Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Algunas personas mayores toman aceite de CBD para calmar el dolor en las articulaciones, pero ¿funciona?

Más personas de 65 años o más recurren al CBD para obtener alivio, pero los investigadores dicen que por el momento no hay suficiente evidencia de su eficacia.


spinner image Frascos de aceite de CBD
Getty Images

Con la disminución de más del 40% en las recetas de opioides durante la última década, el CBD se ha convertido en una alternativa cada vez más popular para controlar el dolor en las articulaciones.

Y el uso del CBD —abreviatura de cannabidiol, un compuesto que se encuentra en la marihuana y el cáñamo— está ganando popularidad entre las personas mayores. Según una encuesta de Consumer Reports del 2020, el 20% de las personas de 65 años o más dijeron que habían probado el aceite de CBD, un aumento del 14% en comparación con el año anterior. 

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Pero ¿funciona? 

Con pocos estudios confiables, los investigadores recomiendan precaución

Dos investigaciones del 2022 sugieren que sí. Una de ellas encontró que el tratamiento tópico con CBD ofrecía alivio de la artritis de la articulación basal, una forma común de artritis que afecta a la parte del pulgar que se utiliza para pellizcar y sostener. En otra, el uso de CBD se asoció con mejoras en el dolor —así como un mejor sueño— para el 83% de las personas con artritis incluidas en el estudio.

Sin embargo, si bien los datos científicos son alentadores, quienes investigan el remedio aconsejan precaución. 

Aunque no son adictivos, advierten, los productos de CBD están mal regulados y respaldados solo por ensayos clínicos limitados. La mayoría de los estudios se han realizado en animales, y en aquellos que involucran a seres humanos, pocos se han centrado en personas mayores.

Por lo tanto, si bien no faltan las pruebas anecdóticas de su poder analgésico, el compuesto no es ni mucho menos una panacea. La eficacia del CBD depende de la persona, el tipo de dolor, el producto específico y la dosis. 

Como con cualquier cosa, “no hay nada que funcione para todo el mundo, todo el tiempo”, dice Ryan Vandrey, profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland. Además, dado que los productos de CBD a veces incluyen afirmaciones infundadas, “el mercado minorista actual requiere un enfoque de ensayo y error”.

Sin embargo, es un mercado minorista que está en auge. Se espera que las ventas de productos de CBD alcancen los $16,000 millones para el 2025, según la empresa de investigación Brightfield Group, que presta servicios a la industria del cannabis y del CBD.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Efectos secundarios, interacciones entre medicamentos y asuntos regulatorios

En una declaración de enero del 2023, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. anunció que “se necesita un nuevo proceso de regulación del CBD” que equilibre el deseo de las personas de adquirir productos de CBD con la supervisión reglamentaria necesaria para gestionar los riesgos.

“Realmente tenemos que hacer algo para asegurarnos de que el público sepa lo que está comprando, porque en este momento no es así”.

— Barbara St. Marie, Facultad de Enfermería de la Universidad de Iowa

Esos riesgos, especialmente los asociados con el uso a largo plazo en dosis altas, incluyen el potencial de daño hepático y las interacciones con ciertos medicamentos, como los anticoagulantes. También se ha descubierto que el CBD interactúa con los antidepresivos, los opioides y los medicamentos antiepilépticos, así como con el acetaminofén y el alcohol.

Dicho esto, “cuando comparas el perfil de los efectos secundarios con el Tylenol [acetaminofén] o el ibuprofeno, es notablemente seguro”, dice Kevin Boehnke, profesor adjunto de investigación en el Centro de Investigación del Dolor Crónico y la Fatiga del Departamento de Anestesiología en la Universidad de Míchigan. “Hay miles de personas al año que sufren daños en los órganos debido a algunos de esos medicamentos convencionales, y el CBD simplemente no tiene ese nivel de toxicidad”.

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

La FDA dijo que estaba “dispuesta a trabajar con el Congreso” para definir esa nueva vía regulatoria. Mientras tanto, el único medicamento recetado de CBD aprobado por la FDA es para tratar trastornos convulsivos poco comunes.

