Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Si padece sofocos de la menopausia... es muy afortunada

Las mujeres que sufren la mayor cantidad de síntomas tienen el menor riesgo de padecer de cáncer de mama.

In English | La mayoría de las mujeres no encuentra nada de agradable en cuando sufren los sofocos de la menopausia que las despierta a medianoche, en medio de sábanas empapadas de sudor. Pero un nuevo estudio sugiere que hay un aspecto positivo en todo esto.

Breast Cancer Risk and Hormone Replacement Therapy

Corbis

El estudio encontró que las mujeres que padecen síntomas de menopausia tienen significativamente menos probabilidades de sufrir de cáncer de mama que las que no tienen síntomas. Las que sufren los sofocos más intensos —esos que interfieren con el descanso nocturno— están en menor riesgo.

El estudio, publicado en la edición de febrero de Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, está basado en entrevistas con 1.437 mujeres del área de Seattle, y fue liderado por el epidemiólogo Christopher I. Li, del Fred Hutchinson Cancer Research Center de Seattle.

Los sofocos, la resequedad vaginal y otros síntomas que experimentan las mujeres durante la transición de la menopausia, se relacionan a la disminución en los niveles de estrógeno y progesterona a medida que los ovarios dejan de funcionar. Estas hormonas juegan un papel importante en el desarrollo del cáncer de mama, pero los investigadores tienen mucho que aprender sobre esta relación.

Según Li, si el vínculo entre los síntomas menopáusicos y el riesgo reducido de padecer de cáncer mamario puede ser replicado, los investigadores podrán dedicarse a descifrar exactamente qué proceso subyacente protege a las mujeres que sufren de sofocos graves, y usar esto para explorar nuevas maneras para combatir el cáncer de mama.

“Las mujeres que sufren de estos síntomas más severos pudieran tener algún estado hormonal diferente en sus cuerpos que las que no sufren los síntomas”, dice él. Pudiera estar relacionado con el ritmo, la magnitud o el tiempo de este cambio hormonal, por ejemplo. “Eso es lo que en realidad no entendemos”.

El estudio incluye a mujeres de 55 a 74 años, diagnosticadas con cáncer de mama entre el 2001 y marzo del 2004, junto con un grupo control similar. Comparado con mujeres asintomáticas, las que reportaron sofocos y otros síntomas, experimentaron una reducción de 40% a 60% en el riesgo de los dos tipos más comunes de cáncer de mama. Esta reducción en el riesgo continuó tanto en las mujeres que se habían sometido a terapia de reemplazo hormonal como en las que no, e independientemente de la edad al momento de la menopausia y del peso, circunstancias todas que afectan el riesgo de sufrir cáncer mamario.

Cualquiera que haya sido el proceso beneficioso de esos sudores nocturnos, el impacto parece perdurar. Dice Li, “vimos el mismo efecto protector a los 10 y 20 años de la postmenopausia”.

Así que el sufrimiento en la menopausia aparenta tener sus beneficios.

Katherine Greider vive en Nueva York y escribe sobre asuntos de salud.

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO