Skip to content
 

Técnicas para preparar tu entrevista de trabajo

No solo el currículo ayuda en la búsqueda de empleo, también tu lenguaje corporal, valores y fortalezas completan tu perfil.

Mujer haciendo una entevista de trabajo

Corbis

No solo tener un buen currículo te ayuda en la entrevista de trabajo, también una preparación mental puede darte la oportunidad.

Se ha escrito mucho sobre cómo prepararte para una entrevista de trabajo: qué poner en tu currículo, qué tipo de preguntas hacer o cómo negociar tu salario. Todos esos consejos apuntan a la imagen profesional que quieres proyectar. Pero, ¿qué ocurre con tu preparación interna? Estar listo mentalmente es tan importante como tus credenciales profesionales para conseguir el trabajo que deseas. A continuación, te ofrecemos una serie de consejos un poco diferentes  para tener una entrevista más efectiva.

1. Identifica tus valores profesionales relevantes

Los valores son importantes porque representan la verdadera expresión de tu persona. Cuando trabajas honrando tus valores profesionales, el trabajo resulta totalmente satisfactorio.

Puedes identificar tus valores profesionales recordando experiencias de trabajo donde te sentiste realizado o a lo contrario, cuando te sentiste en una situación intolerable. Por ejemplo, si te molesta trabajar en equipo, trabajar de manera solitaria puede ser uno de tus valores relevantes. Algunos valores profesionales: honestidad, ética, servicio al cliente, calidad, cumplimiento o creatividad.

Los valores profesionales del potencial empleador los identificarás al leer acerca de su misión u objetivos. El anuncio de la vacante muy seguramente contenga los valores inherentes a la posición.

Ten presente para mencionar durante la entrevista tus tres o cuatro valores profesionales relevantes. El empleador te percibirá como una persona alineada con la filosofía de la empresa.

2. Aclara tus destrezas transferibles relevantes

Destrezas transferibles son las que has adquirido a través de tu carrera y que puedes aplicar en muchas áreas, independientemente del tipo de industria o de la posición específica a la que postulas. Conocer tus destrezas transferibles es importante. El potencial empleador no solo busca llenar una posición, sino busca una persona con las destrezas adecuadas.

Algunas destrezas transferibles son: habilidades organizacionales y comunicacionales (verbales y por escrito); capacidad para tomar decisiones, para generar ideas, para negociar, para improvisar, para crear y seguir procedimientos, manejar presupuestos, o tratar con el público, entre otras.

Menciona algunas de tus destrezas transferibles durante la entrevista y quedará en evidencia que eres un candidato válido para la posición.

3. Practica un lenguaje corporal triunfador

Estudios realizados por Amy Cuddy, psicóloga de Harvard Business School, demuestran que prepararte con un lenguaje corporal adecuado antes de una situación de estrés ayuda a comportarte con liderazgo, así como de manera confiada y asertiva. Lo que necesitas para esto es simplemente tu cuerpo, privacidad y dos minutos. La idea es adoptar una pose poderosa (por ejemplo, con los brazos arriba como cuando se llega a meta de maratón) por dos minutos. Esta pose te ayuda a segregar adecuadamente testosterona (hormona que fortalece ser optimista y tomador de riesgos), y cortisol (hormona responsable del comportamiento bajo situaciones de estrés). Practica esta pose antes de la entrevista y saldrás de ella con la seguridad que dijiste lo que querías decir y que te diste a conocer como realmente eres.

4. Visualízate en la entrevista

Visualizar es crear imágenes o fotografías en tu mente. Imaginarte como serás y actuarás durante la entrevista te ayudará a sentirte familiarizado cuando llegue la entrevista. Puedes visualizar sentándote en un lugar calmado por cinco minutos. Luego de inhalar y exhalar profundamente varias veces, cierra los ojos y visualízate: Saliendo de tu casa a la entrevista, entrando a la compañía, bien vestido, saludando con cortesía y seguridad. Visualízate actuando determinadamente, astutamente, y con creatividad y sentido del humor. Puedes también imaginarte actuando con cualidades que quieras reforzar, como tranquilidad o asertividad, entre otras.

La visualización es especialmente útil cuando la entrevista es por teléfono, computadora, o es una entrevista de panel (varios representantes de un empleador te entrevistan simultáneamente). Visualízate en una entrevista de este tipo. Piensa en las características que te harán sentir más conectado con los entrevistadores como, por ejemplo, hablar pausadamente o escuchar atentamente, y refuerza la cualidad que contribuirá a conectarte con los entrevistadores (ser buen oyente, mirar a los ojos, o asentir verbal o físicamente).

Trata a las entrevistas telefónicas como si fueran en persona; incluso vístete como si fuera en persona. Esto te ayudará a sentir que es algo serio. Asegura que el ambiente donde tomarás la llamada es apropiado y te permita hablar con tranquilidad.

Por último, recuerda que al ensayar estas técnicas  estarás cumpliendo uno de los requisitos para el éxito: práctica, práctica, práctica. ¡Mucha suerte en tu búsqueda de trabajo!

Antonio Estrada es coach profesional ejecutivo y de vida. Puedes visitar su sitio web acá: antoniocoach.com

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO