Skip to content
 

Delitos cibernéticos contra adultos mayores ascendieron a $3,000 millones en el 2021

El aumento de las pérdidas por fraude informático se debe a las estafas de romance y asistencia técnica, según datos del FBI.

Hombre apoya los codos sobre un escritorio y se tapa los ojos frente a una computadora

Getty Images

In English 

Según datos del FBI, las pérdidas denunciadas el año pasado ante esta entidad por delitos cibernéticos contra adultos de 50 años o más casi alcanzaron $3,000 millones, lo que representa un aumento del 62% con respecto al 2020.

El marcado aumento en las pérdidas monetarias se produjo a pesar de que los adultos mayores presentaron menos denuncias de incidentes al Centro de Quejas de Crímenes por Internet del FBI (IC3). En el 2021, la unidad de ciberdelincuencia recibió 166,831 denuncias de personas de 50 años o más del país, frente a las 191,768 del año anterior. 

El “Informe de fraudes contra adultos mayores” del 2021 (en inglés) que el FBI publicó el 5 de abril indica una tendencia similar entre las generaciones: la cantidad de denuncias de estafas se mantuvo estable o disminuyó, pero las pérdidas aumentaron en todos los grupos de edad. Sin embargo, los adultos mayores siguen siendo los más perjudicados por los delitos cibernéticos, con una pérdida promedio por incidente de $17,662 en el caso de las personas de 50 años o más, en comparación con $10,166 en el de los adultos más jóvenes.

Las estafas de asistencia técnica y de romance causan los mayores perjuicios

En general, casi una cuarta parte de las pérdidas totales por delitos cibernéticos del año pasado correspondieron a personas de 60 años o más, la población que es objeto del nuevo informe. Las estafas de asistencia técnicael fraude de inversiones y lo que el FBI llama “fraude por confianza” —estafas que juegan con las emociones y los afectos de las víctimas, principalmente con estafas de romance— fueron los principales causantes del aumento de las pérdidas por fraude, y en conjunto representaron más de la mitad de las pérdidas de ese grupo de edad.

Los fraudes por confianza, que también incluyen las estafas a los abuelos, fueron los más costosos para los adultos mayores, con pérdidas que superaron los $432 millones en el caso de las víctimas de 60 años o más en el 2021, lo que representa un aumento del 54% con respecto al año anterior. 

Sin embargo, las estafas que registraron un aumento más vertiginoso durante la pandemia de COVID-19 fueron las de asistencia técnica, en las que los delincuentes se hacen pasar por profesionales informáticos de empresas tecnológicas conocidas y cobran elevadas sumas por resolver problemas ficticios. 

Este tipo de estafa fue el que más denunciaron las personas de 60 años o más el año pasado, ya que hubo 13,900 denuncias, más del doble que en el 2019. Las pérdidas por estafas de asistencia técnica fueron seis veces mayores en el mismo periodo; aumentaron de $38.4 millones en el 2019 a casi $238 millones en el 2021.

Si bien los estafadores de asistencia técnica suelen hacerse pasar por empleados de marcas conocidas de software, ciberseguridad y comercio electrónico, el IC3 registró “un aumento de las denuncias de suplantación de identidad en la atención del cliente que adoptó diversas formas, como instituciones financieras y bancarias, empresas de servicios públicos o casas de cambio virtuales”, según el informe.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Las criptomonedas cobran protagonismo entre los estafadores

Otro dato clave: los adultos mayores que son víctimas de estafas de asistencia técnica, de romance y de otro tipo reciben cada vez más solicitudes de pago en criptomoneda. Las monedas virtuales como bitcóin, Ethereum, Litecoin y Ripple se están “convirtiendo en el método de pago preferido en todo tipo de estafas”, advierte el FBI.

Las pérdidas por fraude en las que intervino la criptomoneda como objeto de la estafa o como forma de pago aumentaron de cerca de $55 millones en el 2020 a más de $241 millones el año pasado. La criptomoneda está ahora “muy difundida en las estafas de inversiones, cuyas pérdidas pueden ascender a cientos de miles de dólares por víctima”, señala el informe.

Los fraudes de inversiones en general —ya sea con criptomonedas, estafas Ponzi y piramidales o estafas bursátiles tradicionales— también fueron más frecuentes en el 2021, ya que ocasionaron pérdidas de $239.5 millones provenientes de personas de 60 años o más, una cantidad mayor que en los dos años anteriores juntos, según el IC3.

Estos tipos de fraude también estuvieron entre los más costosos el año pasado, y se dirigieron a personas de 60 años o más.

Los mejores consejos del FBI para prevenir la ciberdelincuencia

  • Resiste la presión para actuar con rapidez. Los estafadores intentan crear una sensación de urgencia o temor para provocar una acción inmediata. 

  • No proporciones información personal que te identifique ni efectúes pagos a alguien que hayas conocido solo por internet. 

  • Mantén actualizados los programas de antivirus y seguridad de tus dispositivos. Si te aparece una ventana emergente sospechosa o una pantalla bloqueada, desconecta de inmediato la conexión a internet y apaga el dispositivo. 

  • No abras mensajes de correo electrónico ni hagas clic en archivos adjuntos ni enlaces que no reconozcas o no esperabas. 

  • Investiga los anuncios en línea y en las redes sociales antes de comprar los artículos para determinar si el producto o la empresa son legítimos. 

  • Deja de comunicarte con los delincuentes, incluso si continúan intentando comunicarse contigo, como es probable..

Si descubres una estafa en línea, denúnciala  (en inglés) al Centro de Quejas de Crímenes por Internet del FBI y ponte en contacto con la oficina del FBI de tu zona (en inglés). También puedes solicitar ayuda en la línea directa nacional de fraude contra adultos mayores (en inglés) del Departamento de Justicia de Estados Unidos (833-372-8311).

Fuente: FBI

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.