Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

¿Debería hacerse un examen de PSA para detectar cáncer de próstata?

Conozca las nuevas recomendaciones.

Nota del editor: Las recomendaciones en contra del examen PSA —hechas en noviembre por el U.S. Preventive Services Task Force—, ahora se aplican a los hombres de todas las edades y no sólo a los adultos mayores, según un informe (en inglés) del 22 de mayo de 2012. Por muchos años los doctores recomendaban un examen PSA a los hombres de 75 años y más como parte de un chequeo para diagnosticar cáncer de próstata. Sin embargo, según las conclusiones de noviembre, los perjuicios producidos por el tratamiento son mayores que los beneficios. Sepa cuáles son las ventajas y desventajas del examen PSA.


In English | Un panel federal independiente de expertos aconseja que los hombres que no tengan síntomas no deberían verificar la existencia de cáncer de próstata con un análisis de sangre común. Y, previamente, había manifestado que no existían pruebas de beneficios para los hombres mayores de 75 años.

Vea también: Prevenga el cáncer de próstata con una dieta balanceada.

Después de décadas instándolos a que se hicieran un análisis de sangre de PSA (antígeno prostático específico), esta recomendación dejó perplejos a los hombres y tornó críticos a muchos médicos.

En su última declaración, que llegó a los noticieros bastante antes de lo previsto, el U.S. Preventive Services Task Force (Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU.) concluyó que los perjuicios de los estudios para la detección del cáncer de próstata superan sus beneficios, y pueden llevar a análisis y prácticas innecesarias como la cirugía o la radioterapia. Además, la declaración indica que, para los hombres de entre 50 y 69 años, las pruebas de que esos estudios preventivos no evitan la muerte son convincentes.

El análisis de sangre de PSA mide la cantidad de antígeno prostático específico, una proteína que la próstata produce y libera en el torrente sanguíneo. Si el cáncer de próstata se desarrolla y crece, los niveles de PSA suben. Sin embargo, un examen de PSA con valores normales no siempre significa que no hay cáncer, así como un resultado anormal tampoco implica, necesariamente, que lo haya. Las infecciones o agrandamientos benignos de la próstata también pueden provocar niveles de PSA altos.

“Al igual que cualquier estudio de detección, un examen de PSA no es suficiente para diagnosticar ni descartar un cáncer de próstata. Simplemente indica la necesidad de investigar más”, dice el médico oncólogo Andrew Lee, del M.D. Anderson Cancer Center, de Houston.

Actualmente, Medicare cubre un examen de PSA al año para los hombres a partir de los 50 años de edad.

Ventajas y desventajas de los estudios de detección

La principal desventaja de los estudios de detección es que el examen en sí puede ocasionar problemas. Un 70 % de los resultados positivos son falsos positivos, es decir, que erróneamente advierten la presencia de cáncer. La única manera de decir si se trata de cáncer es con una biopsia del tejido prostático.

Incluso cuando una biopsia muestra la presencia de cáncer de próstata, el tumor puede tener un crecimiento tan lento y ser de tan bajo riesgo que no represente ningún peligro para la salud del individuo. Aun así, un estudio reciente muestra que hasta los resultados falsos positivos tienen consecuencias psicológicas, como la sobrestimación de la probabilidad de desarrollar la enfermedad o el deterioro de la función sexual.

Pero los médicos critican la declaración de este grupo de trabajo. “Ninguno de nosotros discute que los estudios para la detección de cáncer de próstata tengan perjuicios, como los tienen todos los estudios para la detección de cualquier tipo de cáncer”, dice el médico urólogo Andrew Stephenson, de Cleveland Clinic. “Pero el grupo de trabajo no reconoce sus beneficios, que están perfectamente claros”.

La falencia del estudio de detección responde, en parte, a las limitaciones del propio examen de PSA, indica Stephenson. “El examen de PSA es bueno para determinar quién tiene cáncer y quién no, pero no lo es para determinar quién tiene un cáncer que debería tratarse y quién uno que no representa ninguna amenaza para el bienestar y la vida del individuo”. El problema es el sobrediagnóstico, que lleva a tratar un tumor que jamás representaría un problema.

“El sobrediagnóstico es perjudicial si está ligado al tratamiento”, señala. En su caso, a la mitad de los hombres que recibe por derivación con diagnóstico de cáncer de próstata los trata de manera conservadora, con “vigilancia activa” (también conocida como “espera vigilante”), una estrategia que consiste en omitir el tratamiento inmediato para, en su lugar, realizar exámenes y análisis clínicos programados de manera frecuente para monitorear rigurosamente la enfermedad.

Siguiente: Averigüe qué hombres corren más riesgo. >>

Hombres en alto riesgo

Por cierto hay hombres a los que el examen de PSA puede salvarles la vida. “Los estudios de detección son necesarios si un hombre tiene antecedentes de cáncer de próstata en su familia, especialmente si se propagó y no pudo ser controlado”, sostiene el médico urólogo Martin Sanda, del Beth Israel Deaconess Medical Center, de Boston. Sanda también recomienda el examen para “los afronorteamericanos y hombres con otros factores de riesgo para cánceres agresivos, como la obesidad”.

“Las recomendaciones previas de este grupo de trabajo y de la American Cancer Society (Asociación Estadounidense del Cáncer) fueron que el examen de PSA no debía hacerse indiscriminadamente, y que los médicos tenían que ofrecérselo a los hombres sanos pero hablarles de sus ventajas y desventajas”, señala Sanda. “Eso es válido”.

El radioterapeuta de Yale University, el médico Richard Peschel, concuerda. “Incluso antes de aceptar hacerse un análisis de sangre, un hombre debe sentarse con su médico y conversar sobre qué va a hacer este último con la información. ¿Recomendará una biopsia? ¿Cuáles son las opciones de tratamiento disponibles? Para el hombre sano simplemente no está claro qué valor tiene un examen de PSA”, dice. “Lo que pasa a menudo es que los médicos ordenan un examen de PSA y, luego, no saben bien qué hacer con los resultados anormales”. Peschel sigue su propio consejo:  “Tengo 65 años, y mantuve una conversación con mi médico internista y decidí no seguir adelante con el examen”.

Esa decisión puede tornarse más fácil, según Peschel. “Una iniciativa de investigación es para descubrir la genética del cáncer de próstata”, explica. “Esperamos poder, en un futuro no muy lejano, decidir, a partir de un simple análisis genético, si hacer o no un examen de PSA y si va a resultar útil. Una vez que conozcamos mejor el perfil genético del cáncer de próstata sabremos quién debe hacerse el examen de manera habitual”.

Hasta entonces, apunta Lee, la decisión de hacerse el examen, ordenar una biopsia si fuera conveniente y recibir o no tratamiento depende, en última instancia, del paciente. “No creo que se le deba quitar ese derecho”.

Nissa Simon, de New Haven, Connecticut, escribe sobre nutrición y temas médicos.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para más información sobre salud y descuentos. »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO