Skip to content
 

Cómo tomar decisiones difíciles en el trabajo

Encuentra respuestas a algunas de las preguntas complicadas a las que puedes enfrentarte en el entorno laboral.

Ilustración de dos personas jóvenes al fondo de una oficina celebrando una promoción mientras una mujer mayor los observa desde su escritorio

RYAN JOHNSON

In English 

Me acaban de pasar por alto para un ascenso por segunda vez —nuevamente promocionaron a alguien 20 años más joven que yo—. ¿Debería presentar una queja de discriminación por edad o ignorarlo?

Hay una opción mucho mejor: prepara un argumento que justifique por qué deberías ser considerado para un ascenso, y preséntaselo a tu jefe de manera tranquila y profesional, dice Jim Peacock, director y fundador de Peak Careers Consulting en Waterville, Maine. "Nunca debes adoptar una actitud antagonista. No es posible ganar de esa manera".

Para prepararte, haz una lista de al menos cinco formas en las que aportas valor a tu organización, cada una con un ejemplo de su impacto, aconseja Peacock. Si, por ejemplo, una de tus fortalezas es que eres muy organizado, menciona cómo tus sistemas hacen que el lugar de trabajo funcione sin problemas. Si tienes buenas habilidades interpersonales, explica cómo has generado nuevas oportunidades de negocios, has resuelto conflictos con clientes o has sido un mentor no oficial.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Al crear la lista, ten en cuenta las suposiciones que tu jefe pueda tener sobre ti para poder contrarrestarlas. "Tu jefe puede tener prejuicios de edad muy arraigados y ni siquiera darse cuenta", dice Peacock, y agrega que las suposiciones más comunes son que los trabajadores mayores no permanecerán en el trabajo por mucho tiempo y que no son buenos para adaptarse a la nueva tecnología.

Responde a cada suposición con una afirmación positiva, dice Peacock. "Podrías decir: 'Siempre busco mejorar mis habilidades tecnológicas. Nunca he evitado aprender a usar software o sistemas nuevos, ni mantener al día mis conocimientos'. O bien: 'Me encanta trabajar para esta empresa y tengo la intención de seguir haciéndolo durante otros 10 o 20 años'". 

No subestimes ninguna de tus fortalezas. Podrías suponer que son obvias, pero a menudo no lo son, especialmente si tu jefe supervisa a un grupo grande o tiene amplias responsabilidades, dice Peacock.

Después de presentar tu caso, pide la opinión de tu empleador, dice. "Puedes decir: 'Me preocupa que puedo estar siendo ignorado para un ascenso. ¿Qué puedo hacer?'". 

Si continúan pasándote por alto, y realmente crees que la edad es un factor, solo entonces deberías considerar hablar con el Departamento de Recursos Humanos.

Ilustración de una casa que se despega de la tierra y se ven las raíces

Ryan Johnson

He recibido una excelente oferta laboral, pero está a 300 millas de distancia y no puedo trabajar de forma remota. ¿Debo aceptarla y renunciar a mi empleo actual y trasladar a mi familia?

Es fácil sentirse abrumado por una decisión como esta, que no solo afecta tu carrera, sino toda tu vida y la de tu familia. Rebecca Michel, profesora adjunta en el programa de asesoramiento de DePaul University en Chicago, recomienda usar un sistema de clasificación escalonado para la toma de decisiones que comienza con tus valores y termina con tus preferencias.

En el primer nivel, detalla todos los beneficios o inconvenientes financieros de la reubicación, más allá de los detalles obvios de salario y beneficios, dice Michel. ¿Los costos de vivienda son más altos o más bajos en la nueva ubicación? ¿Tu cónyuge o pareja tendría que encontrar un nuevo empleo y perder ingresos durante la búsqueda? ¿Tendrías que presupuestar más gastos de transporte? ¿Existen oportunidades de ascenso en la nueva empresa?

Luego, considera las circunstancias de tu familia. "Si perteneces a la "generación sándwich" y tienes a tu cargo a padres y a hijos pequeños, la situación se vuelve más complicada", dice Michel. Las implicaciones de la mudanza (encontrar cuidadores, cambiar de escuela, cambiar de médico y de cobertura de salud) pueden ser factores decisivos.

El siguiente paso es evaluar tus preferencias de ubicación y de comunidad, y si te sientes cómodo con grandes cambios. "Si formas parte de una comunidad religiosa o de una organización cívica, investiga si hay opciones similares en la nueva localidad", dice Michel. "Sopesa el impacto de la disrupción: algunas personas lo ven como una aventura, pero para otras supone un reto difícil". ¿Aún no estás seguro? Es posible que necesites más información para tomar una decisión. Pide una reunión con tus futuros colegas. "Una gran incógnita suelen ser las personas con las que vas a trabajar", dice Michel. "Debes estar seguro de que son compatibles contigo". Si no tienes claros algunos aspectos de la oferta laboral, solicita hablar con el Departamento de Recursos Humanos.

Recuerda que estás en una posición ventajosa. Con un empleo y una oferta en la mano, tienes la oportunidad de poder pedir a tu actual empleador un aumento e incluso un ascenso, y de negociar un acuerdo más atractivo con el posible futuro empleador.


Ilustración de un hombre saltando fuera de su cubículo de trabajo

Ryan Johnson

Me cansé de seguir la misma rutina diaria con las mismas personas trabajando para una organización grande en la que realmente no puedo influir. He estado pensando que sería más feliz si dejara el mundo corporativo y fuera un trabajador independiente. ¿Es la decisión correcta?  

Es posible que la pandemia te haya dado una idea de cómo podría ser trabajar por tu cuenta: un horario flexible, sin código de vestimenta, una oficina que admite mascotas y tal vez la libertad de escoger y rechazar proyectos.

"Pero existe el peligro de idealizar la vida del trabajador independiente; hay muchos inconvenientes potenciales", dice Sharon Givens, psicoterapeuta y fundadora de Visions Counseling & Career Center en Columbia, Carolina del Sur. Ella sugiere que abordes la pregunta teniendo en cuenta los siguientes factores.

Finanzas. A menudo no basta con igualar tu salario actual, porque tus gastos como contratista pueden ser significativamente más altos. "Podrías tener gastos importantes que debes presupuestar, como tu propio seguro de salud, todos tus gastos de viaje y las actualizaciones a tu oficina en casa", dice Givens. Además, tus impuestos suelen subir, ahora que no tienes un empleador que pague la mitad de tus impuestos del Seguro Social.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Asimismo, los ingresos de los trabajadores independientes pueden ser muy irregulares, por lo que necesitarás un colchón financiero que cubra al menos unos meses de gastos.

Clientes. ¿Quién te contratará? Para llevar una vida cómoda como trabajador independiente, es fundamental tener una amplia red de contactos, por lo que debes tenerla preparada antes de dar el paso. Si solo tienes una o dos fuentes de trabajo potenciales, probablemente no estés listo. Intenta conseguir un contrato antes de dejar tu trabajo corporativo.

Responsabilidades. Ser trabajador independiente significa no solo desempeñar una función profesional típica, sino también asumir nuevas tareas, como el mercadeo y la contabilidad. Y cuando tu computadora falla o necesitas configurar un sitio web o de redes sociales, el personal informático de la empresa no va a intervenir para ayudarte. Estas tareas adicionales pueden requerir tiempo o dinero, o causarte intranquilidad, o quizá las tres cosas.

Estilo de vida. Como trabajador independiente, normalmente trabajas solo. "Tienes que conocerte realmente a ti mismo y lo que te impulsa. Si te motiva compartir objetivos con los compañeros y tener esa interacción social a lo largo de la jornada laboral, puede que trabajar como independiente no sea la opción adecuada", afirma Givens. "Puede resultar muy solitario".

 

Karen Hube es una experimentada escritora financiera y editora colaboradora de Barron's.