Skip to content
 

10 consejos para personas que desean cambiar de profesión

Para ir detrás de tu pasión, sigue estos pasos.

Nota de la redacción: este artículo está adaptado del libro de Kerry Hannon, What's Next? Finding Your Passion and Your Dream Job in Your Forties, Fifties, and Beyond.

Chef preparando un dulce de chocolate

Istock

Si siempre has tenido dulces sueños de ser tu propio jefe, lee nuestros consejos para cambiar de profesión.

In English | Un policía es ahora representante de músicos. Un capitán de navío ahora trabaja como gerente de circo. Un botánico cambió las plantas por la elaboración de chocolates. Esos son varios de los importantes cambios de profesión realizados por los adultos mayores y jubilados que entrevisté para mi libro What's Next? Finding Your Passion and Your Dream Job in Your Forties, Fifties, and Beyond.

Cada uno se enfrentó a distintos tipos de desafíos. Sin embargo sus historias comparten denominadores comunes.

Muchos de estos hombres y mujeres se animaron a transformar sus vidas profesionales (y por ende, personales) y descubrir lo que verdaderamente consideraban importante tras sufrir una crisis o pérdida que les reveló duramente la naturaleza efímera de la vida. Ninguno actuó impulsivamente. Se detuvieron. Planificaron. Evitaron las estrategias caóticas y se dedicaron a dar pasos cautelosos y bien preparados.

Cada persona tuvo un horizonte temporal flexible. Antes de arriesgarse, estas personas se capacitaron y obtuvieron los títulos necesarios. Muchas veces hicieron prácticas o trabajaron como voluntarios. Se comunicaron con sus contactos de redes sociales y profesionales y solicitaron ayuda y orientación.

Hicieron recortes y planificaron sus vidas financieras para poder ajustarse a un salario menor o pagar los gastos de inicio de una empresa. Algunos tuvieron la suerte de tener esposos con ingresos estables o inversiones externas, ahorros para la jubilación y pensiones listos para facilitar la transición a su nueva profesión.

Pero lo que más me impresiona es que todos comparten tener confianza en el camino que han decidido seguir. Colectivamente trabajan más horas, pero eso no importa. Quisieran haberlo hecho antes.

Podrías darte cuenta de que deseas hacer algo distinto, pero todavía no encuentras el valor que necesitas para dar el paso. Toma un respiro.

A continuación ofrezco mis 10 consejos principales para cambiar de profesión.

1. Comprende por qué deseas cambiar

Quizás estás comenzando a desilusionarte con el trabajo. Te sientes atascado. Posiblemente ya no tengas oportunidad de ascender. Este es el momento de detenerte y reflexionar más ampliamente sobre la vida. Debo advertir que los que cambian de profesión pueden arrepentirse. Repentinamente, te das cuenta de lo mucho que extrañas a tu carrera anterior, y que en realidad no estás dispuesto a reemplazar esas cosas.

Mientras más tiempo te des para planificar, mejor. Comienza a planear a los 50 años la carrera que quizás no puedas decidirte a iniciar hasta alcanzar los 60 años. Si te sobra el tiempo, puedes probar algunas ideas y posibilidades, desempeñar papeles distintos y hacer varias de esas cosas para ver si verdaderamente deseas seguir ese camino.

2. Pon en orden tu vida

Ponte en forma física y económicamente. Cambiar es estresante. Cuando estás en forma físicamente, tienes más energía y agudeza mental para enfrentarte a los desafíos que están por venir. Se necesita tener mucha fuerza y energía para comenzar una nueva carrera en la madurez.

Las deudas les pondrán fin a tus sueños. Limitan tus opciones. Sin la carga de la deuda abrumadora de las tarjetas de crédito y una hipoteca considerable, tendrás agilidad. Estar libre de deuda te permite darte el lujo de emprender trabajos que inicialmente podrían pagar menos, si es que estás volviendo a empezar en un campo nuevo. O si estás iniciando tu propia empresa, te ayuda a superar la primera etapa hasta que puedas pagarte un sueldo a ti mismo.

Una nueva profesión frecuentemente también es una misión espiritual.

3. Sé práctico

Si es posible, actúa en etapas. Podrías necesitar mejorar tus capacidades y educación, así que toma clases una por una. Si deseas hacer un posgrado, quizás puedas comenzar tomando una clase por las noches. No es necesario llevar una carga académica completa. Puedes añadir más clases a medida que aclares tu motivación y orientación.

Otro gran error es gastar demasiado en tu búsqueda de trabajo. ¿Por qué gastar grandes sumas en estudios de posgrado cuando solo necesitas tomar unos cuantos cursos, o pagar por un costoso servicio de preparación de currículos vítae antes de que realmente hayas reflexionado sobre tus próximos pasos? Si te es posible, toma algunas clases mientras tu empleador actual todavía ofrezca reembolsos de matrículas de estudios (aunque debes investigar si tiene algún requisito de devolución en caso de que dejes el empleo). E investiga los servicios de orientación profesional de tu alma máter.

4. Busca un mentor

Solicita consejos de personas que han tenido éxito en el campo que te interesa. A todos nos agrada que nos consulten.

5. Prepárate para los reveses

No siempre se puede navegar sin contratiempos, pero si has hecho el trabajo preparatorio, superarás los tiempos difíciles. Ayuda muchísimo contar con el apoyo de tu familia o pareja. No es necesario que compartan tu sueño, solo que te apoyen.

6. Trabaja como voluntario o en un segundo empleo

Podrías tener que probar varios empleos antes de encontrar el adecuado. Anne Nolan, presidenta de Crossroads Rhode Island, el proveedor más grande del estado de servicios para personas sin hogares, comenzó como miembro de la junta. Cuando perdió su empleo como ejecutiva, no sabía lo que deseaba hacer, pero sí tenía el sueldo de un año y tiempo para reflexionar sobre sus opciones. Se unió a la junta del refugio no porque soñó que se convertiría en un trabajo a tiempo completo, sino porque era una actividad que la ayudaría a salirse de la rutina y hacer algo que no fuera preocuparse por lo que estaba por venir. Gradualmente el refugio se convirtió en su pasión. Con el tiempo la contrataron como directora.

Échale un vistazo a Handsonnetwork.orgIdealist.org y Volunteermatch.org. Mira a tu alrededor. ¿Dónde podrías ayudar? En las situaciones inesperadas aparecen las oportunidades. Mantente abierto a ellas.

7. Investiga

Busca empleos que les sacan provecho a la experiencia. Investiga sitios en internet como Encore.org, Job-Hunt.org, Retiredbrains.com y Workforce50.com para darte una idea de lo que están haciendo los demás y los trabajos que se encuentran en el mercado laboral. Investiga organizaciones sin fines de lucro y campos tales como la atención médica, el cuidado de adultos mayores y la educación, que tienen una demanda creciente de trabajadores. El Occupational Outlook Handbook (Manual de Expectativas Ocupacionales) de la Bureau of Labor Statistics (Oficina de Estadísticas Laborales) es una buena fuente.

8. No te aferres a la idea de ganar un sueldo imprescindible

Para la mayoría de personas que desean cambiar de profesión, el dinero es el obstáculo principal. Es muy probable que al volver a comenzar en un campo nuevo o en una organización sin fines de lucro tendrás que, al menos inicialmente, aceptar un sueldo más bajo. Si tienes fondos de emergencia que te permitan darte el lujo de tomarte más tiempo, podrías hacer una búsqueda laboral más meditada. Recorta los gastos discrecionales para reflejar de manera realista lo que ganarás. Considera las cosas que son importantes en tu vida y las que te dan placer que podrías tener que abandonar.

9. No robes la alcancía

No utilices demasiados fondos de tus ahorros principales. De todos los errores que cometen los trabajadores mayores al comenzar segundas carreras, este es probablemente el peor. Los aspirantes a empresarios no están necesariamente vaciando sus cuentas para la jubilación para iniciar empresas, pero sí están aprovechando el patrimonio neto de sus hogares y otros ahorros, y eso tiene consecuencias obvias para la seguridad jubilatoria.

10. Haz algo todos los días para alcanzar tus metas

Cambiar de profesión podría parecerte abrumador. No luches por encontrar el punto o camino perfecto para comenzar; este es un consejo maravilloso que me dio Beverly Jones, consejera profesional de Clearways Consulting, que inició una segunda carrera ella misma. Una vez que tengas alguna idea sobre lo que deseas hacer, toma pequeños pasos hacia esa meta para comenzar. Lo que es verdaderamente importante es hacer cualquier pequeño esfuerzo regularmente.

Palabras de despedida: un viaje de mil millas comienza con un paso, como dice el refrán.

Kerry Hannon, experta de AARP en trabajo, se especializa en segundas carreras y es autora galardonada. Su guía para encontrar empleos lucrativos y gratificantes después de los 50 años es: Great Jobs for Everyone 50+: Finding Work That Keeps You Happy and Healthy … and Pays the Bills (Excelentes empleos para las personas de 50 años o más: Cómo encontrar trabajo que lo mantenga contento y saludable... y capaz de pagar las cuentas). Síguela en Twitter en @kerryhannon.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO