Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Pizzas de verduras sin harina

Son más saludables hechas con champiñones portobello, calabacín o berenjena.

In English | Aunque en la casa recientemente he logrado reducir nuestro consumo de carbohidratos, saber qué hacer con  las pizzas me tenía perpleja. Después de todo, sin esa corteza crujiente de masa, ¿se le puede llamar pizza? Resulta ser que ciertos vegetales pueden reemplazar la masa por completo y forman una base deliciosa para nuestros ingredientes de pizza favoritos.

Las berenjenas y los champiñones portobello son los más fáciles de usar como base sin masa, sobre la que puede colocar la salsa de tomate, quesos y otros aderezos. Solo debe extender sobre ellos, con una brocha de cocina, aceite de oliva sazonado con ajo y un poco de sal y pimienta y luego asarlos hasta que estén completamente cocidos.

Aunque suponen un poco más de esfuerzo, las "cortezas" de calabacín le permiten aprovechar este vegetal tan abundante al final de la temporada de cosecha. Dado el alto contenido de agua del calabacín, necesitará rallarlo y sazonarlo con sal para que pierda parte de su líquido —explico cómo hacerlo en la receta—.

Mientras se cocinan las bases de verduras, prepare la salsa y demás ingredientes. Respecto a la salsa de tomate, mientras más sencilla, mejor; solo mezcle tomates triturados enlatados con aceite de oliva y ajo.

Aderece con los ingredientes que más le gusten. Mis recetas todas incorporan ingredientes vegetarianos sencillos, que no necesitan cocerse —aceitunas, alcachofas, maíz— pero considere otras opciones vegetarianas rápidas, tales como pimientos asados o hasta frijoles enlatados escurridos. Las cebollas caramelizadas hacen buena combinación con cualquiera de las bases. O puede cubrirlas con algunas de sus carnes favoritas tales como el chorizo, salchichón o peperoni.

Ahora su familia puede seguir disfrutando su noche de pizza semanal —¡con menos carbohidratos y calorías!—.

Champiñones portobello

Foto: Threemanycooks.com

Los champiñones portobello son los más fáciles de usar como base para la salsa de tomate, quesos y otros aderezos.

Pizzas de champiñones portobello sin masa con alcachofas y queso provolone

  • Rinde 4 porciones
  • 1/4 taza de aceite de oliva, dividida
  • 3 dientes de ajo medianos, picados y divididos
  • 8 champiñones portobello grandes, sin tallos y limpios
  • Sal y pimienta negra molida
  • 1 taza de tomates triturados enlatados
  • 1/2 taza de alcachofas marinadas, picadas
  • 2 onzas (1/2 taza colmada) de queso provolone rallado
  • Queso parmesano rallado

Coloque las rejillas del horno una en la posición más baja y la otra en la más alta y caliente el horno a 450 grados. Mezcle 3 cucharadas del aceite y 2/3 del ajo picado en un recipiente pequeño. En una bandeja para hornear con borde, coloque los champiñones con el lado de los tallos hacia abajo; con una brocha de cocina extienda el aceite con ajo sobre los champiñones y sazone ligeramente con sal y pimienta. Voltee los champiñones y extienda el aceite de ajo restante sobre ellos; sazone ligeramente con sal y pimienta. Coloque la bandeja en la rejilla inferior y hornéelos lo justo para que se cocinen, aproximadamente 10 minutos. Retire la bandeja del horno e inclínela un poco para que el jugo acumulado de los champiñones se vierta sobre la bandeja. Encienda el asador al máximo.

Mientras se cocinan los champiñones, mezcle la cucharada de aceite y ajo restantes con los tomates. Cubra cada champiñón con una porción de salsa, luego agregue las alcachofas y termine con el queso. Coloque la bandeja en la rejilla superior y hornee los champiñones hasta que se derrita el queso y comience a dorarse, de 3 a 5 minutos. Espolvoree con queso parmesano y sirva.

