Skip to content
 

8 razones que contribuyen a reducir los pagos mensuales del Seguro Social

Las primas de Medicare, las pensiones gubernamentales y otros factores pueden reducir lo que cobras.

Una tarjeta deseguro social frente a un teclado con números.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

El beneficio es la cantidad que la Administración del Seguro Social (SSA) calcula que tienes derecho a recibir cada mes a partir de tu historial de ingresos, la edad a la que comenzaste a reclamar los beneficios y el tipo de beneficio que recibes. El pago es la cantidad de dinero que ingresa todos los meses a tu cuenta bancaria.

Es posible que exista una diferencia considerable entre los dos, en función de factores como el empleo o tu situación respecto a Medicare. A continuación, te presentamos ocho posibles causas de deducciones en tus beneficios.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Primas de Medicare

Si cobras beneficios del Seguro Social y estás inscrito en Medicare, las primas de la Parte B, la parte de Medicare que cubre las visitas al médico y otros tratamientos ambulatorios, se deducen automáticamente de tu pago mensual de beneficios.

La mayoría de las personas pagan la prima “estándar” para la Parte B ($164.90 en el 2023). Se cobran hasta varios cientos de dólares más por la Parte B a los beneficiarios con ingresos más altos (sobre $97,000 al año para un contribuyente individual y $194,000 para una pareja que presenta una declaración conjunta).

Las personas que pagan la prima estándar están amparadas por la “exención de responsabilidad”, una disposición de la ley del Seguro Social que impide que el pago mensual de un beneficiario disminuya de año en año debido al aumento de las primas de la Parte B. La disposición no se aplica a las personas que pagan las primas más altas ni a nadie que haya tenido cobertura de Medicare por menos de un año.

Las personas que tienen planes de la Parte C de Medicare (Medicare Advantage) o de la Parte D (medicamentos recetados) pueden optar por pagar esas primas directamente de su Seguro Social. Habla con el proveedor de tu plan sobre las opciones de facturación.

Trabajo

Si solicitas el Seguro Social antes de la edad plena de jubilación (en la actualidad entre los 66 y 67 años, dependiendo de tu año de nacimiento) y continúas trabajando, estás sujeto a la “prueba de ingresos” del Seguro Social. En los años anteriores a la edad plena de jubilación, se retiene de manera temporal $1 del pago de tus beneficios por cada $2 que ganes por encima del límite fijado anualmente.

En el 2023, ese límite es de $21,240. Supongamos que ganas $30,000 en un trabajo a tiempo parcial. La diferencia entre esa cifra y el límite de ingresos es de $8,760, por lo que se deducen $4,380 de tus beneficios para el año (la mitad de esa cantidad).

El año civil en el que alcanzarás la edad plena de jubilación, el límite aumenta (a $56,250 en el 2023) y la retención disminuye, a $1 por cada $3 en ingresos por encima del límite.

Una vez que alcanzas la edad plena de jubilación, la prueba de ingresos llega a su fin y no hay retención, no importa cuánto ganes. Además, la Administración del Seguro Social recalcula tus beneficios a una cantidad más alta de manera que con el tiempo se te reembolsa por la retención previa a la edad plena de jubilación.

Impuestos federales

Los beneficiarios cuyos ingresos exceden $25,000 en el caso de una persona soltera y $32,000 para una pareja están obligados a pagar impuestos federales por entre el 50% y el 85% de sus ingresos del Seguro Social. Al igual que en el caso de los ingresos laborales, es posible pedir que se retengan los impuestos federales del pago mensual para no tener que pagarlos en su totalidad a la hora de pagar los impuestos.

Tienes la opción de especificar si quieres retención de impuestos federales y a qué tasa (7%, 10%, 12% o 22%) como parte de tu solicitud de beneficios, o bien puedes llenar más tarde el Formulario W-4V del IRS (en inglés) y enviarlo por correo o llevarlo en persona a tu oficina local del Seguro Social.

Varios estados cobran impuesto sobre el Seguro Social, pero no hay ningún mecanismo para retener impuestos estatales sobre tus beneficios mensuales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Pensiones gubernamentales

Hasta diciembre del 2021, alrededor de 2 millones de beneficiarios del Seguro Social estaban cubiertos por la disposición de la Eliminación de Ventaja Imprevista (WEP), una regla que puede reducir los beneficios de jubilación o discapacidad para las personas que:

  • Cobran una pensión de un trabajo en el que no pagaron impuestos al Seguro Social.
  • Y, además, reúnen los requisitos para recibir el Seguro Social en función de otro trabajo en el que sí pagaron estos impuestos.

La Eliminación de Ventaja Imprevista afecta principalmente a las personas que trabajaron para entidades gubernamentales estatales o locales que no están “cubiertas” por el Seguro Social (esto incluye a muchos maestros, bomberos y agentes de policía) y a los jubilados que se unieron a la fuerza laboral del Gobierno federal antes de 1984. Puede reducir el pago del Seguro Social de un beneficiario hasta la mitad del monto de su pensión.

