Skip to content
 

10 maneras de prepararte para regresar a la oficina

Estos consejos te ayudarán a adaptarte si has estado trabajando un tiempo desde casa.

Hombre con una mascarilla entrando a una oficina.

Getty Images

In English

Después de casi dos años, muchas empresas que comenzaron a trabajar totalmente a distancia durante la pandemia de COVID-19 ahora piden a sus empleados que regresen a trabajar en persona. Empresas desde Microsoft y Google hasta American Express y Citigroup anunciaron sus planes para recibir a los empleados en sus oficinas (en persona), ya sea a tiempo completo o parcial.

Sin embargo, muchos empleados deberán hacer ciertos ajustes para regresar a la oficina. Si vuelves a trabajar en persona con un horario de tiempo completo o híbrido, aquí hay diez formas de prepararte para el cambio.

1. Conoce las políticas de tu empleador con respecto a la COVID-19

Es probable que en tu trabajo ya se hayan producido varios cambios desde el comienzo de la pandemia, señala Stefanie Heiter, fundadora y directora ejecutiva de Bridging Distance, una empresa de asesoramiento laboral. Es importante que hables con los gerentes o con el Departamento de Recursos Humanos para tener una idea de los cambios que encontrarás ahora, desde la distribución de los escritorios para posibilitar el distanciamiento social hasta el equipo que se utilizará durante las reuniones en la sala de conferencias.

También sería conveniente establecer si volverás a la oficina a tiempo completo o si adoptarás un horario híbrido. Algunas empresas tienen una actitud más flexible en cuanto a esta última posibilidad, ya que casi 6 de cada 10 trabajadores buscarían un nuevo empleo si se vieran obligados a volver a trabajar en persona a tiempo completo, según una encuesta de FlexJobs.

2. Evalúa tu condición física

Algunas personas vieron la pandemia como una oportunidad para mejorar su salud y su aptitud física. Para otras, fue una oportunidad para relajarse y mirar Netflix. En cualquier caso, para ir a la oficina y permanecer allí todo el día necesitarás una resistencia física que tal vez no hayas mantenido en casa, afirma el experto en longevidad Michael Clinton, autor de Roar Into the Second Half of Your Life.

No cabe duda de que es importante consultar con el médico antes de empezar cualquier programa de ejercicios. Pero debes considerar el esfuerzo físico necesario y cuánto tendrás que caminar para desplazarte a al trabajo y durante tu jornada laboral, y piensa en lo que tendrás que hacer para prepararte para los días de trabajo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


3. Recuerda lo que debes llevar en tus bolsillos o en tu cartera

Billetera. Anteojos. Mascarilla. Llaves. Bálsamo labial. Tarjeta de identificación de empleado. Teléfono. Es hora de acostumbrarte a revisar tu lista personal nuevamente para asegurarte de tener lo que necesitarás durante el día, indica Heiter. Vuelve a familiarizarte con tus artículos básicos, con el modo de llevarlos y de asegurarte de no haber olvidado nada. Lo que hace uno o dos años tal vez fuera un hábito, ahora puede precisar de cierta atención.

Mientras estás en eso, Clinton sugiere que consideres los hábitos que has adoptado al trabajar desde casa para que tu hogar funcione sin problemas y el modo en que se llevarán a cabo esas tareas cuando vuelvas a trabajar a la oficina. Cuando estabas siempre en casa, era más fácil ocuparte de ciertas tareas como lavar una o dos cargas de ropa durante el día, usar un descanso para preparar la comida o incluso ordenar la casa durante la hora del almuerzo. Ahora necesitas un nuevo plan para mantener tu hogar en orden.

4. Pruébate tu vestuario de trabajo

Después de pasar dos años en el armario, es posible que tu ropa necesite renovarse un poco, indica Clinton. “La idea de un vestuario de trabajo ha cambiado mucho”, señala. Averigua las normas de la oficina sobre la vestimenta. Luego, pruébate la ropa que piensas usar para cerciorarte de que te quede bien, y compra algunas prendas nuevas si es necesario.

5. Haz un viaje de prueba a la oficina

También es posible que haya cambiado la forma de viajar al trabajo, dice Clinton. Muchas agencias de transporte público modificaron sus horarios de trenes y autobuses al comienzo de la pandemia y quizás aún no funcionen con la misma frecuencia que hace dos años. Es importante averiguar los horarios del transporte público (y los precios), los desvíos en las rutas de circulación debido a nuevas obras viales e incluso los cambios en los peajes.

También puede ser una buena idea hacer un recorrido de prueba antes del primer día de trabajo para saber si hubo algún cambio importante. Según el lugar donde trabajes, Clinton aconseja prever más tiempo para adaptarte a los cambios que haya efectuado la empresa, como los requisitos de distanciamiento social en los ascensores y los nuevos procedimientos de acceso al establecimiento.

6. Ajusta tu horario de sueño

Si te has acostumbrado a quedarte despierto por la noche o dormir hasta más tarde que antes de la pandemia, tal vez necesites un tiempo para acostumbrarte a levantarte más temprano. Después de todo, tendrás que disponer de tiempo para tu rutina matutina cuando vuelvas a la oficina.

No dormir lo suficiente también puede tener consecuencias importantes. Por ejemplo, las personas que tienen insomnio grave son siete veces más propensas a sufrir accidentes laborales y al viajar al trabajo que las personas que duermen bien. Trata de modificar tu horario de sueño para que coincida con la hora a la que deberás levantarte cuando regreses a trabajar.

7. Ocúpate de tus responsabilidades de cuidador

Las responsabilidades del cuidado han presentado una gran dificultad para muchas familias durante la pandemia. Según la Kaiser Family Foundation, más de 1 de cada 10 mujeres expresaron haber tenido que cuidar a un familiar —incluidos niños y parientes mayores— durante los últimos dos años. Organizar el cuidado de los niños y otros familiares es fundamental, según Heiter. Dado que hay tanta demanda de estos servicios, puede llevarte algún tiempo encontrar centros de cuidado que se adapten a tus necesidades. Heiter señala que se han cerrado centros de cuidado diurno en todo el país y que el cuidado infantil es muy escaso.

8. Facilita el cambio para tus mascotas

Alrededor de 1 de cada 5 hogares adoptó una mascota durante la pandemia, según la American Society for the Prevention of Cruelty to Animals. Las mascotas hacían compañía a las personas cuando pasaban más tiempo en casa. Ahora necesitan una alternativa para cuando sus dueños regresen a la oficina. 

Cuando Clinton tenía que estar fuera de casa durante varias horas, al regresar notaba que su perro estaba ansioso. “Debemos ausentarnos gradualmente para que se acostumbren”, explica. Además, hay más familias que necesitarán ayuda para pasear a perros y cuidar a las mascotas durante el día, advierte. Haz preparativos para el cuidado de las mascotas tan pronto como sea posible.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


9. Piensa en la comida

La alimentación es otro aspecto que puede resultar más complicado —o más caro— al regresar a trabajar en persona, afirma Heiter. Algunas empresas prefieren evitar los espacios comunitarios como los comedores, las cocinas o las cafeterías. Por lo tanto, puede que tengas que pensar en llevar el almuerzo o hacer otros arreglos. También es posible que debas planificar más las comidas y cocinar con antelación, ya que comenzar a preparar un menú completo para la cena después de un largo día de trabajo puede ser agotador.

10. Habla con la empresa sobre lo que te preocupa

A fin de evitar la propagación de la COVID-19 entre los empleados, trabajar a distancia se convirtió en la norma para muchas empresas. Independientemente de lo que hicieran tus compañeros de trabajo, en casa podías protegerte como quisieras, como por ejemplo usando mascarilla todo el día o asegurándote de limpiar bien todos los alimentos que comprabas.

Eso podría cambiar una vez que vuelvas a trabajar a la oficina, pero tu seguridad debe seguir siendo una prioridad tanto para ti como para tu empleador. Heiter señala que es importante conversar con el Departamento de Recursos Humanos o con tu gerente sobre las políticas de la empresa en cuanto a la prevención de infecciones. Determina en qué medida te sentirás cómodo según tu situación personal. Pregunta sobre las políticas referentes al acoso de los trabajadores por su estado de vacunación, al uso de mascarillas y a otras medidas de prevención contra la COVID-19.

Con un poco de planificación y preparación, podrás regresar a la oficina con confianza y listo para comenzar esta nueva etapa laboral.  

 

Gwen Moran es una escritora y autora especializada en negocios y finanzas. Su trabajo ha aparecido en muchas de las principales publicaciones de negocios y sitios web, como Entrepreneur, Kiplinger.com, Newsweek.com y The Los Angeles Times Magazine.