Pizzas de calabacín sin masa con maíz y queso mozzarella

Foto: Threemanycooks.com

Aunque suponen un poco más de esfuerzo, las "cortezas" de calabacín le permiten aprovechar este vegetal tan abundante al final de la temporada de cosecha.

Pizzas de calabacín sin masa con maíz y queso mozzarella

Rinde 4 porciones

No se preocupe por la gran cantidad de sal; una vez que la sal ayude a extraer el agua del calabacín, casi toda se elimina por el desagüe con el agua extraída.

4 calabacines mediano-grandes (aproximadamente 2 libras), pelados y rallados gruesos

  • 2 cucharaditas de sal de mesa
  • 1/2 taza de pan rallado seco
  • 1 huevo grande
  • 2 cucharaditas de albahaca seca
  • 1/4 taza de aceite de oliva, dividida
  • 1 diente de ajo mediano, picado
  • 1 taza de tomates triturados enlatados
  • 1/2 taza de granos de maíz congelados, descongelados, o frescos
  • 4 onzas de queso mozzarella, cortado en rebanadas finas

En un colador, mezcle el calabacín y la sal; deje reposar hasta que comience a eliminar su líquido, aproximadamente 10 minutos. Exprima cuanto líquido pueda y coloque el calabacín en un tazón grande con el pan rallado, el huevo y la albahaca; mezcle para integrar los ingredientes. Divida la mezcla en 8 porciones y forme tortitas de 3 1/2 pulgadas.

Mientras tanto, coloque la rejilla del horno en la posición más alta y encienda el asador. Caliente 1 1/2 cucharadas de aceite en una sartén grande a fuego mediano alto. Agregue 4 de las tortitas de calabacín y sofría, volteándolas solo una vez, hasta que se cocinen y doren por ambos lados, aproximadamente 4 minutos en total. Trasládelas a una rejilla de alambre colocada sobre una bandeja para hornear con borde. Repita con otra cucharada y media de aceite y las tortitas restantes.

Mientras se cocinan las tortitas, mezcle la cucharada de aceite y ajo restantes con los tomates. Cubra cada tortita con una porción de salsa, luego agregue el maíz y termine con el queso. Hornee hasta que se derrita el queso y comience a dorarse. Sirva.

Pizza de berenjena sin masa con aceitunas y queso feta

Foto: Threemanycooks.com

Las berenjenas y los champiñones portobello son los más fáciles de usar como base sin masa para la salsa de tomate, quesos y otros aderezos.

Pizza de berenjena sin masa con aceitunas y queso feta

Rinde 4 porciones

  • 1/4 taza de aceite de oliva, dividida
  • 3 dientes de ajo medianos, picados y divididos
  • 1 berenjena grande (aproximadamente 1 1/2 a 2 libras), picada en 8 rodajas de 1/2 pulgada de grosor
  • Sal y pimienta negra molida
  • 1 taza de tomates triturados enlatados
  • 1/2 taza de aceitunas kalamata sin semillas, picadas gruesas
  • 1/2 taza de queso feta desmenuzado (aproximadamente 2 onzas)

Coloque las rejillas del horno una en la posición más baja y la otra en la más alta y caliente el horno a 450 grados. Mezcle 3 cucharadas del aceite y 2/3 del ajo picado. Coloque las rodajas de berenjena sobre una rejilla colocada sobre una bandeja de hornear con borde. Con una brocha de cocina extienda por ambos lados el aceite con ajo y sazone con sal y pimienta. Hornee por un lado por 10 minutos, voltee las rodajas y hornee hasta que el otro lado se dore, aproximadamente 10 minutos más. Encienda el asador al máximo.

Mientras se asa la berenjena, mezcle la cucharada de aceite y ajo restantes con los tomates. Cubra cada rodaja de berenjena con una porción de salsa de tomate, luego agregue las aceitunas y termine con el queso. Coloque la bandeja en la rejilla superior del horno y hornee hasta que se derrita el queso y comience a dorarse. Sirva.

También le puede interesar:

¿Cuánto duran los alimentos?

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO