Skip to content
 

10 síntomas de dolor que nunca debes ignorar

Médicos señalan cuáles dolores en los ojos, pecho, estómago y otros pueden indicar algo grave.

Una mujer se frota los ojos con ambas manos

GETTY IMAGES

In English

Si sientes dolor, acude a un doctor. Es un buen consejo que a lo mejor suena obvio, pero los adultos mayores en particular a veces descartan el dolor como resultado del envejecimiento y pueden esperar demasiado tiempo para recibir atención médica, afirma el Dr. Edwin Leap, médico de emergencias en el oeste del estado de Carolina del Norte.

Ha visto muchos casos de esto. Y los resultados pueden ser devastadores.

“Los boomers, en particular, son muy estoicos”, dice Leap. “Están acostumbrados a tener dolores. Por lo tanto, aguantan el dolor de pecho por uno o dos días y para cuando finalmente acuden al hospital ya han tenido un ataque cardíaco. O se caen de una escalera, se levantan y dicen que están bien. Luego resulta que padecen de una hemorragia intracraneal, una situación que puede ser mortal”.

Cualquier dolor nuevo o inexplicable debería ser consultado con un médico, afirma Leap, aunque no sea severo.

Desde luego, es más probable que algunos tipos de dolor indiquen algo grave. Los médicos recomiendan ir directo a la sala de emergencias si experimentas cualquiera de los dolores específicos que se indican a continuación.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. Dolor acompañado de una pérdida de función 

Si te lastimaste la pierna, pero aún puedes caminar, puede ser simplemente un esguince. “Pero si no puedes moverla y sientes dolor, eso hay que atenderlo enseguida”, indica Leap. La pérdida de función puede implicar una fractura, daños a los nervios, la pérdida del flujo de sangre o una infección grave.

2. Dolor en el ojo que no tiene causa aparente 

La causa podría ser un vaso sanguíneo obstruido, una hemorragia interna, o glaucoma agudo, una enfermedad ocular grave ocasionada por presión en el ojo. El dolor ocular también puede constituir el primer síntoma de la culebrilla (herpes zóster), una infección viral que causa un sarpullido doloroso, afirma la Dra. Diane Ryan, especialista en medicina interna en Rush University Medical Center, en Chicago. “Si sientes un dolor repentino en el ojo, se trata de una emergencia”, señala.

3. Dolor de pecho 

Un adulto mayor que experimenta cualquier tipo de dolor de pecho debe ser atendido enseguida por un médico, afirma Ryan, quien señala que un ataque cardíaco no siempre se manifiesta como un dolor repentino agudo: “A veces es más como una presión leve o pesadez”. Otras señales de un ataque cardíaco son el mareo, la fatiga o la dificultad para respirar cuando se realizan actividades habituales como subir las escaleras o trabajar en el jardín. El dolor en el pecho también puede ser una señal de que un coágulo de sangre se ha trasladado a los pulmones o al corazón, una enfermedad potencialmente mortal que necesita tratamiento inmediato.

4. Dolor en uno o ambos brazos, la mandíbula o entre los omóplatos

Estos síntomas menos conocidos de un ataque cardíaco son más propensos a afectar a las mujeres, según la American Heart Association. Las náuseas o los vómitos, la dificultad para respirar, los mareos y el aturdimiento son otros síntomas de ataque cardíaco que debes buscar. El dolor intenso entre los omóplatos también puede ser causado por un aneurisma o un desgarro en la aorta, un vaso sanguíneo importante.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. El peor dolor de cabeza de tu vida 

Padecer un dolor de cabeza de vez en cuando por lo general no es necesariamente algo de qué preocuparse. Más preocupante es uno que se siente más severo de lo normal, señala Leap. Un dolor de cabeza también es causa de preocupación si se acompaña de rigidez en el cuello o en la nuca, debilidad o un cambio en la visión, o si hace poco te golpeaste la cabeza. También debes saber que si estás tomando anticoagulantes, el golpearte levemente la cabeza en el marco de la puerta puede causarte una hemorragia peligrosa en el cráneo.

6. Dolor abdominal severo 

Dolor en el abdomen que continúa empeorándose —o que se acompaña de vómitos, hinchazón o fiebre— puede ser indicio de una apendicitis aguda, una infección grave, o diverticulitis. “Tú conoces tu organismo”, indica Leap. “Si se trata de un dolor que de vez en cuando tienes desde hace años, eso quizás no sea causa de preocupación. Pero si es algo nuevo y no disminuye o sigue empeorándose, tiene que atenderse”.

7. Dolor en la pantorrilla o en el muslo, especialmente si es solo en una pierna 

El aumento del dolor en la pantorrilla o muslo después de un período prolongado de inactividad, aunque no sea severo, puede ser indicio de una trombosis venosa profunda (DVT). Este tipo peligroso de coágulo de sangre es especialmente común en los pacientes que se están recuperando de una cirugía de rodilla o de cadera, dice Ryan. A veces, los pacientes describen el dolor como un calambre muscular, y a menudo va acompañado de hinchazón o enrojecimiento en las piernas. Las DVT necesitan ser atendidas enseguida porque los coágulos pueden trasladarse por el torrente sanguíneo y obstruir el suministro de sangre a los pulmones, una enfermedad posiblemente mortal denominada embolismo pulmonar.

8. El dolor de una herida menor 

Supongamos que estás trabajando en el patio y algo te corta en la mano. O tal vez te muerde un perro, o te cortas haciendo una reparación en el hogar. Si el dolor de la herida (especialmente si está roja e hinchada) continúa empeorándose en los siguientes días, esto puede ser señal de una infección grave que puede tornarse mortal si no es atendida. “La materia orgánica causa infecciones que se extienden rápidamente”, explica Leap. “He visto astillas que se meten debajo de la uña y los pacientes dicen, ‘Está bien. Más tarde la atiendo’. A los pocos días, tienen manchas rojas en todo el brazo y una infección aguda”.

9. Dolor después de un procedimiento o una inyección 

Las inyecciones de la columna vertebral, las biopsias u otras terapias que incluyen inyecciones pueden causar infecciones o hemorragias ocasionalmente. Si experimentas dolor persistente o pérdida de la función después de una de ellas, llama a tu proveedor de inmediato.

10. Dolor con fiebre 

Si tienes una temperatura alta y dolor, tu cuerpo puede estar luchando contra una infección peligrosa. Es especialmente importante buscar tratamiento de inmediato si:

  • El dolor está en la boca, garganta o el cuello. La hinchazón por una infección en esas áreas puede afectar las vías respiratorias, dice Leap.
  • El dolor está en la parte inferior o superior de la espalda. Podrías tener una infección renal o una infección de la columna vertebral que podría causar parálisis si no se trata.
  • El dolor se asocia con un área de piel sensible e inflamada. Es posible que tengas una infección profunda de la piel llamada celulitis que podría propagarse y causar daño en los tejidos. O tal vez tengas un absceso lleno de líquido que esté infectado y necesite ser drenado. 
  • El dolor se encuentra en o alrededor de una herida quirúrgica. Las infecciones posoperatorias por lo general aparecen dentro de 30 días, dice Leap. Además de la fiebre, es posible que notes un aumento inesperado en el dolor, la hinchazón o el drenaje (pus) de la incisión.

Nota del editor: este artículo, que originalmente se publicó el 1.º de diciembre del 2020, se ha actualizado para incluir nueva información.