Una regla similar, el Ajuste por pensión del Gobierno (GPO), se aplica a las personas que reciben beneficios del Seguro Social o beneficios para sobrevivientes y una pensión gubernamental “no cubierta”. La reducción de los beneficios debido al Ajuste por pensión del Gobierno puede ser de hasta dos tercios del monto de la pensión.

La jubilación militar no cae bajo la Eliminación de Ventaja Imprevista ni el Ajuste por pensión del Gobierno y no afecta el monto de los beneficios del Seguro Social.

Algunos tipos de deuda

Está prohibido embargar los beneficios del Seguro Social para pagar una deuda comercial (como el préstamo del auto o las facturas de la tarjeta de crédito) o incautarlos en un procedimiento de quiebra. Sin embargo, el Gobierno federal tiene la facultad de retener beneficios en el caso de ciertos tipos de deuda que administra el Gobierno, que incluyen:

  • Impuestos atrasados. Retención de hasta el 15% de tus beneficios si estás en mora de pago con el IRS.
  • Deuda no tributaria con organismos federales, como los préstamos estudiantiles (aunque el embargo por incumplimiento de pago de préstamos estudiantiles queda suspendido hasta al menos, junio 30 de 2023 en virtud de un programa de alivio de la deuda del Departamento de Educación). Estas deducciones también están limitadas al 15%.
  • Los pagos ordenados por un tribunal, como la pensión alimenticia, la manutención de menores o la restitución a las víctimas de un delito. Las condiciones del embargo varían según el estado.

Sobrepago de beneficios

Si el Seguro Social determina que recibiste más de lo que tenías derecho a recibir en pagos previos de beneficios, puede retener el monto total o parcial de tus beneficios en adelante hasta recuperar el sobrepago. Esto ocurre con mayor frecuencia con la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), un beneficio administrado por la SSA para personas mayores, ciegas y discapacitadas con muy bajos ingresos y activos limitados.

Los criterios y el monto de los beneficios de la SSI están sujetos a un complicado conjunto de normas y requisitos de notificación relacionados con la situación económica y vital de los beneficiarios. Alrededor del 9% de los gastos de la SSI en el año fiscal 2021 implicaron un sobrepago, en comparación con menos de un quinto del 1% de los beneficios de jubilación, para cónyuges y para sobrevivientes, y para el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI).

La SSA publica una hoja informativa en torno al sobrepago (en inglés) que detalla cómo se retienen los beneficios en tales casos, junto con otras opciones de reembolso y los derechos de los beneficiarios a apelar o solicitar una exención de la deuda.

Máximo familiar

Los beneficios para cónyuges y para supervivientes pueden verse reducidos debido al beneficio máximo familiar, que es la cantidad límite de beneficios del Seguro Social que una familia tiene derecho a recibir de manera colectiva en función del registro de ingresos de uno de sus miembros.

Supongamos que recibes beneficios de jubilación y tu cónyuge e hijos reúnen los requisitos para recibir beneficios a partir de tu historial de trabajo. El Seguro Social utiliza una fórmula para calcular el máximo familiar, que por lo general será entre el 150 y el 180% de tus beneficios básicos, la cantidad que tienes derecho a recibir si solicitas los beneficios a la edad plena de jubilación.

Si la suma total de los beneficios de la familia supera esa cifra, los pagos a tu cónyuge y tus hijos se reducirán en la misma medida para cumplir con el límite máximo. Esto no afectará tus propios beneficios de jubilación; el máximo familiar afecta solo los beneficios auxiliares que se pagan a partir del historial de trabajo del beneficiario principal.

Seguro de compensación de trabajadores

Si recibes tanto SSDI como indemnización por un accidente de trabajo, el Seguro Social puede aplicar un “ajuste” que quizás reduzca tus beneficios por discapacidad.

Según las normas federales, los pagos del seguro de compensación de trabajadores y de SSDI combinados no pueden equivaler a más del 80% de lo que el Seguro Social determine que han sido tus ingresos medios antes de quedar discapacitado. Si los pagos exceden esta suma, uno de los dos beneficios se reducirá para que el total quede por debajo del límite máximo.

En la mayoría de los estados, se reducirán los beneficios de SSDI, aunque algunos estados tienen sus propias políticas de ajuste y reducen los pagos de compensación de trabajadores.

Tal vez procedan las mismas reglas de ajuste si recibes otra forma de beneficio público por discapacidad del Gobierno federal, estatal o local. Sin embargo, los beneficios por discapacidad de los veteranos no afectan los pagos del SSDI.

Andy Markowitz es un escritor y redactor que colabora con AARP y cubre temas relacionados con el Seguro Social y el fraude. Es exredactor de The Prague Post y Baltimore City Paper.