Skip to content
 

Qué piensan los adultos mayores sobre el trabajo durante la pandemia

Encuesta de AARP revela que la jubilación y el trabajo a distancia determinaron decisiones importantes.

Ejecutiva caminando por un pasillo con el teléfono en la mano y con la otra sostiene su maletín colgado del hombro

GETTY IMAGES

In English

Durante lo que ha llegado a llamarse la Gran Renuncia, muchos trabajadores han cambiado de trabajo para encontrar un puesto más adecuado, mientras que las empresas luchan por contratar —y conservar— a los empleados. Al mismo tiempo, la pandemia de COVID-19 continúa forzando a las empresas y a las familias a tomar decisiones diarias sobre las mejores prácticas para proteger la salud.

Toda esta incertidumbre significa que algunas personas mayores de 50 años tienen que tomar decisiones sobre su salud, su carrera o su jubilación sin una idea clara de cómo se podrían ver las cosas en un año o dos. A fin de comprender la forma en que los adultos mayores han manejado sus empleos y carreras durante los últimos dos años, AARP llevó a cabo una encuesta (en inglés) de 3,685 personas mayores de 50 años a finales de diciembre del 2021. Los resultados sugieren que, aunque la pandemia ha tenido amplias repercusiones, es posible que la proximidad a la edad de jubilación prevista haya desempeñado un papel más importante en la toma de decisiones de los adultos mayores.

A continuación, te mostramos tres conclusiones clave de la encuesta:

1. Muchos adultos mayores han dejado de trabajar

Gran parte de la conversación sobre los empleos en este momento se centra en las personas que dejan de trabajar para encontrar un nuevo puesto que pague más o que se ajuste mejor a sus deseos y necesidades. Sin embargo, para los adultos mayores, la discusión parece ser muy diferente. Muchos eligen no trabajar, bien sea porque se jubilan, porque esperan hasta que mejore la situación de la pandemia o porque se toman tiempo libre por alguna otra razón. Según la encuesta, el 51% de los encuestados indicaron que no trabajan en la actualidad, y la mayoría de este grupo (87%) expresó que han transcurrido dos años o más desde la última vez que estuvieron empleados.

La encuesta sugiere que los adultos mayores que no trabajan en este momento no tienen prisa por encontrar nuevo empleo. Más de nueve de cada diez adultos dijeron que no planeaban buscar empleo durante los próximos seis meses.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. Estar cerca de la jubilación desempeñó un papel importante en las decisiones

Entre las personas encuestadas que habían dejado la fuerza laboral, el 32% indicó que tomaron la decisión porque estaban cerca de la edad de jubilación. En general, muchos de estos adultos que dejaron de trabajar —el 61% de los casos— indicaron que habrían renunciado o se habrían jubilado cuando lo hicieron incluso si no hubiera sucedido la pandemia.

Sin embargo, hubo grandes diferencias en cómo las personas de distintos orígenes raciales respondieron a esta pregunta. Solo el 55% de los encuestados hispanos contestaron que se habrían jubilado incluso sin la pandemia, mientras que el 68% de los encuestados negros contestaron lo mismo. Entre los encuestados blancos, el 62% contestó que la pandemia no afectó su decisión sobre cuándo jubilarse.

3. El equilibrio entre la vida profesional y personal es complicado cuando se trabaja desde casa

Solo el 28% de las personas encuestadas indicaron que su trabajo les permitía trabajar todas o parte de sus horas de manera remota antes de la pandemia. Ese número se elevó al 53% durante la pandemia.

Mientras que las personas mayores de 50 años encuentran en general atractiva la posibilidad del trabajo a distancia, reconocen que conlleva algunos desafíos. El equilibrio entre la vida profesional y la vida personal parece ser la mayor preocupación, ya que el 36% de los trabajadores a distancia encuestados contestaron que era algo difícil o muy difícil poner punto final al trabajo cada día, ya que el trabajo y la vida en el hogar suceden en el mismo lugar.

Otra de las desventajas que señalaron los trabajadores a distancia fue la pérdida de la experiencia social de estar en una oficina. El 33% de los encuestados contestaron que estar aislado de los compañeros de trabajo era algo difícil o muy difícil.

A pesar de estos desafíos, según la encuesta, el 77% de las personas que han podido trabajar desde casa durante la pandemia preferirían seguir haciéndolo.

 

Kenneth Terrell es periodista y colaborador de AARP en los ámbitos de trabajo, empleo, discriminación por edad, carreras laborales y el Congreso. Anteriormente trabajó para la Education Writers Association y U.S. News & World Report, donde reportó sobre política y asuntos gubernamentales, educación, ciencia y tecnología, y estilos de vida.