Skip to content
 

¿Cuál es la edad de equilibrio del Seguro Social?

Los beneficios jubilatorios del Seguro Social se basan principalmente en dos factores: tus ingresos promedio a lo largo de tu vida laboral y tu edad en el momento de solicitarlos. Tú decides cuándo empiezas a cobrar los beneficios, dentro de un período de ocho años, desde los 62 hasta los 70 años. Cuanto más esperes, mayor será el pago mensual.

Esto significa que escoger cuándo solicitar el Seguro Social es, en parte, una decisión entre cobrar un beneficio menor durante un período más largo de tiempo o empezar más tarde pero obtener un pago mensual mayor. Si vives lo suficiente, los beneficios acumulados de esperar más tiempo para recibir un pago mayor a la larga acabarán alcanzando la suma de los pagos reducidos que puedes empezar a cobrar antes.

Ese momento cuando convergen ambas cantidades se denomina el punto de equilibrio (o edad de equilibrio), en el que el valor en dólares de solicitar los beneficios más tarde es igual al valor de recibirlos antes. Determinar tu punto de equilibrio y valorarlo junto con otros factores, como tu salud física y financiera, puede ayudarte a decidir cuándo empezar a cobrar el Seguro Social y aprovechar al máximo los beneficios a lo largo de tu vida.

Cómo afecta la edad a los beneficios

Podrás cobrar tu beneficio jubilatorio completo —el 100% de la cantidad que te corresponde recibir en función de tus ingresos de por vida— a la edad normal de jubilación o a la edad plena de jubilación, que es de 66 años y 4 meses para los nacidos en 1956 y aumentará gradualmente hasta los 67 años para los nacidos a partir de 1960.  

La edad mínima para comenzar a recibir beneficios es de 62 años, pero el Seguro Social reduce tu pago mensual en una fracción de un porcentaje por cada mes antes de la edad plena de jubilación que reclames. Una persona nacida en 1960 que comience a recibir beneficios en el 2022 obtendrá tan solo el 70% de su beneficio mensual completo. Esa reducción es permanente.

Si retrasas la solicitud de los beneficios hasta después de la edad plena de jubilación, el Seguro Social incrementa tu pago previsto por cada mes de retraso. Ese bebé que nació en 1960 obtendría el 124% de su beneficio jubilatorio completo, de por vida, si espera hasta cumplir 70 años para empezar a recibir el Seguro Social.

Calcula el costo de tu decisión

El cálculo del punto de equilibrio es inexacto; los ajustes del costo de vida anual y los cambios en tus ingresos si sigues trabajando hacen que la cantidad de tu beneficio mensual pueda fluctuar, incluso después de empezar a cobrarlo. Pero aún así puedes tener una estimación aproximada de tu edad de equilibrio.

Supongamos que estás a punto de cumplir los 62 años y estás considerando tus opciones de beneficios. Digamos que al consultar en línea tu cuenta "My Social Security" o al utilizar la calculadora del Seguro Social de AARP, ves que te corresponden aproximadamente unos $1,500 al mes si esperas a reclamar hasta tu edad plena de jubilación de 67 años.

A partir de los 62 años, tu pago mensual sería un 30% menos, o $1,050 al mes. Así, entre los 62 y los 67 años, recibirías aproximadamente $63,000 en beneficios ($1,050 durante 60 meses).

Si esperas a cumplir los 67 años, renuncias a esos $63,000 iniciales pero recibirías $450 más al mes, o $5,400 más al año. A ese ritmo, tardarías unos 140 meses (11 años y ocho meses) en recuperar el dinero que dejarías de percibir si solicitaras los beneficios más adelante. Alrededor de los 78 años y 8 meses, alcanzas el punto de equilibrio, cuando los beneficios acumulados por solicitar la jubilación a los 67 años superan a los que obtendrías si te jubilaras a los 62 años.   

Puedes utilizar un cálculo similar para determinar la edad de equilibrio para recibir el beneficio máximo a los 70 años: en este ejemplo, $1,860 al mes.

A partir de los 62 años, tus beneficios ascenderían a $100,800 durante los siguientes ocho años. A partir de los 70 años, recibirías $810 más al mes, o $9,720 más al año. Tardarías 10.4 años en alcanzar el punto de equilibrio, por lo que tendrías 80 años y pico cuando la reclamación de tu beneficio mensual máximo comience a ser rentable en términos de dólares totales.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Otros factores a tener en cuenta

Sin embargo, a la hora de planificar la jubilación, hay que tener en cuenta algo más que los dólares y los centavos. Podrías recibir una mayor cantidad de dinero a largo plazo si esperas a comenzar tus beneficios, pero solo si vives más allá del punto de equilibrio.

Ahí es donde entran en juego otros factores como tu estado físico y tu situación familiar. Supongamos que llegas a la edad de solicitud de beneficios con mala salud. ¿Esperas vivir lo suficiente como para compensar los pagos a los que renunciarías por el retraso? Por otro lado, ¿tu cónyuge va a depender de tus beneficios después de que fallezcas? La contrapartida de empezar tus pagos antes podría ser un beneficio de sobreviviente menor para tu pareja.

Otros ingresos o activos, como una pensión o una cuenta IRA, podrían afectar tu decisión de reclamar. Tal vez te gusta tu trabajo y quieras seguir trabajando hasta bien entrados los 60 años, o puedas permitirte vivir de tus ahorros mientras retrasas el Seguro Social y aumentas tu beneficio futuro. Por otro lado, si no puedes trabajar y necesitas el dinero, el cobro anticipado de los beneficios del Seguro Social podría ayudarte a llegar a fin de mes.

Un asesor financiero puede ayudarte a valorar los pros y los contras para determinar qué opción te conviene más.

Ten en cuenta

  • No tienes la obligación de empezar a cobrar los beneficios jubilatorios cuando cumples los 70 años, pero tus beneficios no aumentarán después de esa edad.
  • Si bien el Seguro Social es, para la mayoría de las personas, un recurso financiero garantizado a lo largo de la vida, no está diseñado para sustituir los ingresos del trabajo totalmente. Los beneficios jubilatorios suelen suponer alrededor del 40% de los ingresos promedio de la carrera de un trabajador.
  • La calculadora para la jubilación de AARP puede ayudarte a crear una imagen de tu futuro financiero, teniendo en cuenta todas las fuentes de ingresos para la jubilación y estimando cuánto necesitarás para satisfacer tus necesidades.

Actualizado el 7 de marzo del 2022