Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Cómo protegerse de negligencias médicas y errores en los hospitales

El hospital podría ser el peor lugar si está enfermo.

Uno de cada siete pacientes de Medicare murió o sufrió daños por errores médicos - Seis batas de pacientes cuelgan en una pared.

Foto de Dan Saelinger

In English | Los hospitales estadounidenses están capacitados para lograr grandes hazañas médicas, pero también están plagados de errores que cobran vidas. Nadie lo sabe mejor que Ilene Corina. En los 90, fue testigo de la labor de un equipo médico que salvó a su bebé prematuro, pero también sufrió la muerte de otro hijo —un niño saludable de 3 años— cuando, según cuenta, los médicos no lograron superar las complicaciones a causa de una operación de rutina para extirpar las amígdalas.

Vea también: Consejos para evitar volver al hospital.

Cuando muere un miembro de la familia a causa de un error médico, “¿acaso importa la excelencia del sistema?”, dice Corina, de 51 años, residente de Long Island, Nueva York, y fundadora y presidenta de un grupo dedicado a defender la seguridad de los pacientes. "Tenemos que difundir la rabia que sentimos al ver los problemas que existen en el sistema de atención médica".

Corina ya formaba parte del movimiento que abogaba por la seguridad de los pacientes desde que en 1999 un informe elaborado por el Institute of Medicine, To Err is Human (Errar es humano) despertó la conciencia pública con sus conclusiones: todos los años mueren en los hospitales aproximadamente 100.000 estadounidenses a causa de errores médicos que podrían evitarse.

En la actualidad, tras una década y más de lucha contra los errores médicos, existen pocas razones para creer que los riesgos han disminuido sustancialmente para los 37 millones de hospitalizados por año. En efecto, según estudios recientes, el problema es más grande y más complejo de lo imaginado. Las conclusiones de un informe, divulgado en enero, sobre pacientes de Medicare indican que el personal de hospitales no había notificado del enorme porcentaje de daños causados a los pacientes: nada menos que un 86 %. Si estos datos no se informan, no se podrá hacer un seguimiento a los daños causados, tampoco se podrá corregirlos, señaló el informe del Health and Human Services Department (HHS, Departamento de Salud y Servicios Humanos).

Este último informe se basó en un previo estudio del HHS (Departamento de Salud y Servicios Humanos) de pacientes de Medicare. En éste se determinó que uno de cada siete pacientes sufrió lesiones graves o a largo plazo, o murió, como consecuencia de la atención hospitalaria recibida. Los investigadores afirman que podían evitarse un 44 % de los problemas.

En otro estudio, publicado el año pasado en la revista Health Affairs, los investigadores revisaron las historias clínicas de los pacientes de tres hospitales estadounidenses más importantes y descubrieron que uno de cada tres pacientes internados había sufrido algún tipo de daño.

Siguiente: Funcionarios de seguridad buscan minimizar los errores. »

Cirujanos estadounidenses cometen errores 40 veces a la semana - Mujer en bata en un hospital de espalda.

Foto de Getty Images

Con verificar una simple lista antes y después de las cirugías se salva vidas.

Los errores abarcan todo el espectro. El cirujano corta un vaso sanguíneo sano; una enfermera administra, por error, una dosis tóxica de un fármaco; el personal hospitalario no desinfecta una habitación adecuadamente y el paciente contrae una peligrosa “superbacteria”.

La cantidad de pacientes que muere cada año a causa de errores hospitalarios que se pueden evitar equivale a cuatro aeronaves "jumbo" repletas de pasajeros que se estrellan semanalmente. Si ocurrieran tragedias aéreas de tal magnitud con esa frecuencia, nadie podría tolerar la pérdida.

“En su nivel más profundo, el problema que ahora enfrentamos está relacionado con la gran complejidad de la medicina”, dice Atul Gawande, cirujano, autor y profesor adjunto de Harvard, quien promueve el uso de listas de verificación médicas para salvar vidas. “Actualmente existen 13.600 diagnósticos, 6.000 fármacos y 4.000 procedimientos médicos y quirúrgicos”, comenta. Y aún “no hemos prestado atención a los elementos básicos que se necesitan para manejar la complejidad”. Expertos como Gawande sostienen que una de las razones por las que los errores médicos siguen ocurriendo con tan altos porcentajes es porque los hospitales recién han comenzado a emular el esfuerzo que realiza desde hace décadas la aviación.

Sin embargo, se ha registrado cierto progreso. En todo el país, los encargados de la seguridad han presentado maneras convenientes de minimizar errores, desde el uso de listas de verificación hasta la publicación de los índices de infección hospitalaria en sitios web estatales. El año pasado, el Gobierno de Obama anunció que asignaría mil millones de dólares ($1 billion en inglés) para financiar las medidas de seguridad que deben ejecutarse en los hospitales, con el fin de reducir, hasta fines del próximo año, un 40% los daños causados a los paciente.

Aun así, es una cuestión complicada determinar hasta qué punto los hospitales pueden convertirse en instituciones en las que no se cometan errores. Parece justo esperar que reduzcan la cantidad de veces —40 veces por semana— en que los cirujanos estadounidenses operan al paciente equivocado o una parte equivocada del cuerpo. Pero, ¿qué hay de los demás procedimientos?

Los defensores de la seguridad de los pacientes han logrado elevar los estándares de desempeño hospitalario en algunas áreas importantes, con lo que demostraron que pueden prevenir daños incluso en los pacientes más frágiles. Un caso concreto: las infecciones en el torrente sanguíneo como consecuencia de la inserción de un tubo en una vena grande cerca del corazón para administrar medicación. Durante años, estas infecciones, que provocaron unas 30.000 muertes por año, eran consideradas inevitables en la mayoría de casos.

Siguiente: Lograr que los hospitales asuman mayor responsabilidad por sus errores. »

La cantidad de pacientes que muere anualmente a causa de errores hospitalarios equivale a cuatro aeronaves que se estrellan semanalmente - Avión mostrado desde arriba.

Foto de Getty Images

En un programa lanzado en el 2004, más de 100 unidades de terapia intensiva de Michigan lograron reducir estas infecciones en dos tercios —y salvaron unas 1.500 vidas en 18 meses—, gracias al uso de una breve lista de verificación para las prácticas de manipulación de catéteres y a un cambio cultural orientado a que todo el personal hospitalario se sumase a esta iniciativa. Los hospitales de todo el país asumieron el desafío, y los resultados que se obtuvieron fueron impresionantes.

El inconveniente está en que existen muchos otros problemas que quizá no puedan abordarse mediante un simple proceso que pueda usarse en todo el país. Un programa reciente que observaba las fallas que podrían conducir a una cirugía en la parte equivocada del cuerpo de un paciente determinó que los errores pueden suceder en cualquier etapa, desde la programación de la cirugía hasta la marcación del campo operatorio. Por ejemplo, en dos hospitales, se usaban marcadores cuya tinta se borraba durante la preparación para la cirugía del paciente, lo cual hacía que dichas marcas fueran inútiles. Los errores en este proceso varían de un hospital o centro quirúrgico a otro, dice el Dr. Mark Chassin, presidente de la Comisión Conjunta (Joint Commission), la principal organización responsable de la acreditación de los hospitales.

Otros problemas, en apariencia simples, como la falta de higiene de los trabajadores sanitarios,  persisten sorprendentemente. Solamente una mitad de los trabajadores hospitalarios sigue las ordenanzas del lavado de manos, a pesar de la excelente capacitación que se les imparte y de los dosificadores de gel bactericida para manos, disponibles en muchos hospitales, dice el Dr. Robert Wachter, experto en seguridad de los pacientes de la University of California, San Francisco. Señala que un piloto de aerolíneas estaría despedido por hacer caso omiso de las normas de seguridad. Pero en el ámbito clínico sigue generando controversia la penalización de individuos negligentes —y pocas veces se la juzga legalmente—. Los activistas han logrado que los hospitales asuman más responsabilidad.

Los informes públicos sobre el desempeño hospitalario, algo de lo que casi no se hablaba hace una década, han sido una importante estrategia. Actualmente, 29 estados exigen que se informen públicamente las tasas de infección hospitalaria, y 28 exigen que se brinde información sobre los errores médicos. El sitio web del HHS ahora ha agregado una tasa de infección relacionada con el uso de catéteres, junto con otros resultados.

Existen cientos de maneras de medir el desempeño en cuanto a la seguridad, desde tasas de mortalidad tras cirugías cardiovasculares hasta la administración del antibiótico correcto por parte de los médicos. El gran debate reside en lo que se ha de informar. Los índices de infección, a los que los hospitales se resistían inicialmente, en general son considerados la información más confiable que está disponible para el público, ya que en la mayoría de los casos los informes se efectúan a través de un sistema estándar diseñado por los U.S. Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.).

El dinero puede ser otro factor de motivación para los hospitales. En el 2008, Medicare dio un pequeño paso al restringir los pagos que se efectúan a los hospitales por costos adicionales en relación con diez problemas de salud que se adquieren en hospitales. Este año comenzará a entregar más dinero a los hospitales que alcancen el mayor puntaje respecto de un conjunto de estándares relacionados con mejores resultados para los pacientes.

Siguiente: ¿Cómo protegerse de los errores en los hospitales? »

Se evitan muertes cuando se utilizan listas de verificación para las prácticas de manipulación de catéteres - Un catéter enroscado.

Foto de Dan Saelinger

Es natural que los pacientes quieran revisar los registros de seguridad de los hospitales locales antes de internarse. Pero todavía es muy difícil de hacer. “No existen datos que le den tranquilidad por haber elegido el lugar más seguro y de mayor calidad para recibir atención médica”, afirma Chassin, quien participó en el informe To Err is Human. “Una de las razones es que la seguridad y la calidad varían incluso dentro de un mismo sistema de salud. El sólo hecho de que sean excelentes en un área, no significa que lo sean en otra”.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para más información de Salud. Vea muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO