas de interés a corto plazo están subiendo.

Según Bankrate.com, actualmente puedes conseguir hasta el 3.65% de interés en un certificado de depósito (CD) bancario a cinco años. Tal vez eso no parezca mucho, pero en una cuenta de ahorros de $10,000, son $365, lo que es aproximadamente $365 más de lo que estás obteniendo ahora.

Tienes que investigar para encontrar esos rendimientos más altos: el CD promedio a cinco años todavía paga solo el 0.87%. Estas son cinco buenas opciones para ganar intereses adicionales con tu dinero.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


1. Cuentas de ahorros bancarias

La cuenta de ahorros promedio no paga casi nada. Por ejemplo, una cuenta de ahorros en Wells Fargo ofrece el 0.01%, lo cual significa que podrías duplicar tu dinero en 7,200 años. Puedes obtener mejores resultados.

Dollar Savings Direct (en inglés) actualmente ofrece una cuenta de ahorros con un rendimiento del 3% con un saldo mínimo de $1. Quorum (en inglés) también tiene una cuenta de ahorros con el 3% de interés. Y UFB Direct ofrece un rendimiento del 2.85%.

Habrás notado que Dollar Savings Direct y UFB Direct son bancos en línea: no puedes ir a una sucursal a abrir una cuenta. Pero puedes hacerlo en línea. El dinero que ahorran al no tener sucursales físicas les permite ofrecer rendimientos más alto que los de muchos bancos tradicionales. (Quorum es una cooperativa de crédito).

Las cuentas del mercado monetario son una variante de las cuentas de ahorros que, por lo general, pagan intereses más altos y permiten utilizar cheques. Sin embargo, los propietarios de cuentas del mercado monetario normalmente están limitados a seis retiros de dinero al mes, sin contar los retiros de cajeros automáticos. Nuevamente, los bancos en línea tienden a ofrecer los rendimientos más altos.

2. Certificados de depósito bancarios (CD)

Un CD generalmente ofrece un rendimiento más alto que las cuentas de ahorros o del mercado monetario. Eso se debe a que el CD inmoviliza tu dinero por un tiempo determinado, por lo general entre tres meses y cinco años. Si sacas el dinero antes del vencimiento del CD, deberás pagar una multa por retiro anticipado. No hay penalización máxima, pero la multa por retiro anticipado normalmente equivale al interés de 90 a 180 días.

Normalmente, cuanto más tiempo inmovilizas tu dinero, mejor es el rendimiento que obtienes del CD. En estos momentos hay relativamente poca diferencia en el rendimiento de los CD a distintos plazos. El rendimiento promedio nacional de un CD a un año es del 0.82%, según Bankrate, y el rendimiento promedio de un CD a cinco años es del 0.87%. Los CD de alto rendimiento para todos los plazos varían entre el 2.5% a seis meses y el 3.65% a cinco años.

La mayoría de los inversionistas quieren congelar los altos rendimientos actuales con un CD a largo plazo si creen que las tasas de interés no subirán mucho más. Probablemente este no sea el momento de hacer eso, dice Greg McBride, analista financiero jefe de Bankrate. “La Junta de la Reserva Federal anticipa que aumentará las tasas de interés otro 1.25% este año”, dijo. La Reserva Federal ha aumentado la tasa de los fondos a corto plazo cinco veces este año, y la llevó de un máximo del 0.50% a un máximo del 3.25%.

La mejor opción para la mayoría de las personas en este momento es una cuenta de ahorros o un fondo monetario con alto rendimiento. “Si te gusta apostar, obtén la mejor tasa que encuentres en una cuenta de ahorros ahora y espera hasta que la Reserva Federal entre en modalidad de pausa” antes de congelar los rendimientos con un CD, dice Ken Tumin, fundador de Depositaccounts.com.

3. Valores del Tesoro

Los valores del Tesoro, que son pagarés respaldados por el Gobierno federal, también ofrecen buenos rendimientos. Los bonos del Tesoro a tres meses rinden el 3.4%, y los bonos a un año rinden casi el 4%. El interés devengado por los valores del Tesoro no paga impuestos estatales sobre los ingresos, pero sí paga el impuesto federal sobre los ingresos.

Los bonos del Tesoro que vencen en un año o menos se emiten con descuento, en forma similar a los bonos de ahorro. Por ejemplo, puedes comprar un bono del Tesoro de $10,000 a un año por $9,750, y al vencimiento del bono el Gobierno te pagará tus $10,000. La ganancia es el interés. Los bonos del Tesoro con vencimiento a más de un año y menos de 20 años pagan intereses semestrales.

Puedes comprar valores del Tesoro a través de un agente de corretaje o directamente (y en forma gratuita) en treasurydirect.gov. La mayoría de los agentes de corretaje también venden CD y pueden ser buena fuente de información para encontrar un CD con alto rendimiento, dice Tumin.

Una desventaja de los valores del Tesoro: si los vendes antes del vencimiento, podrías obtener más o menos del valor nominal de la inversión.

4. Fondos mutuos del mercado monetario

Un fondo mutuo del mercado monetario invierte en valores a corto plazo de gran calidad que devengan interés, como los bonos del Tesoro. A diferencia de un banco, que puede fijar un rendimiento por un período determinado, los fondos monetarios solo pueden darte lo que ganan, menos los gastos. El fondo monetario típico rinde el 2.57%, según Crain Data, que sigue el rendimiento de los fondos más grandes.

Normalmente, en las cuentas de corretaje o de fondos mutuos verás que los fondos monetarios se presentan como la opción de dinero en efectivo. Al elegir un fondo monetario, busca los que tengan los gastos anuales más bajos. Cuanto menos dinero se quede la compañía de fondos, más conservarás tú.

No obstante, una advertencia: los fondos monetarios fueron diseñados para mantener el precio de sus acciones en $1, por lo que, en teoría, no puedes perder dinero. (A diferencia de las cuentas bancarias, los fondos monetarios no están cubiertos por el seguro federal de depósitos). Su historial de seguridad es excelente, si bien se empañó en el 2008, cuando el colapso de la agencia de corretaje Lehman Brothers hizo que el Fondo de la Reserva cayera temporalmente por debajo de $1, algo que en la jerga de fondos monetarios se conoce como break the buck.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. Bonos de ahorro

Si tienes una perspectiva a largo plazo y te preocupa la inflación, considera los bonos de ahorro de la serie I. Como el rendimiento de estos bonos se ajusta por la inflación, actualmente están pagando el 9.62%. Si compras uno antes del 31 de octubre, obtendrás ese rendimiento por los próximos seis meses.

Los rendimientos de los bonos nuevos de la serie I cambian en noviembre y mayo y se ajustan según los cambios en el índice de precios al consumidor (IPC), el parámetro principal que utiliza el Gobierno para medir la inflación. Dado que el IPC se disparó el 8.3% en los 12 meses que concluyeron en agosto del 2022, es razonable apostar a que el rendimiento de los bonos de la serie I emitidos entre noviembre y mayo será más alto que el rendimiento de los CD y de los mercados monetarios. Al igual que con otros valores del Tesoro, el interés devengado por los bonos de la serie I no paga impuestos estatales sobre los ingresos.

Solo puedes comprar $10,000 de bonos de ahorro por año calendario, o $15,000 si usas $5,000 del reembolso que recibes por la declaración de impuestos sobre los ingresos. No puedes canjearlos durante un año, y si los canjeas antes de los cinco años pierdes el interés de los tres meses anteriores.


John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente, fue periodista de Kiplinger's Personal Finance y USA Today.