El hecho de que el CBD se incluya en varias categorías normativas y de que no haya normas claras de la industria o leyes reguladoras para la fabricación, las pruebas o los requisitos de etiquetado, pone en duda las afirmaciones sobre su eficacia terapéutica.

Parte de la investigación de Vandrey explica por qué. Participó en un estudio del 2017, publicado en Journal of the American Medical Association, que encontró que la concentración de CBD en los productos varía enormemente (en inglés), desde cero miligramos hasta más de 600 miligramos por mililitro de líquido. Una cuarta parte de las 84 muestras analizadas contenían menos CBD que la indicada en la etiqueta. El THC, o tetrahidrocannabinol, el principal compuesto psicoactivo de la marihuana, se detectó en 18 de las muestras.

Barbara St. Marie, profesora adjunta de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Iowa, ha examinado las investigaciones sobre el uso del CBD de las personas mayores para el tratamiento del dolor agudo y crónico. Apunta a un análisis del 2022 de productos de CBD de venta libre disponibles en el Reino Unido que reveló resultados igualmente problemáticos, en los que solo el 38% de los productos contenían los niveles de CBD anunciados con un margen del error del 10%.  

Las dosis de CBD pueden alcanzar niveles lo suficientemente altos como para causar posibles efectos secundarios negativos, como sequedad en la boca, somnolencia o deterioro cognitivo en algunas personas.  

“Realmente tenemos que hacer algo para asegurarnos de que el público sepa lo que está comprando”, afirma St. Marie: “Porque en este momento no es así”.

Antes de comenzar a usar CBD, habla con tu médico 

Dadas las brechas en la investigación y los problemas con el etiquetado, es mejor consultar a un médico u otro profesional de la salud acreditado sobre el uso del CBD, dice Vandrey. Si decides probar el CBD, ten en cuenta que a veces las personas lo consideran una experiencia transformadora, solo para descubrir que no ofrece esos mismos beneficios cuando lo compran a otra empresa o cuando adquieren un producto de CBD diferente de la misma empresa.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Esto se debe a la falta de métodos de fabricación estandarizados para garantizar el control de calidad, dice Vandrey.

Boehnke enumera varias formas de usar el aceite de CBD: se puede tomar colocando unas gotas de tintura debajo de la lengua, o en forma de gomitas y otros productos comestibles. Los productos tópicos se pueden frotar directamente sobre la parte dolorida del cuerpo.

Boehnke aconseja no vaporizar o fumar el aceite de CBD porque es perjudicial para los pulmones, y los productos de vapeo de CBD no regulados pueden contener contaminantes dañinos.

Al igual que con cualquier medicamento nuevo, sé abierto y honesto con tu médico u otro proveedor de salud sobre tus intenciones y acciones. Algunos profesionales médicos tienen un buen entendimiento sobre el CBD en general. Otros, no tanto, especialmente cuando se trata del uso de CBD para aliviar el dolor agudo y crónico en los adultos mayores.

St. Marie sugiere llevar tu lista de medicamentos actuales —recetados y de venta libre— a tu cita para hablar sobre las posibles interacciones entre los medicamentos y el CBD.

También considera hacer estas preguntas: ¿Cuánto sabes sobre el aceite de CBD? ¿Con qué dosis debo comenzar? ¿Cuándo debo hacer un seguimiento para un posible ajuste?

Y ten en cuenta que, aunque obtengas respuestas basadas en las últimas investigaciones, en la actualidad hay más preguntas que respuestas sobre el uso del CBD para tratar el dolor.

“Es un área en la que estamos aprendiendo y avanzando juntos”, dice Boehnke.

Vandrey agrega: “Realmente creo que existe un inmenso potencial terapéutico para este tipo de producto. Pero independientemente de la formulación o la enfermedad, necesitas evaluar varias dosis para encontrar el efecto terapéutico ideal”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.